Avisar de contenido inadecuado

La zapatera prodigiosa

{
}

 TAGS:undefined

Foto:http://www.jfrechina.com/

Escuchemos al maestro: Prólogo de La zapatera prodigiosa. 

 

La zapatera prodigiosa

Prólogo


Cortina gris. Aparece el autor. Sale rápidamente.
Lleva una carta en la mano.

EL AUTOR
Respetable público… (Pausa.) No, respetable público, público solamente, y no es que el autor no considere al público respetable, todo lo contrario, sino que detrás de esas palabras hay como un delicado temblor de miedo y una especie de súplica para que el auditorio sea generoso con la mímica de los actores y el artificio del ingenio. El poeta no pide benevolencia, sino atención, una vez que ha saltado hace mucho tiempo la barra espinosa de miedo que los autores tienen a la sala. Por este miedo absurdo y por ser el teatro en muchas ocasiones una finanza, la poesía se retira de la escena en busca de otros ambientes donde la gente no se asuste de que un árbol, por ejemplo, se convierta en una bola de humo o de que tres peces, por amor de una mano y una palabra, se conviertan en tres millones de peces para calmar el hambre de una multitud. El autor ha preferido poner el ejemplo dramático en el vivo ritmo de una zapaterita popular. En todos los sitios late y anima la criatura poética, que el autor ha vestido de zapatera con aire de refrán o simple romancillo y no se extrañe el público si aparece violenta o toma actitudes agrias porque ella lucha siempre, lucha con la realidad que la cerca y lucha con la fantasía cuando ésta se hace realidad visible. (Se oyen voces de la ZAPATERA. ¡Quiero salir!) ¡Ya voy! No tengas tanta impaciencia en salir; no es un traje de larga cola y plumas inverosímiles el que sacas, sino un traje roto, ¿lo oyes?, un traje de zapatera. (Voz de la ZAPATERA, dentro: ¡Quiero salir!) ¡Silencio! (Se descorre la cortina y aparece el decorado con tenue luz.) También amanece así todos los días sobre las ciudades, y el público olvida su medio mundo de sueño para entrar en los mercados como tú en tu casa, en la escena, zapaterilla prodigiosa. ( Va creciendo la luz.) A empezar, tú llegas de la calle. (Se oyen las voces que pelean. Al Público): Buenas noches. (Se quita el sombrero de copa y éste se ilumina por dentro con una luz verde, el autor lo inclina y sale de él un chorro de agua. El autor mira un poco cohibido al público y se retira de espaldas lleno de ironía.) Ustedes perdonen. (Sale.)
Federico García Lorca.

{
}
{
}

Deja tu comentario La zapatera prodigiosa

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.