Avisar de contenido inadecuado

Talleres literarios: Mitos cosmogónicos. Propuestas

{
}

 TAGS: Mitos cosmogónicos

 

 

Como Pan Ku formó el mundo    (China)

Introducción:

            Los mitos son historias que se remontan generalmente a un tiempo ancestral. Los países que carecen de ellos están condenados a caer en el olvido, porque los mitos forman la sustancia de la que se nutren las civilizaciones. Cada civilización cuenta con mitos que reflejan la conciencia dormida de la que se alimenta. Constituyen el poso de su cultura y, por  tanto, son absolutamente necesarios para que las generaciones ulteriores reconozcan sucesivamente sus pilares. Son necesarios para desvelar el alma de un pueblo.

            Los mitos cosmogónicos -como el siguiente - explican, según las diversas culturas, cómo se formo el mundo. Muchos de ellos son consustanciales a la historia del Occidente cristiano.  El más conocido es el de la Biblia; pero otros -como el que nos ocupa - pertenecen a culturas no afines a la occidental, lo que no significa que sean menos conocidos. Este es el caso del siguiente mito, que forma parte de la cultura china.

            Invitamos al lector  a que lo lea, pues en el aprecio  de diferentes culturas se cimenta la propia. La  libertad se basa en el respeto, en el reconocimiento de los otros.

            La imprecisión temporal con la que se inicia el mito es habitual, con este procedimiento tan sencillo los narradores anónimos sitúan los hechos en un tiempo impreciso: en este caso  resulta obvio que no sabemos cuándo se constituyó el cielo y la tierra.  ¿Cómo es descrita la tierra antes de formarse? Investiga alguna de las hipótesis que se barajan acerca de la formación del universo y la tierra y explícalas brevemente.  Para esta investigación puedes consultar el "Diccionario ilustrado de Mitología" de la  editorial Blume o bien acceder al texto íntegro "Mitología" de la misma editorial, summa bastante completa sobre las tradiciones mitológicas. También te sugiero que cotejes las hipótesis científicas.

            ¿Cómo nos es descrito el gigante? Recordemos algunas historias sobre gigantes e intentemos forjarnos una idea  aproximada sobre sus dimensiones. Pediremos para ello a los alumnos que sean un hacha dibujando  que intenten plasmarlo en el papel. El resto, podemos contribuir redactando una descripción verosímil. Recuerda que un texto es verosímil cuando nos parece creíble lo descrito, independientemente de si es o no real.  

            El relato empieza haciendo saltos cualitativos en el tiempo: primero estamos en los tiempos de Mari Castaña "en épocas inmemoriales" e inmediatamente "al cabo de dieciocho mil años". Esta presentación es muy común. Recuerda que en la tradición oral es habitual situar la narración en un momento impreciso, de esta manera los subsiguientes cuentistas pueden apelar a esa indeterminación, para no equivocarse en la presentación temporal de los hechos.

            Veamos qué hace nuestro gigante. Al principio está durmiendo el sueño de los justos, pero, de repente, despierta. ¿Qué importancia tiene este hecho en nuestra historia? El gigante despierta al caos y muestra coléricamente su poder. ¿Cómo? Imaginémonos lo que nos sucede a nosotros mismos cuando despertamos de un profundo sueño. ¿Cuáles son nuestras primeras reacciones?

            La narración relata cómo ese despertar ocasiona la explosión, una explosión "ensordecedora", que produce un estallido. Pensemos en un terremoto, en el estallido de un volcán dormido. Por ejemplo, según la tradición mitológica muchos volcanes despertaban debido a la cólera de los gigantes que estaban aprisionados en sus entrañas. Intentemos reconstruir alguna de estas historias para hacernos idea de la situación. Para ello puedes sondear las tradiciones sobre diversos volcanes como el Etna. Podemos recordar  también  la cólera de El Cabo de las Tormentas, descrito magistralmente por Camoens en Los Lusiadas.

            "...cuando se dejó ver en el aire una figura membruda y pavorosa, de descomunal y grandísima estatura, ceñudo rostro, barba escuálida, ojos hundidos, ademán salvaje y maligno, amarillento y terrizo color, cabellos ásperos y llenos de lodo, boca negra y dientes amarillos."

            Camoens, Luís: Los Lusiadas. Ed. Círculo de Lectores, S. A. Barcelona, 1972.

            Inmediatamente después se nos describe la separación de las materias ligeras de las pesadas, constituyendo el cielo y la tierra. Ya tenemos los dos elementos primordiales de la formación del mundo. Pero, ¿cómo se constituyen según la Biblia? Es importante que sepamos deslindar las diferentes tradiciones. Nos dice el narrador que el gigante se sentía "alegre y relajado" tras su obra inicial, aunque nos advierte que estaba preocupado ante el posible retorno a la situación predecesora: su obra podía destruirse si lo deforme volvía a unirse, a formar un todo. Ante este problema toma una decisión, la más acorde a la índole del personaje: decide agrandar su talla, como Alicia cuando prueba la galleta que pone "cómeme" e inmediatamente se convierte en una gigante. Trascurren milagrosamente otros "dieciocho mil años" y ambos elementos, cielo y tierra,  ya están constituidos. Todos los elementos primigenios de la narración han sido establecidos: el cielo, la tierra y, por supuesto, el gigante, que hace gala de su denominación: "era digno del nombre de gigante". Es ahora pues cuando entran en juego el resto de los elementos: el sol, la luna, las montañas, los ríos. La creación extenúa al gigante  hasta el punto de provocar su muerte.

            Es habitual que la muerte sea preámbulo de vida. Todo lo que perece vuelve a nacer. El gigante muere, pero su muerte no es gratuita. Su muerte tiene un carácter necesario en la historia,  gracias a  ella nacen todos los elementos naturales, todo lo que hoy es sinónimo de vida, necesario para preservar nuestro mundo: el viento, el sol, la luna, las estrellas, montañas... El narrador muestra la creación de todos estos elementos tanto de forma  cualitativa, como  cuantitativa; hasta que se produce la apoteosis final: la tierra fértil y sus reservas minerales, la vegetación, la lluvia que adquiere así un carácter necesario, elemento esencial para que todo siga el ciclo estipulado.

 La naturaleza es sabia, ella misma - siempre y cuando no metamos nuestras sucias narices - sabe protegerse. Asumamos todos y cada uno de nosotros, nuestro pedacito de  responsabilidad en su deterioro. 

            Te vamos a proponer que trasformes esta narración para que el elemento desencadenador del Universo, sea otro diferente. Piénsalo  bien. Nada de decir que se trata de un dios, porque eso ya está muy trillado. Si no es un gigante, quién puede ser: una serpiente marina, un escarabajo gigante, un elefante,  la propia agua, el sol, la luna....un extraterrestre...Ten un poco de imaginación y construye una historia disímil aunque hayas partido de unos elementos constitutivos muy típicos y habituales.

            Como punto final proponemos un debate y la creación de un mural expositivo por parte de los diferentes grupos de la clase donde prevalezcan temáticamente todo lo presupuesto anteriormente.

 

 

En épocas inmemoriales no existía el cielo ni la tierra. El universo era una nebulosa caótica y embrionaria de forma parecida a la de un gran huevo. Allí, dormía, apacible u tranquilo, un gigante llamado Pan Ku.

Al cabo de dieciocho mil años, el gigante se despertó. Encolerizado, porque a su alrededor sólo reinaba las tinieblas, sacudió sus brazos, vigorosos como el hierro, para apartarlas. Se produjo una explosión ensordecedora y el gran huevo estalló de improviso. La nebulosa caótica y primitiva, que había permanecido concentrada en un solo lugar durante varios cientos de miles de años, comenzó a girar convulsivamente. Las materias ligeras se levantaron vertiginosamente, dispersándose para formar el cielo azul, mientras que las pesadas comenzaron a precipitarse dando origen a la tierra. Pan Ku, relajado y alegre, exhaló un suspiro mientras se afirmaba entre el cielo y la tierra.

A pesar de que el cielo y la tierra se habían separado, Pan Ku, preocupado por si se volvían a unir, resolvió sostener al primero entre las manos e hizo progresar su talla vertiginosamente. Creció diariamente 3´3 metros, separándose a este mismo ritmo el cielo y la tierra. Después, transcurrieron otros dieciocho mil años, el cielo alcanzó mauro altura y la tierra se solidificó. Por su parte, Pan Ku llegó a tener una estatura de cuarenta y cinco mil kilómetros, y, apoyando sus pies sobre la tierra, sostuvo el cielo con la cabeza: era digno del nombre de gigante.

El mundo se formó gracias a los poderes mágicos que poseía Pan Ku y, debido a su esfuerzo, el cielo jamás volvió a fusionarse con la tierra. Las tinieblas y el caos se disiparon para siempre, pero Pan Ku agotó todas sus energías y murió extenuado poco más tarde.

Pan Ku aspiraba a crear un mundo bello y resplandeciente donde coexistieran el sol y la luna, las montañas y los ríos, y todas las especies. Pero murió sin poder plasmar este grandioso objetivo.

Sin embargo, en el momento mismo de morir, su cuerpo sufrió una metamorfosis repentina, dando origen a todo lo que nos rodea:

De su aliento nacieron el viento primaveral y las nieves que nutrían a los seres; su voz se convirtió en el trueno ensordecedor.

Su ojo izquierdo se transformó en el sol brillante y el derecho, en la hermosa luna; sus cabellos y la barba dieron origen a las incontables estrellas.

Sus cuatro extremidades y el tronco dieron principio a los cuatro puntos cardinales y a las cinco grandes montañas sagradas,

De su sangre brotaron enormes y tumultuosos ríos y sus tendones se transmutaron en amplios caminos dispuestos en todas las direcciones.

Sus músculos se convirtieron en tierras fértiles; y los dientes, los huesos y la médula de sus huesos, en el blanco jade y en las infinitas reservas minerales.

El fruto de sus vellos fueron las plantas, la hierba y los árboles, y el de su sudor, la lluvia y el rocío.

Todo lo que existe, pues, procede de Pan Ku.

Díez R, Miguel, y Diéz- Taboada, Paz: La memoria de los cuentos,  Espasa. S.A. Madrid,  1998.  

 

 

Y ahora una excelente adaptación del mito cosmogónico que aparece en La metamorfosis de Ovidio

 

 

El origen del Universo y del hombre

 

 Mi espíritu me impulsa a hablar sobre los seres cuyos cuerpos sufrieron transformaciones y adquirieron, por ello, formas nuevas. Y quisiera que vosotros, y adquirieron, por ello, formas nuevas. Y quisiera que vosotros, dioses, pues también las sufristeis a veces, me ayudéis en esta tarea. Haced que mi narración transcurra ordenadamente, desde el origen del mundo hasta nuestros días.

 Hubo un tiempo muy remoto en que la tierra y el mar aún no se había separado ni habían separado ni habían adquirido la forma que hoy tienen. Tampoco el cielo, que los cubre por igual a ambos. Por todas partes se extendía el Caos. Un dios cambió esta situación: separó, primero, la tierra del cielo y con sus manos le dio la forma de un enorme globo; luego, hizo que surgieran los campos, que se formaran los valles en las hondonadas, que los bosques se cubrieran de hojas y que alzaran, orgullosas, las pedregosas montañas. Después, separó la tierra de los mares y les ordenó que la rodearan por todas partes. Añadió numerosas fuentes, lagos y ríos de perezoso curso, que llevan sus aguas al mar. Más alto que la tierra y las aguas colocó el aire e hizo que habitaran humanos y los vientos, que causan relámpagos y los rayos. Por último, encima de todo colocó el cielo azul, que no tiene peso ni materia. Cuando todas las cosas estuvieron ordenadas, brillaron por primera vez los astros.

Quiso luego el dios que cada parte estuviera habitada por seres vivientes. Así, las estrellas y las fuerzas divinas ocuparon el cielo, la tierra recibió a las fieras, las aguas a los brillantes peces y el agitado aire a las aves. Pero se echaba en falta un ser más noble, más dotado de espíritu, que dominara toda la creación. Entonces nació el hombre. Prometeo lo modeló con sus manos al mezclar tierra con agua de lluvia, y dio a su obra la forma de los dioses, que todo lo gobierna. A diferencia de los animales, que andan inclinados, mirando hacia la tierra, hizo al ser humano con el rostro levantado, para que fuese capaz de mirar el cielo y de contemplar las estrellas.

 

Ovidio: Metamorfosis, Adaptación de José  Cayetano Navarro López. Ed. Anaya, Clásicos a Medida. Madrid, 2007

Prometeo: Era un titán, que además de crear al hombre, es un benefactor de la humanidad. Robó el fuego a los dioses y lo entregó al hombre, dando inicio, así, a la civilización.

 

Busca en Internet más información sobre mitos cosmogónicos y elabora una pequeña antología con aquellos que te parezcan más raros o que te sean totalmente desconocidos. Un ejemplo podría ser el mito indio que habla de las lágrimas de Prajapati, recogido en el Taittiriya Brahmana ( hacia 900-700 a. C)    

 

Finalmente te pido que busques información sobre los mitos del fin del mundo. Puedes escoger, como punto de partida, algún fragmento significativo de "El Apocalipsis", que seguramente ya conoces. Otro muy común es el que habla de la llegada del día del  Ragnarok, según  la mitología nórdica

 

"Todo el mundo se sumirá en un terrible invierno, conocido como Fimbul, durante el cual la nieve caerá de todos los lados y los campos quedarán cubiertos de grandes placas de hielo. Las ráfagas de gélido viento serán constantes y el Sol apenas se hará visible. Este largo invierno se prolongará un total de tres años, durante los cuales no habrá verano y el lobo que persigue al Sol acabará dándole caza para horror de todos. A continuación, un segundo lobo engullirá a la Luna, con idénticas consecuencias para el mundo".

 

 

Scott Littleton, C: Mitología. Antología ilustrada de Mitos y Leyendas del mundo.  Ed. Blume. Barcelona, 2002.

 

 

{
}

Comentarios Talleres literarios: Mitos cosmogónicos. Propuestas

Ajale, muy bonito tu trabajo, ilustrativo, muy interesante.

arlequini si no te gustó el post de ayer, puedes eliminarlo de tu pagina si gustas.

saludos. tu amigo leocipet



Hola amiga, espero te relajes un poco, al fín y al cabo no le pasó nada.
saludos.

jaja se pasaron kon el video anterior


saludos


mui buena explicacion gracias me servira


se kuidan

temo palacioz temo palacioz 30/09/2008 a las 19:20

    Q LINDO

Anónimo 23/11/2008 a las 15:05

bn me parecieron mitos totalmente explendido pero le falto  como q mas chistes  ujajajajajajajaj conectate ya iberas  aqui  les dejo mi msn  para q se conecten cuando quiera ok brendalipuchiste@hotmail.com

;-* hola

aleja aleja 23/03/2009 a las 20:33

ME PARECIO MUY BUENO ESTE TEXTO

alejandra alejandra 17/06/2009 a las 00:35

ME PARECIO MUY BUENO ESTE TEXTO

alejandra alejandra 17/06/2009 a las 00:36

que chido me ayudaron con mi tarea ustedes son chidisimo sobre todo el creo esta pagina

julian andres julian andres 22/01/2010 a las 01:22

me parecio un texto muy completo y sactifactori muy fisolofico y entretenido... :-)

meli meli 29/03/2010 a las 00:41

muy bueno el texto me sirvio de mucho gracias

sara sara 25/07/2010 a las 16:58

muy bueno el texto me sirvio de mucho gracias

sara sara 25/07/2010 a las 16:58

Deja tu comentario Talleres literarios: Mitos cosmogónicos. Propuestas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.