Avisar de contenido inadecuado

El texto narrativo

{
}

El texto narrativo

¿Qué es una narración? Una narración es un tipo de texto –oral o escrito-, - en verso o en prosa- en el que se relatan unos hechos reales o imaginarios, que le suceden a unos personajes en un espacio y un tiempo determinado o indeterminado.
Ejemplos:
Narraciones no literarias: una noticia periodística, un chiste, contamos a nuestros amigos lo que hemos hecho durante un fin de semana.
Narraciones literarias: una novela, un cuento, una fábula, una leyenda, un mito.
El escritor debe ser un MENTIROSO y debe conseguir que nos CREAMOS su historia. Es lo que se conoce como VEROSIMILITUD: por muy fantástica que sea una historia el lector debe creérsela.
Elementos de un texto narrativo: la estructura, el narrador, los personajes, el espacio y el tiempo.

Dentro de la estructura distinguimos la estructura externa (capítulos, prefacio, epílogo) de la interna ( planteamiento, nudo y desenlace).
a) El planteamiento: donde se presentan los personajes y el marco inicial. La literatura infantil y juvenil –por ejemplo- se caracteriza porque la acción comienza enseguida. En Memorias de Idhun, la famosa trilogía de Laura Gallego, la historia comienza cuando Jack- uno de sus personajes principales- vuelve a casa y ve que unos raros personajes han matado a sus padres.
b) El nudo: Desarrollo de los acontecimientos y cambios vividos por los personajes frente al conflicto inicial.
A veces una historia no sigue el orden cronológico, puede empezar por ejemplo por el final y hacer un flash-back.
c) El desenlace: donde se cuenta la solución del problema. A veces la narración se queda abierta, para que sea el propio lector el que la complete.
El narrador: Es uno de los elementos imprescindibles. Cuenta lo que le sucede a los personajes. No debe confundirse con el autor que es la persona real que ha creado la historia.
Su misión es contar progresivamente los hechos y puede situarse fuera de la acción o dentro.
El punto de vista externo es adoptado por un narrador que se sitúa fuera de la narración y, por tanto, utiliza la 3ª persona. Este narrador puede saberlo todo de los personajes, o bien, no saber absolutamente nada.


Omnisciente (de omnis, e, todo). Conoce todos los acontecimientos, las intenciones, sentimientos de los personajes, incluso aquello que ellos mismos ignoran.
Era evidente que el chico sabía lo que había hecho. Los remordimientos le asaltaban. Cómo le diría a su madre que había copiado en el examen y que lo habían pillado. Se pondría furiosa.
Observador externo. Conoce sólo lo que puede ver y oír, como si usara una cámara de vídeo o de cine y siguiese a los personajes.
Él lo había visto. Lo habían cazado: había sacado la chuleta y la había situado debajo de la hoja en blanco, mientras mordisqueaba el bolígrafo.


El punto de vista interno es adoptado por un narrador que participa en la historia como uno de los personajes. Nos cuenta lo que le sucede o lo que piensa en 1º persona. Dicho narrador puede ser el mismo protagonista o de los hechos o un personaje secundario o testigo.
¡Cómo ha podido cazarme de ese modo! Hubiera jurado que no me estaba mirando. Ahora tendré que decírselo a madre y se pondrá furiosa. Me castigará y Jaime estará de morros conmigo toda la semana. Total, por una chuletita de nada.
Este tío es tonto. ¡Qué fuerte que lo hayan cazado de este modo! Menudo imbécil. Más le habría valido estudiar un poquito. Si sólo era una r una paginilla de nada. Ahora lo castigarán y será peor.

Los personajes: los sucesos que se desarrollan en una narración están protagonizados por unos personajes que vamos conociendo a medida que avanza el relato. Podemos diferenciar dos tipos de personajes según su importancia:
Los personajes principales. Son imprescindibles, ya que sin ellos la narración no tendría sentido y constituyen el hilo conductor de la acción. En este grupo se encuentran el protagonista y el antagonista.
Para que sea un buen personaje debe ser redondo, evolucionar a lo largo de la historia: Harry Potter, Bilbo Bolson.
Los personajes secundarios. No tienen tanta importancia, aparecen esporádicamente y de ellos se nos dan pocos datos. Podemos clasificar este grupo en dos categorías: los aliados y los oponentes, según favorezcan o perjudiquen al protagonista en sus intereses. A veces adoptan valores o virtudes.
Además los personajes suelen caracterizarse de forma directa o indirecta. Si los personajes son descritos de forma directa, el narrador nos explica aquellos rasgos físicos o de carácter que interesa que conozcamos. En cambio, cuando la caracterización es indirecta, deducimos los rasgos de los personajes por sus comentarios, gestos u reacciones.


El espacio: es el lugar o lugares donde se desarrolla la historia. En algunos relatos, la descripción de espacios puede ser de gran utilidad, no sólo para situar la acción, sino también para conocer mejor el carácter de los personajes. El narrador, al mostrarnos, los lugares que frecuenta o cómo es la casa donde vive, nos proporciona pistas para que descubramos su forma de ser.
En general los espacios se pueden agrupar en dos tipos:
Los espacios exteriores o abiertos, más o menos extensos y sin límites fijos, una ciudad, el mar, el campo…
Los espacios interiores o cerrados, ceñidos a unos límites precisos: un salón, un restaurante, un tren, un automóvil, una casa.


El tiempo. Es el tiempo lo que caracteriza a una narración. Debemos tener cuenta que existen dos tipos de tiempo: el tiempo externo (época en la que sitúan los acontecimientos: por ejemplo diferenciamos el género de la novela histórica de la novela de ciencia-ficción que está muy de moda) y el tiempo interno (se ajusta a la duración de los acontecimientos dentro de la historia). Así tendremos en cuenta si la narración se ambienta en una época futurista y si selecciona una secuencia de la vida del personaje, por ejemplo, su juventud.

 

 

{
}
{
}

Deja tu comentario El texto narrativo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.