Avisar de contenido inadecuado

Texto descriptivo: resume de sus características más significativas. 1º BACHILLERATO

{
}

La descripción: Se define habitualmente como <<pintura con palabras>>.  Es una variedad del discurso mediante la cual se atribuye a los objetos, personas, sentimientos, etc., sus cualidades o propiedades más significativas. La función comunicativa básica que aparece en estos  textos es la referencial o representativa, ya que la atención del emisor se centra en el objeto en sí. Pero pueden aparecer otras, como la expresiva, si el emisor describe sentimientos (en un poema, por ejemplo); la conativa, si el objeto es descrito en un anuncio publicitario; y la función estética o poética, por encima de la referencial, en los textos literarios.

Tipos de descripción:

a) Descripción técnica, cuya finalidad es presentar las características de un objeto, de ahí su proximidad con el texto expositivo, cuya finalidad es la explicación de ideas sobre un tema determinado. En este caso la descripción es objetiva (léxico denotativo, adjetivos especificativos), y la información tiende a la precisión (exhaustividad y minuciosidad a la hora de presentar los datos, uso de tecnicismos, propios de cada disciplina) y claridad (estructura lógica de las ideas).

b) La descripción literaria, en cambio, se caracteriza por la subjetividad y la expresividad. Predomina en ella la función estética porque lo más importante no es la información que se transmite, sino el efecto que la imagen descrita causa en el receptor.

Se pueden describir realidades físicas (seres inanimados, animales, personas, lugares, ambientes…), realidades abstractas (sentimientos, creencias, sueños). El canal y el código varían según la intención y situación comunicativa. El autor puede utilizar sólo el código verbal, algún código no verbal (gestos, signos gráficos, imágenes) o un código mixto, como suele habitual en la publicidad.

Las fases del proceso descriptivo son la observación del objeto o realidad, la selección de rasgos, la decisión de cómo ordenar los aspectos que se van a describir y finalmente, la expresión. Se puede realizar una descripción exhaustiva (típica de los textos técnicos), o bien, selectiva (que se centra en unos pocos rasgos de gran expresividad y significación), común a los textos literarios.

También podemos hacer una descripción estática donde la realidad aparece inmovilizada, como si permaneciera fuera del tiempo, pero también podemos optar por hacer una descripción dinámica (llamada también cinematográfica), donde la realidad aparece en movimiento, los rasgos cambian, se mueve, se transforman a lo largo de la descripción. En este último caso los verbos son más frecuentes, pues gracias a ellos se consigue el movimiento.

La descripción puede ser realista, o sea, fiel a la realidad descrita, idealizada, e incluso, caricaturesca. Si es una descripción idealizada  se seleccionan los rasgos positivos; en cambio,  en si es caricaturesca se utiliza la exageración de rasgos para crear una imagen ridícula o grotesca.

El orden de los elementos descritos varía: no es lo mismo la descripción que aparece en el prospecto de un medicamento –composición, posología, indicaciones, contraindicaciones, efectos secundarios- que la aparece en el fragmento de una novela, cuando se describe un paisaje. En las descripciones literarias funcionan también ciertas convenciones de época, de ahí que podamos hablar del modelo de descripción de la mujer en la Edad Media-. El orden que se adopte para describir un objeto es importante. Puede adoptarse un criterio espacial (de arriba abajo, de izquierda a derecha, de dentro afuera…), temporal (sobre todo en las descripciones dinámicas), lógico (de lo general a lo particular, de lo físico a lo psíquico, de lo principal a lo secundario). Tengamos en cuenta que quién describe es quién dirige la mirada del receptor.

Descripción dentro del relato:

Descripción de personajes: prosopografía (física), etopeya (psicológica o moral), retrato (mezcla de ambas). También son frecuentes las descripciones de paisaje, de un ambiente determinado, e incluso, la descripción de una época, que se conoce como cronografía, de un espacio interior (por ejemplo, una habitación), de un objeto, etc.

Normalmente las descripciones suponen una digresión, una interrupción del hilo narrativo, la detención del transcurso del tiempo y de las acciones de los personajes.

Aspectos lingüísticos:

Es característico el uso de formas verbales imperfectivas, que inmovilizan la acción, frente a las formas perfectivas, típica de los pasajes narrativos. Los más habituales son el presente intemporal, sobre todo en las descripciones técnicas y el pretérito imperfecto de indicativo, tiempo típico de las descripciones insertadas en los relatos. Son los sustantivos y los adjetivos las palabras que aportan información auténticamente descriptiva. Los sustantivos  dan nombre a los objetos de la realidad; los adjetivos sirven para expresar cualidades y rasgos y proporcionan la visión denotativa o connotativa que el autor quiere transmitir.  En cuanto a las estructuras sintácticas predomina la yuxtaposición y la coordinación. La yuxtaposición describe el objeto como un todo, logrando que las impresiones adquieran simultaneidad; la coordinación implica cierto dinamismo, puesto que supone que los rasgos de lo descrito se sitúan uno detrás de otro. Además en una descripción literaria son muy importantes los recursos estilísticos que están íntimamente relacionados con la imagen que pretende el autor. En las descripciones analíticas o técnicas es muy importante el uso de la enumeración, puesto que se hace referencia a las distintas partes que lo componen y sus rasgos definitorios. Los rasgos se suelen precisar mediante series de adjetivos especificativos coordinados. En la descripción literaria, es frecuente que la creación de la imagen se base en la analogía: el autor caracteriza el objeto relacionándolo con otras realidades con las que guarda semejanza. De ahí el uso de las metáforas y las comparaciones.

Una función similar cumple la personificación (en la descripción de animales) y la animalización o cosificación, cuando se describen personas y que están relacionadas en ocasiones con el punto de vista caricaturesco.

Siempre hallábamos lo mismo: todo solitario, y detrás de una reja, una mujer idiota y tullida, eran sus ojos muy hermosos, dóciles y dulces; sus mejillas, pálidas de mal y de clausura; sus cabellos, muchas veces trenzados para contener el ímpetu de su abundancia; pero su boca, su boca horrenda como un cáncer, la boca del alarido de todas las tardes, desgarrada, de una carne de muladar, mostrando las encías, los quijales, toda la lengua gorda, revuelta, colgándole y manándole bestialmente… Me miraba muy triste y sumisa y se le retorcía una mano entre los hierros, una mano huesuda, deforme, erizada de dedos convulsos; le temblaban los dedos como se estremecen los gusanos.

Gabriel Miró: El humo dormido.  TAGS:

{
}
{
}

Comentarios Texto descriptivo: resume de sus características más significativas. 1º BACHILLERATO

Deja tu comentario Texto descriptivo: resume de sus características más significativas. 1º BACHILLERATO

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.