Avisar de contenido inadecuado

El teatro ateniense

{
}

El teatro ateniense

El teatro griego surgió de las canciones solemnes que se interpretaban en las festividades en honor del dios Dionisios. Si queremos retroceder más aún, recordaremos los ritos de iniciación de muchachos y muchachas en tribus primitivas. El predecesor de la función de duelo (la tragedia: canción del macho cabrío) es el ditirambo trágico (el ditirambo es una especie de canción) que desde el año 540 a. de J. C. se cantaba en Atenas en la gran fiesta de Dionisios. Como primer actor y autor teatral verdadero nos sale al encuentro Tespis (alrededor del 543 antes de J. C.), que colocó frente al orador el coro de los cantores. El dramaturgo posterior, Frinico (alrededor del 476 a. de J. C.) y sus sucesores introdujeron los papeles de mujer interpretados por hombres y los actores segundo y tercero. Más allá no fue nunca la escena griega. El presentador aparecía con la máscara que le servía de altavoz. Llevaba altos zapatos (coturnos) para ser visto desde mayor distancia. Como en estas condiciones no existía la expresión facial, el dramaturgo tenía que poner toda la fuerza en la palabra. La tragedia griega conservó hasta el final el coro, que en definitiva se convirtió en representante del público espectador.

Los tres máximos dramaturgos de los griegos vivieron en la Atenas de Pericles. Una bonita leyenda cuenta que el más viejo de ellos, Esquilo (525-456 a. de J.C.) tomó parte en la batalla de Salamina, el segundo, Sófocles (496-406 a. de J. C.) condujo el coro de la juventud ateniense en las fiestas triunfales después de la batalla de Salamina y el más joven, Eurípides (480- 406) a. de J. C.) nació en la noche anterior a la batalla.

Correspondiendo al origen religioso del drama, los materiales del mismo están tomados de las sagas de los dioses o de los héroes. El intento de tratar temas contemporáneos fracasó. Cuando Frínico llevó a la escena <>, la representación realista excitó tanto a los espectadores, que el gobierno prohibió la interpretación de la obra.  Una única excepción la constituyen <>, de Esquilo en la que este autor describe la victoria de Salamina. Usualmente se representaban tres dramas sobre el mismo tema cíclicos, debía seguirlos una sátira (una especie de pantomima), cuyo objeto era ahuyentar los pensamientos sombríos del espectador. La fecundidad de los dramaturgos atenienses fue muy grande: Esquilo debió de componer de 70 a 90 tragedias; Sófocles, unas 123 y Eurípides, 92. Precisamente en las obras de esquilo se pone de manifiesto hasta qué punto el drama era inseparable de la democracia ateniense de aquella época. La más celebrada tragedia griega es la <> de Sófocles, escrita en el 441 a. de J. C., en la que el poeta presenta con rasgos conmovedores el contraste entre el derecho humano y el derecho estatal.

Lo mismo que las interpretaciones trágicas griegas, la interpretación risible (comedía) surgió del culto de Dionisios. En los tiempos más remotos se celebraban mascaradas cuyos participantes cantaban versos burlones y poesías injuriosas. Si bien la tragedia ha de ceñir su contenido al pasado mítico de Grecia, la antigua comedia ática se circunscribía al presente. Se convirtió en un instrumento de la política y sirvió para poner de manifestó los defectos y los errores de la vida estatal y de los hombres dirigentes. También en este aspecto hemos de asombrarnos de la libertad de palabra de que disfrutaba el comediógrafo ateniense. No tenemos ningún ejemplo de que hubiese ocurrido nada a ninguno de los que habían atacado a los estadistas que se encontraban en el poder. El mayor de todos los comediógrafos es Aristófanes (450-388 a. de J. C.), cuya actividad se desplegó, sin embargo, únicamente en la época posterior a la muerte de Pericles. Lucha contra la desorganización de la democracia

 ( <>, 424), contra el ateísmo y la irreligiosidad creciente ( <>), contra el afán procesal de los atenienses (<>. 422), contra el arte teatral modernista de Eurípides (<>, 405). Su comedia tipo cuento <> (414) describe las trampas en el que había caído por aquel entonces la política exterior de Atenas. Su <> (414), exige la paz en medio de la lucha de la guerra del Peloponeso.

{
}
{
}

Comentarios El teatro ateniense

Deja tu comentario El teatro ateniense

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.