Avisar de contenido inadecuado

El vizconde demediado: Las dos mitades.

 TAGS:undefinedwww.jfrechina.com

Las dos mitades


Pero por distintas partes empezaron a llegar noticias de una doble naturaleza de Medarno. Niños extraviados en el bosque eran encontrados con gran miedo suyo, por el medio hombre de la muleta, que los devolvía a sus casas de la mano y les regalaba higos y buñuelos; pobres viudas eran ayudadas por él a transportar haces; perros mordidos por la víbora eran curados, regalos misteriosos eran hallados por los pobres en los antepechos de los umbrales, árboles frutales desarraigados por el viento eran enderezados y afianzados en sus terrones antes de que los propietarios hubieran sacado la nariz por la puerta.
Pero, al mismo tiempo, las apariciones del vizconde medio envuelto en la capa negra marcaban lóbregos acontecimientos: niños raptados eran encontrados luego prisioneros en grutas obstruidas con piedras, derrumbamientos de troncos y rocas caían sobre las viejecitas; calabazas recién maduran eran hechas pedazos por puro espíritu malvado.
La ballesta del vizconde desde hacía tiempo disparaba solo a las golondrinas, y de manera que no las mataba, sino sólo las hería y tullía. Pero ahora empezaron a verse en el cielo golondrinas con las patitas vendadas y atadas a palitos, o con las alas pegadas con esparadrapo; había toda una bandada de golondrinas así compuestas que volaban con prudencia todas juntas, como convalecientes de un hospital pajaril, e inverosímilmente se decía que el propio Medarno era el doctor.
Una vez un temporal sorprendió a Pamela en un distante paisaje inculto, con su cabra y su pato. Sabía que allí cerca había una gruta, aunque pequeña, una cavidad apenas insinuada en la roca, y se dirigió a ella. Vio que asomaba una bota gastada y remendada, y dentro estaba acurrucado el medio cuerpo envuelto en el manto negro. Hizo ademán de huir pero el vizconde ya la había divisado y saliendo bajo la lluvia a cántaros le dio:
-Abrígate aquí, muchacha, ven.
-No, que no me abrigo –dijo Pamela-, porque apenas cabe uno, y vos queréis que me esté ahí aplastada.
-No tengas miedo- dijo el vizconde-. Me quedaré fuera y podrás estar a tus anchas en el refugio, con tu cabra y tu pato.
-La cabra y el pato pueden aguantar el agua.
-Ya verás cómo los abrigamos también a ellos.
Pamela, que había oído hablar de los extraños accesos de bondad del vizconde, se dijo: <<Veamos>>, y se acurrucó en la gruta, apretándose contra los animales.
El vizconde, erguido allí delante, sostenía el manto como una cortina, para que no se mojase siquiera el pato, y la cabra. Pamela miró la mano que sujetaba el manto, quedó un momento pensativa, se puso a mirar sus propias manos, las comparó con la otra, y después estalló en una gran carcajada.
-Me encanta que estés alegre, muchacha- dijo el vizconde-, pero, ¿por qué te ríes?, si se me permite la pregunta.
-Río porque he comprendido lo que trae locos a todos mis paisanos.
-¿Qué?
- Que sois un poco bueno y un poco malo. Ahora todo es natural.
-¿Y por qué?
- Porque me he dado cuenta de que sois la otra mitad. El vizconde que vive en el castillo, el malo, es una mitad. Y vos sois la otra mitad. El vizconde que vive en el castillo, el malo es una mitad. Y vos sois la otra mitad, que se creía perdida en la guerra y que ahora ha regresado. Es una mitad buena.
Ítalo Calvino, <<El vizconde demediado>>, en Nuestros antepasados. Alianza.

1. Enumera y caracteriza los distintos personajes que aparecen en el fragmento.
2. Señala las acciones benéficas y malvadas que lleva a cabo el vizconde.
3. ¿Qué relación se establece entre la parte buena y la parte mala del vizconde?
4. La pastora Pamela realiza al final del texto un descubrimiento. ¿En qué consiste este? ¿Cómo se produce?
5. ¿Crees que en cada uno de nosotros existen dos partes, una buena y otra mala? Razona tu respuesta. 

haz: conjunto atado de cosas largas como hierbas o maderas.
lóbrego: sombrío, oscuro.
tullir: baldar.

Deja tu comentario El vizconde demediado: Las dos mitades.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.