Avisar de contenido inadecuado

Selectividad. Lengua Castellana.. Variedades de uso lingüístico

{
}

Variedades del uso lingüístico

-Concepto de estratificación lingüística

-La Sociolingüística

-Variedades diatópicas ( geolectos)

-Variedades diastráticas ( sociolectos)

-Variedades diafásicas ( contextuales, registros)

_La norma lingüística

-Bilinguísmo y diglosia

Concepto de Estratificación Lingüística

La lengua no es un código uniforme ni rígido ya que en el acto de comunicación los diversos hablantes adaptan las reglas de dicho código a sus peculiaridades, determinadas por las circunstancias sociales, geográficas e individuales, rompiendo así la uniformidad del código.

Si bien es cierto que los hablantes del español o cualquier otra lengua necesitan utilizar un código común que les permita establecer contacto, también lo es que las diferentes circunstancias que rodean el acto comunicativo- sociales, geográficas, individuales - contribuyen a que existan diversas formas de usar una misma lengua, sin detrimento de la uniformidad mínima necesaria para que la comunicación sea posible.

Así pues, a esas diversas formas de utilizar una misma lengua, caracterizadas por peculiaridades fonéticas, morfológicas y léxicas, las denominamos nivel léxico, registro o estrato.

L a sociolingüística

Entre las ciencias que se han preocupado de estudiar el lenguaje desde diferentes perspectivas, hay una cuyo verdadero objetivo es conocer los diferentes estratos de cada lengua. Se trata de la sociolingüística, disciplina que se ha desarrollado principalmente a partir de los últimos años de la década de los sesenta y principios de los setenta. Entre sus trabajos de investigación prevalece el de establecer la correlación existente entre conductas lingüísticas y condición sociológica de los hablantes: clase social, edad, sexo, formación, profesión, etc.

Variedades diatópicas (Geolectos)

Se denominan así a alas variedades producidas por motivos geográficos. Dentro de este nombre genérico caben los dialectos, localismos y cualquier posible variante que venga determinada por causas geográficas.

De las variantes diatópicas anteriormente mencionadas, la que se presenta con más entidad es el dialecto. Puede decirse que hay una lengua más o menos idéntica que se utiliza en la Literatura, en los medios de comunicación, que se enseña en la escuela, tanto en Andalucía como en Aragón; y que hay dialectos: las diferentes formas que esa lengua común ha tenido en las diversas regiones: así  tenemos la variedad del castellano que se hablan en Andalucía, en Aragón, en Madrid, etc.

En su origen, de hecho, una lengua no es más que una forma dialectal que "ha tenido suerte" y que se ha impuesto por razones, entre otras, extralingüísticas. La distinción entre lengua y dialecto se basa razones socioculturales y políticas.

Sin embargo, una variedad dialectal puede convertirse en una variedad social, llamándose entonces sociolecto. En ocasiones es difícil discernir entre una variedad lingüística y otra. En todo caso, se han tratado de establecer líneas isoglosas que marquen fronteras lingüísticas, pero estas nunca han sido del todo determinantes, porque varían según el elemento estudiado. Por otra parte son interesantes los estudios realizados sobre las interferencias lingüísticas. Estas interferencias, acentos, expresiones, modismos o frases hechas de cada región contribuyen en buena medida a enriquecer nuestra lengua y nos muestran que la lengua es un ente vivo, que se metamorfosea, aunque lentamente, al ritmo de los individuos que la hacen su instrumento de interacción.  

Variedades diastráticas ( sociolectos)

La diversificación de variedades diastráticas o sociolectos de una lengua viene determinada por causas sociales y culturales. Las más relevantes son el hábitat ( rural, urbano, barrio), la edad, sexo, profesión y cultura del hablante. Teniendo, pues, en cuenta la conjunción de estas causas, he aquí una de las posibles clasificaciones de las variedades diastráticas, sociolectos o niveles de uso de la lengua:

-Nivel culto: Utiliza el lenguaje con toda la expansión de sus posibilidades cuidando el correcto empleo en los cuatro niveles: fonético, morfológico, sintáctico y semántico. Por tanto, el respecto de toda la normativa gramatical es la característica fundamental de este nivel. Dicho respeto supone el uso de matices de expresividad fónica y la ausencia de vulgarismos fónicos como la relajación de la d intervocálica o final, de alteraciones fónicas: ceceo, seseo, yeísmo, etc.; empleo riguroso de las construcciones sintácticas adecuadas, precisión y riqueza en el empleo de las formas verbales y elementos nexuales; uso de un vocabulario preciso. Este hecho no supone que aquella persona que domina el nivel culto, deba siempre hablar como un libro, sino que es capaz de adecuar su dicción a cada situación comunicativa, mostrando una riqueza de matices.

El nivel culto  funciona, por lo tanto,  como modelo de corrección, como ideal de la lengua. Se constituye como un modelo estable, rico, capaz de denominar todo el mundo el mundo referencial que nos rodea. Por otro parte este nivel culto depende también de sus usos lingüísticos. Diferenciamos por lo tanto un nivel culto técnico, propio del argot científico, del nivel culto literario, cuya gama de expresiones se diversifica, ya que no depende única y exclusivamente de los valores denotativos del lenguaje. El nivel literario amplifica las palabras, las dota de connotaciones lingüísticas y extralingüísticas, capaces de nombrar lo inexistente o utópico, creando mundos posibles y únicos.

Nivel popular, coloquial o familiar: Es el propio de las conversaciones habituales en la clase social a la que cada cual pertenece. Lo que determina la mayoría de ocasiones el uso del lenguaje coloquial es grado de intimidad de los interlocutores. En este nivel el espectro de la burbuja que nos rodea se rompe ya que permitimos mayor acercamiento. Es pues el nivel de la afectividad. El uso de las expresiones coloquiales es un síntoma fehaciente de nuestra aproximación mediática hacia los seres que nos rodean.

Ante la duda, por ejemplo, que provoca en nosotros una noticia increíble. Contestaremos:

-¿Estás seguro?

¿De veras?

¡Venga ya¡

Son tres formas de demostrar nuestra incredulidad, pero no cabe duda de que la tercera forma presupone una intimidad mayor con el interlocutor que las otras dos.

Por lo tanto el uso de este nivel no presupone necesariamente una menor riqueza expresiva del hablante, ya que está condicionado por motivaciones extralingüísticas. Por otra parte, cabe decir que este nivel, puesto que es más libre que el nivel culto, tiene una gran capacidad creativa y lingüística: en él se van ubicando modismos, frases hechas o locuciones propias que van engrosando la memoria lingüística, enriqueciendo y amplificando sus posibilidades.

Algunas de sus características son:

-La subjetividad del hablante.

-Ordenación muy personal de los elementos de la frase. No hace falta decir que el castellano muestra una libertad a la hora de distribuir los elementos lingüísticos y de ahí que podamos disponer las palabras según nuestra intención lingüística.

-Importancia de los rasgos suprasegmentales ( acento y entonación), interrogación y exclamación.

-Importancia de la ironía, pleonasmos, expresiones cariñosas, y de diminutivos afectivos como los hipocorísticos.

Por otra el nivel coloquial se caracteriza por una economía de recursos.

-Predominio de estructuras sintácticas simples,  suspendidas  y sincopadas.

-Presencia de anacolutos, muletillas, frases hechas y lenguaje proverbial que ponen de manifiesto el carácter espontáneo de este nivel o la despreocupación del hablante por crear estructuras propias como soporte de su pensamiento.

-La continua apelación al oyente:

-Uso de giros y gestos apelativos y fáticos.

-Uso del infinitivo por el imperativo-

-Uso abundante del que pleonástico: Que te vengas conmigo.

Nivel vulgar: Se da este nivel cuando la cultura lingüística del hablante es tan limitada que infringe la norma en sus cuatro niveles y no sabe cambiar de registro. Por lo tanto cuando situamos la lengua en el nivel vulgar hacemos referencia a la dificultad del oyente para cambiar su dicción, ya que no posee los recursos inmediatos para hacerlo.

Son variadas las incorrecciones que se comenten en este nivel. De ellas destacaremos las más significativas y  generalizadas.

Afectan al nivel fónico:

-Pronunciación defectuosa: rastrojo, espaviento, ancia, eslince, cirimonia, intierro, indición, pinicilina, estituto, intición., vesita, decumento, hespital, etc.

-Alteraciones de diptongos: pacencia, anque, pos, veintiuno, custión, concencia, etc.

-Formación de diptongos con vocales que estaban en hiato: baul, maiz, ahí, maes-tro, cuete (por baúl, maíz, ahí, ma-es-tro, cohete). En ocasiones las vocales e, o llegan incluso a hacerse i, u respectivamente: maistro, pasiar, pior, rial, Juaquín.

-Desarrollo de g o b ante diptongos que empiezan por u: güele, cacagüete ,

-Metátesís o cambio de posición de los fonemas dentro de la palabra: cocreta, Grabiel, Humareda, etc.

-Pérdida de la de intervocálica: bailaor, comío, sentío, crúo, espantá, to, na, etc.

-Defectuosa pronunciación u omisión de la d final de sílaba o palabra: verdá, verdaz, verdat, azmirar, azquirir, etc.

Afectan al nivel morfológico:

-Distorsiones morfológicas que afectan a todas las partes de la oración y muy especialmente al verbo: hiciendo, lavemos, haiga, vinistes, ties, mialo , , etc.

 

Afectan al nivel sintáctico:

-El empleo del condicional simple por el pretérito imperfecto de subjuntivo en las condicionales: si yo estaría en tu lugar...

-Mal uso de la impersonalidad con haber: hubieron muchos invitados, habían muchos extranjeros en los toros

-El dequeísmo: Le dije de que no viniera...

Anacolutos: Fue a mis primos a quien dije

Empleo repetitivo de conjunciones sin intención literaria: Y me fui al cine y después nos fuimos a tomar algo y nos lo pasamos pipa y estuvimos todos juntos como una piña, tan ricamente.

-Construcción desordenada de las frases de manera que se dificulte su intelección.

Afectan al nivel semántico:

-El uso impropio de las palabras debido al desconocimiento de sus significados precisos.

-La extremada limitación léxica. Repeticiones de palabras ómnibus: cosa, hacer...

-Empleo abusivo de refranes y acuñaciones léxicas por falta de una expresión personal e individualizada.

-Uso abundante de expresiones interjectivas.

Nivel jergal: El nivel jergal es una lengua especial de un grupo social diferenciado, usada por sus hablantes  en cuanto miembros de ese grupo social. Fuera de él, habla la lengua general. Es decir, que un grupo social, poseedor de una lengua común a todo el resto de los hablantes, se aparta mediante la jerga de la lengua común. Las causas de este afán esnobista son  múltiples, variadas y difíciles de analizar sistemáticamente. A pesar de esto, puede adivinarse una clara intención de marginación (mundo del hampa), originalidad  (jóvenes estudiantes y esnobistas). Este afán de marginación, de sentirse diferentes, no es privativo de un ámbito social determinado. Puede afectar a diversos estatus sociales.

El Hampa posee una jerga especial que comienza por desconocer los nombres de pila de cada sujeto al cual se rebautiza con un apodo. Su habla no se diferencia en nada del español común. Sólo hay diferencias léxicas mediante desfiguraciones producidas por:

-Metáfora: cantar por confesar

- Metátesis: chepo por pecho, demias por medias

Préstamos lingüísticos de otras lenguas: parlar, fullero, bochin, etc.

Arcaísmos. Ganivete por cuchillo, trena por cárcel.

En los siglos XVI y XVII la jerga especial del hampa en España se denominó Germanía. Actualmente, la de los gitanos en España recibe el nombre de Caló y su influencia ha penetrado con fuerza en muchas ciudades:  gachi, gacho, pinreles, churumbel,

Los estudiantes -por su parte- siempre han sido sujetos a jergas, en un afán por diferenciarse del resto de la comunidad lingüística: el profe siempre catea a los que no empollan y además siempre planta unos exámenes...menos mal que con una buena chuleta puedes evitar el rosco.  En este enunciado observamos la riqueza del este lenguaje figurado. Es frecuente, además,  que  en el aula o colegio se rebautice toda la realidad circundante: aulas, laboratorios, asignaturas, profesores; todo, en fin, es sometido a nueva denominación, en un intento de crear una realidad distinta a la realidad impuesta por el mundo de los adultos. Ya, en la universidad medieval, los estudiantes se autodesignaban  de diferentes modos según la situación económica: guerreros, pupilos, capigorrones o sopistas.

Los jóvenes esnobistas  constituyen un caso muy curioso de jergas. Pertenecen a ámbitos sociales altos, forman grupos muy localizados que frecuentan los mismos lugares. Su fuerza creadora de palabras y usos lingüísticos es grande, pero su afán de crear usos que los diferencien del resto de la comunidad, hacen estos usos efímeros y moldeables. Son productores de usos lingüísticos de indiscutible atractivo, por lo que se difunden rápidamente: toman cocacola castigada con ron, ponen el coche a toda galleta. Visten corbatas virgueras y zapatos que son un amor.  Se epatan con la última revista de humor que les resulta tan hinchante que te puedes morir.

En la actualidad, siguen vigentes las jergas  que tienen su epicentro en los grandes núcleos urbanos.  Sintomáticos de estos cambios son las alteraciones fonéticas ( mushaso, passa);  las invecciones de vocablos, la nueva acuñación de  fórmulas fraseológicas: amuermarse, paliza, molar, vacilar, tejo, tronco, tío, papeo, guay, cachi, m´enrolla cantidá, quedarse con uno...

Mención  especial merece la jerga pasota. Es fuente de un léxico especial que irrumpe, a veces, con fuerza en otros estratos sociolingüísticos diferentes.

Su formación responde a los mecanismos típicos del lenguaje jergal: caló, rumano, unas pinceladas de inglés, otras de cosecha de barrio y el producto resultante es un argot que sirve de medio de camuflaje. Un lenguaje muy especial, una forma de defensa del automarginado. Para enterarse hay que estar en el rollo, andar en el trapicheo: Sirleros (navajeros), macrós ( macarras) , camellos.

Otro grupo de jergas, las profesionales, responden a motivaciones de profesión más que a las de originalidad o marginación. Encontramos en ellas la de toreros, futbolistas, camareros, médicos, albañiles, etc. Aportan constantemente tecnicismos a la lengua común o dotan a las palabras de nuevas acepciones desconocidas por la mayoría. Estos lenguajes profesionales, valorados - por  ejemplo- por Lázaro Carréter como jergas;  son considerados por otros como pertenecientes al nivel técnico, aduciendo que no responden a los mecanismos de formación de las jergas ni distorsionan la lengua. Estas jergas profesionales enriquecen las lenguas y por lo tanto, no podemos considerarlas jergas, si tomamos este término en sentido peyorativo.

Variedades diafásicas ( contextuales, registros)

Se denominan así las variedades producidas por todas las circunstancias que pueden afectar a un hablante. Educación y situación social, materia tratada, medio de comunicación, actitud de los comunicantes, canal (lengua hablada o escrita), etc.  Son muchos los condicionantes que determinan los niveles lingüísticos.

Refiriéndonos a la educación del hablante, es fácil constatar que las personas que han disfrutado de una buena educación, suelen hacer un uso estándar de la lengua, sobre todo en situaciones que requieran el uso del lenguaje formal.  Tienen conciencia clara de la necesidad de uniformidad lingüística.

Si tenemos en cuenta la situación social, no limitada ésta exclusivamente a factores económicos, es incuestionable la influencia del tipo de población  o el ambiente social y familiar.  Hoy en día, sin embargo,  el uso de la televisión, Internet u otros medios de comunicación está facilitando la uniformidad de registros, y ya no se puede distinguir de manera tan exhaustiva -por ejemplo- entre el registro rural y el urbano, aunque todavía existan diferencias sintomáticas.

Los temas de que hablamos o escribimos imponen a su vez variaciones al estándar. No hablamos igual cuando tratamos de fútbol o de pequeñas cuestiones domésticas, que cuando hemos de exponer un tema en clase; ni cuando escribimos una carta a un amigo o cuando redactamos un ejercicio. Las variedades más importantes impuestas por la  materia o tema son las lenguas específicas de las distintas profesiones, técnicas, ciencias y artes. Es importante pues que concienciemos a los estudiantes de la necesidad de adecuar su dicción a la situación comunicativa, ya que en ocasiones no son capaces de discernirla. No debemos utilizar el mismo registro cuando nos dirigimos al despacho del director o cuando estamos en clase que cuando nos hallamos en un ambiente más distendido, como puede ser una discoteca.

Atendiendo a las variedades producidas por el ámbito de uso es fácil apreciar las  diferencias que se establecen entre un código hablado y otro escrito. Es muy peculiar también el registro que se utiliza en la conversación telefónica donde la función fática del lenguaje produce expresiones realmente singulares. No olvidemos tampoco los diversos registros que utiliza el periodista según el medio de comunicación empleado. televisión, radio, prensa escrita, Internet. Recordemos el poder mediático de los Mas media, considerados el Cuarto Poder. Son sintomáticas en ocasiones las expresiones típicas de los medios de comunicación cuando se dirigen al lector u oyente joven, en ese afán de acercamiento ya que su finalidad última es la comprensión del mensaje. Por otra parte, debemos enseñarles a los alumnos a diferenciar lo propiamente informativo de los mensajes subliminales.

Es importante pues que nos concienciemos de la necesidad de cambio de registro, ya que en definitiva lo que moldea nuestras alocuciones son las diversas situaciones y nuestra intención comunicativa.

Por último, hay que registrar las diferencias producidas por el empleo del canal oral o escrito. Uno y otro están alejados pues raras veces se escribe como se habla y viceversa.  Existe, además de  la diferencia de vocabularios, una diferencia en la disposición de las palabras. El orden lógico con que se encadenan las palabras de la lengua escrita, está siempre más o menos dislocado en la lengua hablada. Los elementos que la lengua escrita se esfuerza en encerrar dentro de un conjunto coherente, en la lengua hablada aparecen separados, desunidos, desarticulados. El orden mismo es del todo diferente. Ya no es el orden lógico de la gramática corriente, es un orden que tiene también su lógica, pero una lógica efectiva, sobre todo. Es evidente que  en la lengua oral las ideas están colocadas  según la importancia subjetiva que el sujeto hablante les da o quiere sugerir a su interlocutor.

Otra cuestión que debe quedar clara es que la lengua hablada no puede derivarse de la escrita y que, por lo tanto, tampoco puede depender de ella para establecer lo que puede ser correcto o incorrecto. La lengua oral no sólo precede a la escrita históricamente, sino que además cada uno de nosotros aprendió a hablar antes que a escribir. Si hay alguna prioridad ésta  en la lengua oral y no en la escrita.

Se dice también que otra de las grandes diferencias entre la lengua hablada y escrita es que ésta última tiene una gramática de la que carece la hablada. Se basan, quienes hacen tal afirmación, en que la escrita es más rígida, cambia más lentamente y es más homogénea; mientras que la oral es efímera, cambiante y pluriforme. Ciertamente ambas lenguas tienen tales características, pero en ellas no se ha de deducir necesariamente que la lengua oral no tenga gramática, sino que es diferente, e incluso que la escrita tiene una gramática que cambia lentamente mientras que la oral posee varias que cambian con facilidad. De ahí la importancia de los estudios actuales sobre las variedades coloquiales y los importantes estudios de la lengua coloquial que, en contra de lo que se pueda pensar, si que pueden registrarse y estudiarse.

La norma lingüística

Cuando una comunidad idiomática está compuesta por un número elevado de individuos que ocupan un vasto espacio geográfico, existe una serie de factores que determina la diversificación de la actividad lingüística. Este tipo de sociedad, donde existe al mismo tiempo tanta diversidad lingüística exige la necesidad de una variedad que funcione como norma, esto es, que concuerde con los hábitos generales de la lengua, que admita una justificación lógica y que tenga una explicación en la propia historia de la lengua. A esta variedad la denominaremos variedad estándar.

No hay que confundir la norma lingüística con la norma preceptiva. Aquella es variable según los límites y la índole de la comunidad social y nos dice como es la realidad lingüística en una comunidad determinada, mientras que la norma preceptiva nos dice cómo debe ser.

Llamamos variedad estándar a ese español común a todos los hispanohablantes, que subyace bajo todas sus variedades.

La estandarización del idioma se lleva a cabo fundamentalmente por los medios de comunicación. Su labor es positiva ya que contribuye a la nivelación idiomática del país, difundiendo el estándar. Pese a ello, hoy en día existen estudios que cuestionan los usos lingüísticos del lenguaje periodístico o de otros registros de los medios de comunicación, ya que este lenguaje se ha desprestigiado en los niveles sociales. Actualmente los medios de comunicación se convierten en vehículos de formas expresivas muy deficientes, dando cabida a la introducción de extranjerismos o expresiones muy coloquiales, e incluso, vulgares que cuestionan su profesionalidad. Por lo tanto debemos hacernos eco de una protesta unánime ante aquellos programas tan habituales hoy en el tienen cabida todo tipo de anacolutos, expresiones malsonantes e usos indebidos o inapropiados de las palabras.

Bilingüísmo y diglosia

Una sociedad donde se emplean dos o varios códigos diferentes, ya se trate de lenguas autónomas o de variedades diferenciadas  de la misma lengua, se encuentra en situación de bilingüísmo social.

Los individuos inmersos en esta situación pueden ser bilingües activos, que son aquellos hablantes capaces de usar alternativamente ambas lenguas, bilingües pasivos, aquellas personan que entienden la otra lengua pero no son capaces de hablarla; monolingües, que son individuos  capaces de practicar y entender una de las dos lenguas solamente. En definitiva, el verdadero bilingüe es el que es capaz de cambiar de registro, el que sabe como adecuar las palabras a la situación para lograr una comunicación eficaz. Por supuesto que la situación ideal, muy difícil de conseguir, es aquella en la que el individuo es capaz de pensar en la lengua de referencia, interiorizando en su mente las estructuras lingüísticas de la lengua que está usando en ese momento.

La diglosia se da en una comunidad donde coexisten dos lenguas pero su uso, según ámbitos o situaciones concretas, es desigual o desequilibrado; es decir, existe una lengua A, dominante, que tiene mayor poder social y que impide el desarrollo de la otra modalidad. Este uso suele ser discriminatorio y siempre tiene causas sociopolíticas, ya que la lengua dominante interfiere negativamente en la adquisición de la lengua dominada. Esta situación de diglosia suele paliarse en mayor o medida con la ampliación de los usos idiomáticos en todas las situaciones cotidianas: uso en la enseñanza, en los medios de comunicación, en las administraciones públicas. Suelen ser situaciones de difícil solución: ya que habitualmente la cooficialidad lingüística muestra una situación irreal, puesto que una lengua intenta dominar sobre la otra.  

Pero también puede hablarse de diglosia refiriéndose a una sola lengua. Se produce cuando una determinada variedad adquiere mayor prestigio, utilizándose en determinadas actividades públicas, quedando las otras para situaciones más restringidas. La mayoría de las ocasiones estas situaciones vienen determinadas por flujos políticos y políticas que arrastran a los sectores sociales favoreciendo una variedad, en detrimento de la otra.

Teniendo en cuenta ambos conceptos, bilingüísmo y diglosia, podemos distinguir diversas situaciones:

Sociedades bilingües y diglósicas. Son aquellas en las que coexisten  dos lenguas o variantes, siendo una de ellas considerada de mayor rango que la otra por ser la dominante, culta y oficial. Un ejemplo de esta situación sería el de las lenguas regionales de España, situación que progresivamente se va corrigiendo, hasta el punto de que la Real Academia de la lengua ha ido enriqueciendo las acepciones lingüísticas o usos incluyendo moderadamente expresiones propias de un determinado entorno geográfico o social. Otro ejemplo lo constituirían aquellas sociedades que presentan una lengua estándar irreal, más o menos artificial, y múltiples variantes, no uniformadas.

Sociedades bilingües no diglósicas. Se produce cuando en una sociedad se emplean dos lenguas indistintamente en los diferentes ámbitos de la vida social. Suele tratarse de una situación transitoria ya que, generalmente, termina por imponerse alguna de las lenguas.

Sociedades sin bilingüismo ni diglosia: sólo en las pequeñas comunidades aisladas y no diferenciadas se puede dar la ausencia de bilingüísmo y diglosia, cuando todos los miembros de una comunidad mantienen contacto frecuente y no hay división de grupos sociales. Tales comunidades tienen más bien una existencia teórica más que eral, pues la más pequeña diferenciación de los contactos con otras comunidades, producidos por la expansión económica, la exogamia, etc., introducirá un principio de bilingüísmo y, por tanto,  la posibilidad de diglosia.

Sociedades sin bilingüismo con diglosia. Se da este caso en aquellas sociedades lingüísticas diferentes que forman una unidad política, económica, etc.  En general, se da esta situación en países que no nacieron de una unidad preexistente o de un consenso popular. En esta ocasión es habitual que una lengua se asiente como lengua de prestigio.

{
}

Comentarios Selectividad. Lengua Castellana.. Variedades de uso lingüístico

Gracias Marlen, el médico ya me ha dado la baja y estoy literalmente en un claustro: en casa.

que buen informe amiga, te confieso que no lo he leído todo!! pero que bueno , yo muchas veces no entiendo y eso que hablamos el mismo idioma, jajajaa!!!.
allí está  MAFALDA!!!!!! sabias que  ella es argentina?
te pido perdon x si tengo faltas de ortografía

Vaya, pues no lo sabía. Pero poco a poco nos vamos conociendo mejor. Me alegro que te guste el post. ¿De Argentina? Yo tengo alumnos argentinos y son estupendos.  No conozco Argentina pero me gustaría...debe ser precioso.
Yo soy de aquí, de Valencia
Un beso, guapa

Gracias a ti Dolphi, sois estupendas. Me encantan vuestros post y toda la energia que se cuece en estos blogs. Animan a cualquiera.
Un beso

gracias por la info!

Xalo 07/11/2008 a las 00:41

Eso es lo que pretendo, ayudad en todo lo que pueda. No dudéis en preguntarme cosas o dudas y en la medida de lo posible os contestaré

Muy bueno tu blog...y me gustó tu apunte de sociolingüística...Soy profe de Lengua Castellana...Chilena.
Te dejo la dirección de mi Blog . ¡Gracias!
Saludos muy cordiales.

esta chido tu blog
gracias por tu imagen
de mafalda me sirvio
mucho

aldahir aldahir 29/11/2008 a las 17:21

que bueno esta este blok la verdad me ayudo mucho en el examen de  que ise la se4mana pasada gracias q bueno la verdad

naty naty 26/03/2009 a las 00:03

gracias por su blok me cirvio de mucho en mi exposicion gracias de verdad 

yeraldine vergara yeraldine vergara 15/07/2009 a las 00:16

Gracias a ti, Yeraldine por consultarlo y ya sabes ante cualquier duda siempre me puedes preguntar.
Saludos

estoy estudiando Ludica y Pedagogia, y quiero que me envie toda la ifnformación que sea posible, para documentarme del tema
Maria Eugenia Maria Eugenia 13/08/2009 a las 02:46

grax x la inf....

Me alegro de que te hayan servido, gracias a ti por visitar mi blog, tu casa...

:-P


ola soy ana me gusta esta p'agina porq se trata del como hablar por ejemplo en niveles

ana ana 10/03/2010 a las 15:43

:-P

ginezhita !! ginezhita !! 23/05/2010 a las 03:55

Hola!!!


Aghata tus apuntes me sirven de mucho para mi tesis .  Soy de  BOlivia y  estoy  haciendo mi licenciatura en Linguistica.
Bueno, by!!! y que DIos te bendiga. :-D

Lizette Lizette 26/06/2010 a las 01:27

Deja tu comentario Selectividad. Lengua Castellana.. Variedades de uso lingüístico

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.