Avisar de contenido inadecuado

Textos para talleres literarios: Plenilunio, Antonio Muñoz Molina

{
}

Plenilunio

Introducción

Antonio Muñoz Molina se ha convertido en uno de los escritores de mayor prestigio de la actualidad. La obra de la que presentamos el fragmento se configura ya como una de sus obras de madurez. En ella se narra la búsqueda inquietante de un asesino que ha matado a una niña.  El policía que lo busca entre la maraña de calles y rostros parte de una corazonada: lo reconocerá cuando descifre el horror de su mirada.  Él buscará fervientemente esa mirada aniquiladora, salvaje, convencido de que cuando la vea, reconocerá en él al asesino.

 El policía  ha sentido en su carne la mirada inquisitiva de alguien que lo reconoció a él, adivinando a través de su mirada su odio hacia el internado, su fatiga de vivir, su desamparo. Esa fatiga ante la película traslúcida de lo vivido, ha propiciado que siempre actúe a la defensiva, en un mundo exterior, tan repelente como el  asesino que busca, la presa que de seguro acabará quitándose la máscara y delatando su crimen.

Te proponemos en este caso que te imagines a partir de lo dicho la escena del crimen, que hagas tú mismo un flas-back para reinventar el asesinato. De esta manera ayudaremos al Inspector. Piensa en cómo es el asesino. Para ello puedes reconstruir en tu mente alguna escena de crimen que has visto en el cine o la televisión. Una vez hecho esto, intenta trascribirla. Para ello inventa una lista de calificativos que le darías al asesino y otra para la indefensa víctima. Ya tienes entonces parte del material.

Ten en cuenta que la escena debe ser creíble, es decir, todo aquello que no consideres pertinente para el relato debes obviarlo.  La economía a la hora de relatar los hechos, es fundamental.  Si te detienes  en factores accesorios o que no vienen al caso tu narración será imprecisa, incluso puede que cometas errores de principiante: introduces aspectos del asesinato innecesarios de los que nunca más volverás a hablar, aparecen personajes que no tienen ninguna importancia, describes demasiado el lugar de los hechos, pero casi todo lo que cuentas no tiene ningún valor en sí mismo, únicamente forma parte de lo visto o leído en otras obras. Todo lo mencionado son errores frecuentes que algunos escritores suelen cometer, sobre todo cuando comienzan. Recuerda que el valor de la narración no reside en contarlo todo sino en seleccionar aquello verdaderamente pertinente.

¡Quedas advertido¡ Ahora reflexiona. ¿Cómo es el asesino? ¿Qué es exactamente lo que ha ocurrido? No desveles todas las pistas, porque si no... no habrá novela.

 

De día y de noche iba por la ciudad buscando una mirada. Vivía nada más que para esa tarea, aunque intentara hacer otras cosas o fingiera que las hacía, sólo miraba, espiaba los ojos de la gente, las caras de los desconocidos, de los camareros de los bares y los dependientes de las tiendas, las caras y las miradas de los detenidos en las fichas. El inspector buscaba la mirada de alguien que había visto algo demasiado monstruoso para ser suavizado o desdibujado por el olvido, unos ojos en los que tenia que perdurar algún rasgo o alguna consecuencia del crimen, unas pupilas en las que pudiera descubrirse la culpa sin  vacilación, tan sólo escrutándolas, igual que reconocen los médicos los signos de una enfermedad acercándoles una linterna diminuta. Se lo había dicho el padre Orduña, "busca sus ojos", y lo había mirado tan fijo que el inspector se estremeció ligeramente, casi como mucho tiempo atrás, aquellos ojos pequeños, miopes, fatigados, adivinadores, que lo reconocieron en cuanto el apareció en la Residencia, tan instantáneamente como él mismo, el inspector, debería reconocer al individuo a quien buscaba, o como el padre Orduña había reconocido en él hacía muchos años el desamparo, el rencor, la vergüenza y el hambre, incluso el odio, su odio constante y secreto al internado y a todo lo que había en él , y también al mundo exterior.

Sería probablemente la mirada de un desconocido, pero el inspector estaba seguro de que la identificaría sin vacilación ni error en cuanto sus ojos se cruzaran con ella, aunque fuese una sola vez, de lejos, desde el otro lado de una acera, tras los cristales de un bar.

Plenilunio" es la primera novela larga que Antonio Muñoz Molina publica después de "El jinete polaco". Este autor muestra en cada una de sus obras su obsesión por lograr la máxima expresividad en el arte de contar historias y de transmitir el pensamiento que las alienta. "Plenilunio" ha sido sin lugar a dudas la culminación de ese esfuerzo. Ambientada en una ciudad "alta e interior", cuyo nombre se silencia, narra, en la más elemental de todas las lecturas posibles, la investigación policial que culmina en el establecimiento de la identidad de un asesino de niñas. Es una tremenda historia acerca del mal y de las distintas formas que reviste en nuestro tiempo. Una historia acerca de la mirada sobre las cosas y sobre las personas. La obra también es una novela de personajes que evolucionan y cambian bajo la mirada del lector y la presión de los acontecimientos en los que interviene. Es una obra escrita desde las víctimas y no desde los verdugos. De la obra se ha comentado: "Antonio Muñoz Molina echa mano de las palabras y las va pulsando una a una antes de dejarlas correr como un río." Alfons Cervera * "Pocas veces resulta tan evidente como en esta novela que el arte literario no es cuestión de sustancias de contenido, sino de tratamiento formal." Ricardo Senabre * "Hay que aplaudir la valentía con la que el narrador ha sabido asomarse a lagunas claves y problemas esenciales de la actual sociedad española." Miguel García-Posadas * "Tiene grandes méritos que corroboran el notable talento narrador de Muñoz Molina." Santos Sanz Villanueva * "La novela más convincente de uno de los mejores novelistas." Masoliver Ródenas.

Premios y reconocimientos
1986 Premio Ícaro por "Beatus Ille" * 1988 Premio Nacional de Literatura y Premio de la Crítica por "El invierno en Lisboa" * 1991 Premio Planeta y Premio Nacional de Literatura por "El jinete polaco" * 1997 Premio Euskadi de Plata por "Plenilunio" * Premio de la revista ELLE * 1998 Premio de las librerias Crisol y el Premio Femina a la mejor novela extranjera publicada en Francia por "Plenilunio".

Web:
http://www.epdlp.com/munozmolina.html

Antonio Muñoz Molina

{
}

Comentarios Textos para talleres literarios: Plenilunio, Antonio Muñoz Molina

Hola. Acabo de terminar el libro de Muñoz Molina, Plenilunio. Me encantó el tema y como es llevada.
Lo que no acabo de entender, sobre todo porque este autor es miembro de la R.A.E., es porque no emplea el verbo oir. Sus personajes lo escuchan todo. El viento, la lluvia, el rio...
Estos personajes ven y miran, pero solamente escuchan.
¿Me puede alguien explicar porque en estos momentos todo el mundo emplea el verbo escuchar por el oir, incluso un miembro de la R.A.E.?. ¿Todo lo que estudiamos sobre gramática está obsoleto? ¿Estoy yo equivocada?.
Por favor, que alguien intente explicar mi pregunta, a ver si logro entenderlo.
Gracias.
Libia Libia 25/08/2010 a las 23:31

Deja tu comentario Textos para talleres literarios: Plenilunio, Antonio Muñoz Molina

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.