Avisar de contenido inadecuado

Nosotros también somos Quijotes. Sandra Benavent.

{
}

 TAGS:undefined

Nosotros también somos Quijotes


Una vez mi padre y yo salíamos del supermercado cuando vimos a una mujer que pedía dinero y comida. La pobre llevaba un cártel en el que ponía: “Tengo dos hijos que necesitan comer. Po favor, necesito dinero para comprarles comida o directamente denme comida. Por favor, necesito ayuda”.
Yo miré a la mujer con pena. La pobre mujer necesitaba mantener a sus hijos, así que me dirigí a mi padre y le pedí que me diese todo el dinero que llevase encima. Él, al principio, me preguntó para qué lo quería. Yo le miré a los ojos y entonces entendió qué era lo que me proponía, así que me dio el dinero que llevaba en la cartera. Por supuesto, era bastante más de lo que yo misma llevaba.
En cuanto tuve el dinero en mis manos, me acerqué a la mujer y lo deposité en la bandeja que ella tenía para que le dejasen el dinero. Ella se me quedó mirando. Toma una de mis manos y me la extendió para que se la estrechase, mientras repetía “gracias” una y otra vez. Yo sonreí y le dije que fuera fuerte. Acto seguido me fui con mi padre.
Ese día me sentí feliz por lo que había hecho, fue una acción que nunca olvidaré.
Sandra Benavent

{
}
{
}

Deja tu comentario Nosotros también somos Quijotes. Sandra Benavent.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.