Avisar de contenido inadecuado

Subordinadas circunstanciales (II)

{
}

 TAGS:undefined

Subordinadas circunstanciales (II)


Subordinadas circunstanciales condicionales.
Indican condición o hipótesis: Si llueve, coge el paraguas. Como no hagas los deberes, no saldrás esta tarde. En caso de que llegué tu padre, dale esta nota.
Tampoco este tipo de circunstanciales pueden sustituirse por adverbios y, por lo tanto, son subordinadas adverbiales impropias.
Estas oraciones siempre están subordinadas a una oración principal. Si no te cansas antes, seremos los primeros. Ana hará el trabajo, a menos que le falte el material. Como no me prestes atención, no vas a comprender el problema.


Nexos: Conjunciones: si, como y cuando. Si coges el paraguas, no te mojarás. Como no hagas la faena, no saldrás esta tarde. Cuando no ha venido, sus razones tendrá.
Las locuciones conjuntivas a no ser que, con tal (de) que, a condición de que, a menos que, a poco que, siempre que, siempre y cuando, etc.
Ejemplos: A no ser que no puedas más, quiero dar otra vuelta al campo. Los chavales irán en autobús, a menos que prefieran la caminata.
Te dejo las llaves, a condición de que me lo devuelvas en buenas condiciones.

¡Ojo! Recuerda que la conjunción si puede introducir una subordinada sustantiva en función de complemento directo.

Mira: Si te traes el libro, te explicaré los problemas. Ella pregunta si te traerás los libros
En la primera oración sí que estamos ante una subordinada circunstancial de condición; pero, en la segunda, "Ella pregunta si te traerás los libros"nos encontramos con una subordinada sustantiva en función de complemento directo. Es una pregunta indirecta.
El análisis de la segunda oración sería el siguiente:
Nos hallamos ante una oración compuesta formada por:
Ella (S. Nominal, sujeto) pregunta si te traerás los libros (predicado verbal), pregunta
(núcleo del predicado); si te traerás los libros ( Complemento directo, oración subordinada sustantiva). Si (nexo); te traerás los libros (predicado verbal). En ese predicado verbal el te (CI), traerás (núcleo del predicado) y finalmente, los libros (sintagma nominal, C Directo).
Por eso una forma de reconocer las proposiciones subordinadas condicionales, es sustituyendo la conjunción si por otros nexos condicionales.
Si te traes el libro, te explicaré el problema. En caso de que te traigas el libro, te explicaré el problema.
Diferenciamos tres clases de subordinadas condicionales con si:
• a) Condicionales que expresan una condición real. Suelen llevar el verbo de la prótasis (subordinada condicional) en indicativo, y el de la apódosis (principal) en futuro o imperativo.
Ejemplo:
Si escribes la novela, ganarás el premio.
Si me haces el trabajo, dímelo.
• b) Condicionales que expresan una condición posible o probable. Generalmente
llevan el verbo de la prótasis (condicional) en imperfecto de subjuntivo y el de
la apódosis en condicional simple.
Ejemplo:
Si participases, lo conseguirías. .
• c) Condicionales que expresan una condición irreal. Suelen llevar el verbo de la
prótasis en pluscuamperfecto de subjuntivo y el de la apódosis en el mismo
tiempo o en condicional compuesto.
Ejemplo:
Si hubieras participado, lo habrías conseguido.
Análisis sintáctico
Si te vienes, iremos al cine
Nos hallamos ante una oración compuesta, formada por una proposición principal
( Iremos al cine) y una subordinada condicional ( Si te vienes).
En la proposición subordinada tenemos el nexo ( si ) y el predicado verbal, en el que aparece el te ( CI), y vienes ( núcleo del predicado).
La proposición principal es muy sencilla. Le falta el sujeto (nosotros), y su predicado verbal ( iremos al cine) esta formado por el núcleo del predicado, ( iremos) y un complemento circunstancial de lugar ( al cine), a cuyo enlace (a) seguiría la l, parte del término ( recuerda nuevamente que nos encontramos ante un artículo contracto); esa l, sería pues el actualizador ( el); cine, por su parte sería el núcleo del término.

Subordinadas concesivas.
Muestran un obstáculo, una oposición o una objeción a lo que expresa la oración a la que complementan. Sin embargo, este obstáculo u objeción nunca es un impedimento para que se cumpla la acción principal.
Aunque estoy muy cansado, saldré esta noche con vosotros.
No te dejaré mis apuntes, aunque insistas.
Aunque llegó tarde, pudo hacer el examen.


Son pues circunstanciales adverbiales impropias, porque no se pueden sustituir por un adverbio. Se incluyen dentro de una oración compuesta subordinada.
Por más que ensaya, no le sale bien el papel.
Su función sintáctica es la de Complemento circunstancial de la oración principal dentro de una oración compuesta por subordinación.
Nexos:
La conjunción aunque.
Aunque seas mi amigo, no te lo diré.
Las locuciones conjuntivas si bien, por más que, aun cuando, y eso que.
Ana tiene muchos trajes, si bien no todos le sientan bien.
Por más que venga a casa, no saldré con él.
Aún cuando no se lo sabía, hizo el examen.
Hicieron el trayecto, y eso que hacía mucho frío.


¡Ojo! La conjunción aunque puede unir dos oraciones coordinadas, es decir, puede ser una conjunción coordinada.
Ana no pensaba hacerlo, aunque al final lo hizo.
Aunque Ana no pensaba hacerlo, al final lo hizo.
En el primer caso, aunque une dos oraciones coordinadas. Por lo tanto nos encontramos ante dos oraciones coordinadas, unidas por el nexo, aunque.


En el segundo caso, se trata de una oración subordinada, es decir, nos encontramos ante una subordinada concesiva. Aquí nos encontramos ante una oración compuesta formada por una proposición subordinada concesiva y la principal. En este caso el nexo aunque está incluido en la subordinada.

Análisis sintáctico de la subordinada concesiva:
Aunque ya había comenzado el examen, Ana entró en el aula.
Lo primero que tenemos que hacer es localizar la proposición principal (Ana entró en el aula). Nos encontramos ante un análisis muy sencillo: Ana sería el Sintagma nominal, sujeto; entró en el aula, sintagma verbal, predicado verbal. Dentro del predicado se halla el núcleo, entró; en el aula, es un simple CC de Lugar. Este último complemento está formado por el enlace (en) y su término correspondiente (el aula). A su vez, en este hallamos el actualizador (el) y el núcleo (aula).


En cuanto a la proposición subordinada concesiva nos encontramos en primer lugar con el nexo (aunque) que forma parte de ella (o sea, no lo separamos, como en el aunque coordinado); ya había comenzado el examen (sería el predicado verbal). Este a su vez está formado por un CCT (ya), el núcleo del predicado (había comenzado) y el complemento directo (el examen), con su correspondiente actualizador (el) y su núcleo
(examen).


Subordinadas consecutivas.
Expresan una consecuencia o deducción.
Esa película es tan divertida que iremos todos al cine.
Lo hizo de tal manera que le salió perfecto el ejercicio.
Como en los casos anteriores, no pueden sustituirse por adverbios, por lo que se consideran adverbiales impropias.
Van incluidas dentro de la oración compuesta.
Van encabezadas por la conjunción que.
Ha llovido tanto que ha desbordado el río. Nos hallamos ante una oración compleja formada por el sintagma verbal predicado: que es todo (Ha llovido tanto que se ha desbordado el río) El núcleo del sintagma verbal es ha llovido. No presenta sintagma nominal sujeto porque se trata de una oración impersonal. Tanto que ha desbordado el río (está formada por el intensificador tanto y su complemento que es la oración subordinada consecutiva).
Que ha desbordado el río. Que (nexo), ha desbordado el río (predicado verbal).Dentro de ese predicado verbal hallamos el núcleo (ha desbordado) y el complemento directo (el río), formado por su actualizador y el núcleo ( río)

Las palabras que funcionan como intensificadores de una subordinada consecutiva son:
a) Los adverbios tanto y tan. Ejemplo:
Ana es tan simpática que todos se ríen con ella.

b) El determinativo tanto, tanta, tantos, tantas.
Es tanto trabajo que no podré acabarlo.

También puede ser introducida por tal.
Habla de tal manera que no se le entiende.
Otros intensificadores que pueden aparecer:
Se inventa cada historia que nadie lo cree.
Está de un presumido que nadie lo aguanta.


¡Ojo! No debemos confundir este tipo de estructuras con los conjuntos oracionales por coordinación consecutiva.
Va a iniciarse el examen, así que ruego silencio absoluto.
El trabajo es para el martes, conque ponte las pilas ya.
Las estructuras que aparecen en cursiva también expresan consecuencia. Sin embargo, en este caso están unidas por coordinación.
Va iniciarse el examen (Sería una oración coordinada), así que (nexo); ruego silencio absoluto (2ª oración coordinada). Se trataría de una coordinada consecutiva.
En estos conjuntos oracionales, lo que se dice en la segunda oración es una consecuencia de lo que se dice en la primera.
Nexos:
Conjunciones: con que y luego.
Has aprobado, luego puedes salir esta noche.
Las locuciones conjuntivas (que actúan como nexos) por tanto, por consiguiente, así que, de modo que, de manera que...
La casa estaba helada, por tanto encendí la calefacción.

Subordinadas comparativas.
Sirven para establecer una comparación entre dos términos.
No funcionan como adverbios ni pueden sustituirse por ellos.
Por otra parte siempre están incluidas en una oración compleja.
Ese libro es tan chulo como el que me dejaste anteriormente.
Ha propuesto más ejercicios de los que pueden hacer los alumnos.

Veamos:
Ese libro es tan chulo como el que me dejaste anteriormente.
El análisis sería el siguiente:
Tenemos una oración compleja. Separamos el sintagma nominal sujeto, Ese libro; del predicado (el resto). Ese, actualizador; libro, núcleo.
Es tan chulo como el que me dejaste el año pasado (predicado nominal). Es, núcleo del predicado; tan chulo como el que me dejaste el año anteriormente (atributo).
Dentro de ese atributo nos encontramos con un elemento intensificador (tan) que funciona como modificador del adjetivo chulo, el núcleo del sintagma adjetival (chulo) y una proposición subordinada comparativa que funciona como complemento del intensificador.
Como el que me dejaste el año pasado. Como ( nexo), el que me dejaste el año pasado (predicado), el que ( complemento directo), me ( complemento indirecto), el año pasado ( CCT), formado por un actualizador el, su núcleo año y un modificador, pasado.
Los nexos que encabezan este tipo de subordinadas son las conjunciones que y como y la preposición de.
Desempeñan la función de complemento de un intensificador. Esta función intensificadora la realizan los adverbios más, menos y tan/ tanto, así como la locución igual de.
¡Ojo!. Podemos encontrarnos construcciones en las que el verbo aparece omitido
Hoy he salido más que ayer (he salido). 
Ana estudia tanto como su hermano (estudia). 
Nosotros tenemos menos tiempo que vosotros (tenéis).


Por último diferenciamos las subordinadas comparativas de superioridad, igualdad e inferioridad.
Comparativas de superioridad.
Los nexos que introducen estas comparativas son la conjunción que y la preposición de; y el intensificador en el que se apoyan es el adverbio más.
Esta chica es más alta que mi amiga Ana.
Ese problema es más difícil de lo que creíamos.
Comparativas de inferioridad.
Son introducidas por la conjunción que o la preposición de apoyadas en el adverbio menos, que es el intensificador.
Mi vestido es menos caro que el tuyo.
Mi vestido es menos caro de lo que parece.
Comparativas de igualdad.
Los nexos que introducen estas subordinadas son la conjunción como (con el intensificador tan/ tanto) y la conjunción que (con el intensificador igual de).
Ese examen es tan fácil como el otro
Ese examen es igual de fácil que el otro.

{
}
{
}

Deja tu comentario Subordinadas circunstanciales (II)

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.