Avisar de contenido inadecuado

Selectividad. Lengua castellana. Expresión de la subjetividad a través de la modalización

{
}

Selectividad. Lengua castellana.

Expresión de la subjetividad a través de la modalización.

 TAGS:undefined

Los textos periodísticos que aparecen en selectividad suelen mostrar la opinión del emisor ante la realidad que pretende comentar, porque el periodista expresa sus opiniones, juicios de valor, puntos de vista sobre el tema que está tratando. A estos enunciados se les llama modalizadores.

Modalidades oracionales: clasificación de la oración según el punto de vista del emisor.

Enunciativa, declarativa o asertiva: Suele ir en indicativo porque éste es el modo verbal de la realidad objetiva.

 Hace un rato llegó el presidente a la reunión.

Siempre llega tarde/ Nunca llega tarde.

El enunciado también puede aparecer en  forma negativa:

En mi vida he visto cosa igual.

Me importa un bledo / un pimiento. No me importa nada.

No come en absoluto.

No tengo ni la menor idea.

Interrogativas: Corresponden a enunciados que esperan la respuesta del interlocutor.

¿Quién ha venido? ¿Dónde está Jaime? ¿Cómo lo ha conseguido? ¿Por qué no me hablas?.

 Pueden ser directas -como las anteriores - o indirectas: Ignoro si el presidente vendrá a la reunión/ Te pregunto cuando vale.

 

Oraciones exhortativas: Expresan orden o mandato. Su contenido se presenta como algo que debe realizar el oyente. En los textos periodísticos suelen indicar el deseo de un cambio de actitud. Pueden ser afirmativas o negativas. Admite grados: desde el mandato conminatorio hasta la mera sugerencia, la petición o súplica. Queréis callaos, por favor. No escuchéis lo que dicen esos rumores.

 

Oraciones optativas o desiderativas: formulan deseo. Suelen ir en subjuntivo. Es habitual en estas oraciones la presencia de adverbios de deseo  o la conjunción que.

Ojalá apruebe. Así te parta un rayo. Que tengas suertes.

Según el tiempo verbal empleado se siente lo expresado como más o menos probable:

Ojalá apruebe / Ojalá aprobase.

Las desiderativas negativas expresan que se desea que no suceda lo enunciado: Ojalá no suceda eso. Que no se entere tu padre.

 

Oraciones dubitativas: el enunciado es expresado como dudoso. La incertidumbre se plasma con el modo subjuntivo y los adverbios de duda. En indicativo la duda se ve como más atenuada: Acaso esté enfermo. Acaso está enfermo

Tal vez venga Pepe. A lo mejor viene Pepe.

Quizá haya enviado el recado. Quizá ha enviado el recado.

Admiten la forma negativa. Acaso no lo sepa.

Otras formas de expresar duda son el futuro y el condicional de probabilidad.

Serán las diez / Serían las diez. 

 

Oraciones exclamativas: Marcan una especial afectividad o énfasis ante lo enunciado.

¡Qué vergüenza me da! ¡Pepe, ven inmediatamente! Exclamativa e imperativa.

La modalidad exclamativa se da también en enunciados con estructura no oracional fuertemente impregnados de afectividad. Expresan alegría, dolor, sorpresa.

¡Caramba, con la noticia!

Interjecciones propias. No son signos lingüísticos sino secuencias fónicas al margen incluso del sistema fonológico de la lengua: ¡Brrr! ¡Pst! ¡Uf! ¡Huy!

Interjecciones impropias: palabras existentes en la lengua habilitadas con intención exclamativa. Su significado se difumina total o parcialmente. ¡Cielos! ¡Anda! ¡Arrea!

Idéntico carácter tienen las exclamaciones o sintagmas  acuñados con finalidad exclamativa. ¡Dios mío! ¡Virgen santa!

Elementos léxicos valorativos:

Adjetivos: Recuerda que los adjetivos se clasificaban desde el punto de vista del significado en adjetivos especificativos y explicativos.

Los adjetivos especificativos añaden una nueva cualidad necesaria al sustantivo:

La camisa azul / el calor solar/ la mano derecha. El ámbito de significación del adjetivo queda adscrito a los que poseen esa cualidad. El adjetivo se llama en este caso selectivo, restrictivo o especificativo.

El adjetivo explicativo no suele ser necesario para identificar al sustantivo al que acompaña. Añade matices. Cuando esos matices afectan positiva o negativa al sustantivo,  suelen considerarse  modalizadores o valorativos.  

Un excelente ejemplo / magnífica oportunidad/  inexplicable ley / insoportable actuación/ miserable traición  ( donde tanto el sustantivo como el adjetivo tienen un sentido negativo).

Los adjetivos pueden ir además en parejas o tríadas (bimembraciones o trimembraciones) intensificando  su connotación positiva o negativa: Es una actuación vil, impropia e inadecuada/ Es una actuación admirable, muy acertada, dada las circunstancias, digna de quien nos tiene acostumbrados al acierto.

Los adjetivos pueden ir además remarcados por adverbios que intensifican todavía más su valor: Es muy loable lo que ha hecho. Con una actuación tan inapropiada, un acto así, no me extraña que todo el mundo le haya criticado.

Los complementos del nombre suelen tener el mismo valor modalizador: la cárcel del horror, el decreto de la vergüenza...

Por supuesto que los sustantivos también  pueden tener un significado valorativo: desgracia, accidente, lástima, descaro, aplauso, éxito, oportunidad.

Los adverbios y locuciones adverbiales también añaden rasgos modalizadores:

Certeza:evidentemente, ciertamente, por supuesto, indudablemente, efectivamente.

Incertidumbre, posibilidad, duda: posiblemente, tal vez, aproximadamente, quizá.

Expresan juicios de valor: afortunadamente, necesariamente, lamentablemente.

Afectan a la oración entera, lo que aparece indicado topográficamente mediante la coma:

Afortunadamente, aprobó el examen de selectividad.

Increíblemente, superó el obstáculo.

Ciertamente, superó la prueba con dignidad.

También las locuciones adverbiales tienen un valor modalizador:

Por suerte, nadie se dio cuenta de que no había ido.

Por desgracia, perdió las elecciones.

Con solidez, respondió a las preguntas.

 

Verbos: lo primero que hay que tener en cuenta es la diferencia entre el indicativo (modo de la realidad), el subjuntivo (modo de lo subjetivo, la probabilidad, incertidumbre, duda) que por supuesto,  también modalizan el enunciado. Por su parte, el valor modalizador del imperativo y su función apelativa o conativa está fuera de toda duda.

 

El indicativo es pues el modo de lo real, de lo actual, de la existencia objetiva.

El hablante considera la acción o proceso como algo que existe o se produce en la realidad: Mañana se proclaman elecciones. / Hoy ha salido la ley.

 

El subjuntivo es el modo de lo irreal,  de lo potencial. Así puede considerar la acción o proceso como deseada, temida, hipotética: Espero que esté resuelto el problema. Temo que nos sorprendan con otra solución irresponsable al problema. Acaso salgan hoy los resultados de la encuesta.

Asimismo el imperativo marca la modalidad exhortativa o de mandato en una situación de discurso: Salid ahora mismo de clase. Venid con nosotros a la fiesta.

Clasificación semántica de los verbos que también influye en la modalización del enunciado:

Verbos de acción, implican actividad: leer, mirar, actuar

Verbos de significación causativa o factitiva: implican que el sujeto hace que otro realice la acción: operarse de apendicitis, hacerse una casa, afeitarse en la peluquería (es otro quien nos opera, hace la casa o le afeita).

Verbos de estado: designan la situación en la que se encuentra el sujeto: yacer, estar, permanecer, reside. Hay reside el quid de la cuestión. El problema permanece, pese a las soluciones propuestas. La solución está en nuestras manos.

Verbos de entendimiento: saber, pensar, creer, comprender.

Verbos de duda o desconocimiento: dudar, ignorar.

Verbos enunciativos o de lengua: decir, declarar, preguntar.

Verbos de deseo, temor, emoción: expresan afecciones anímicas: querer, desear, temer, alegrarse, lamentar.

Verbos de voluntad y prohibición: abarcan tanto el mandato tajante como las formas atenuadas de exhortación (ruego, permiso, consejo, súplica): mandar, rogar, suplicar, prohibir.  Se denominan también verbos de necesidad subjetiva.  El gobierno mando procesar la ley, el pueblo ruega que se revuelva la ley.

Perífrasis verbales: las perífrasis modales también están relacionadas con los procesos de modalización o valoración subjetiva del enunciado.

Perífrasis de necesidad y obligación:

La necesidad objetiva y la subjetiva (es decir, la obligación de la que se deriva el mandato implícito) también se expresa mediante la perífrasis tener que + infinitivo

Tenéis que estudiar más (necesidad subjetiva y mandato implícito).

El problema tiene que resolverse.

La obligación se expresa también mediante el verbo modal deber + infinitivo y haber de + infinitivo y con la construcción impersonal hay que + infinitivo:

Juan debe estudiar más / Juan ha de estudiar más. /  Hay que ayudar al prójimo.

 

 

Posibilidad, probabilidad:

Con el verbo modal poder + infinitivo:

Coge el paraguas que puede llover de un momento a otro.

Puede ser que te toque la lotería.

Deber, seguido de la preposición de expresa la probabilidad y la conjetura:

Eso debe de costar mil pesetas.

Con frecuencia el hablante confunde deber + infinitivo y deber de + infinitivo:

Juan debe estudiar medicina / Juan debe de estudiar medicina.  (Estudia probablemente medicina).

El cálculo aproximado se expresa mediante venir a + inf:

Eso viene a costar mil pesetas.

Las derivaciones con sufijos y prefijos suelen expresar afecto o desagrado y  modalizan el enunciado.

El sustantivo puede llevar con carácter facultativo morfemas derivativos como prefijos o sufijos.

Al igual que sucede con otras unidades lingüísticas un mismo morfema derivativo puede constar de variantes o alomorfos. Es evidente que de-, des- es un único morfema y que otro tanto sucede con in-  im- , sobre-, super- .

Sufijos diminutivos, aumentativos y despectivos: it, ill, ( chiquillo, florecita)

Con frecuencia se ven formas lexicalizadas o " derivaciones muertas" cuya conciencia de composición está más o menos difuminada: bolsillo, zapatilla, mesilla, tortilla, bombilla, casilla.

Otros sufijos diminutivos con sentido despectivo: pequeñuelo.

Aumentativos: -on, -ot, -az: hombrón, librote, cabezota, perrazo.

También entran en derivaciones no sentidas como tales: colchón, salón, capote ( aumentativos de colcha, sala y capa con cambio de género).

Sufijos derivativos despectivos: -uch, -uc: papelucho, pueblucho, mujeruca.

Otros morfemas derivativos:

Prefijos: asociados al nombre, aunque también se dan en el adjetivo y en el verbo:

Ante- ( anterioridad).

Con, com- ( compañía).

Des- ( negación, privación).

In- negación, privación).

A (lo mismo).

Entre, Inter. ( en medio de, relación).

Extra ( más allá de, fuera de).

Pre ( prioridad, antelación).

Re ( repetición, intensificación).

Sobre- super ( ubicación arriba,  superioridad).

Sub ( ubicación abajo, inferioridad).

Entre los sufijos algunos son privativos del sustantivo. Tal sucede con la formación de sustantivos abstractos a partir de adjetivos y de verbos

-ancia, -encia ( vagancia, existencia).

-ción ( afirmación, relación).

-dad, tad, idad ( antigüedad, lealtad, utilidad).

-tud, -itud ( esclavitud, prontitud).

-mento, -miento ( juramento, advenimiento, pensamiento).

-ez, -eza ( redondez, belleza).

Sufijos que indican agente, lugar e instrumento son comunes a los adjetivos.

-ario  ( agente) boticario  lugar ( campanario) instrumento ( devocionario)

-or                    profesor      

-dor                 vendedor           comedor                                colador

-ero                 zapatero             lavadero                                tapadera

-ante               fabricante        

-ente               sirviente

-ura  ( indica efecto o resultado). Mordedura, moldura

-edo / al  son colectivos de plantas o árboles   viñedo, alameda

-azo  -ada   puede indicar golpe  codazo, mazazo, patada, cabezada

ismo  indica doctrina, creencia o escuela: cristianismo, realismo, cubismo

-ista  perteneciente  a doctrina o escuela  realista, cubista.

-ido  designa con frecuencia sonido o grito, aullido, chillido, mugido

 

 

Figuras retóricas:

-La metáfora. Igualación entre dos términos semejantes: Internet es un caballo desbocado.

El símil: Comparación entre términos semejantes: el término que establece la comparación

(como, parece) debe estar presente: el jugador defendió como un toro

La ironía: Consiste en una suave burla o en la afirmación de lo contrario de lo evidente: Que delgaducho es Arnold Schwarzenegger; tiene la sana costumbre de no comer nunca fruta ni verdura.

La hipérbole: Exageración evidente: ganaremos el partido sin bajarnos del autobús

El asíndeton: Supresión de conjunciones (da sensación de rapidez, viveza...) busca, encuentra, elige.

El polisíndeton: Unión innecesaria de varias oraciones o palabras con conjunciones (es lo contrario del asíndeton): y se levanta y le saluda y le abraza.

La personificación: Atribución de cualidades a seres animados o inanimados: la televisión me sonríe, la mano es la que me manda, el Sol me saluda por las mañanas.

Paranomasia: similitud entre palabras diferentes. Es la base de muchos trabalenguas ( títulos)

Vendado que me has vendido. Góngora. El tole tole de la tolerancia

Aliteración: repetición de sonidos similares. De finales fugaces, fugitivos/ fuegos furtivos.

Epíteto: adjetivo que designa una cualidad inherente al sustantivo: agua clara, verde prado.

Hipérbaton: alteración del orden sintáctico. Por salir Ana, Jaime se moría.

Paralelismo: repetición de estructura sintáctica: No perdono a la muerte enamorada/ no perdono a la vida desatada.

Elipsis: supresión de elementos: Esta cerca de mi casa. Sigue por la derecha, hacia abajo

Gradación: uso de palabras en diversa escala: intolerante, tolerante inteligente, tolerante necio.

Antítesis: contraposición de expresiones o palabras. Es hielo abrasador, es fuego helado.

Signos de puntuación. Valores modalizadores.Uso de las comillas

Signo de puntuación que pueden ser sencillas  o dobles llamadas también angulares

<<   >> : se usan para acotar el significado de una palabra o su representación conceptual.

-...verbo que significa "comprobar", "examinar".Es decir cuando tiene un uso metalingüístico. Veamos otro ejemplo: La palabra <> no varía en masculino y en femenino.

 Delimitan -a su vez- títulos de relatos breves, de artículos y conferencias, así como pensamientos de personajes literarios o citas textuales. Normalmente indican cita literal de un autor y en los textos periodísticos puede relacionarse con una cita de autoridad:

-"Convocaremos elecciones para el próximo mes de junio" manifestó el presidente.

También cuando se emplea un vocablo extranjero, neologismo, se pretende resaltar un término, etc.

Este libro será un "best-seller"

-Cuando se desea dar realce a un comentario, generalmente en el caso de la ironía:

El cuadro parecía "admirable".

Para destacar nombres propios, sobrenombres, apodos, alias...

Ejemplo: Leopoldo Alas "Clarín"

Puntos suspensivos.

Signo de puntuación que indica que el discurso queda en suspensa, ya por accidente, ya por respeto o simple conveniencia del que escribe. Indica muchas veces una idea que resulta evidente.

Al buen entendedor...

-Si me sigues incordiando acabaré enviándote... Pero me callo.

-Pues yo no, así que imagínate...lo que puede ocurrir.

También puede utilizarse cuando una conclusión puede ser inesperada o chocante para el receptor:

Ejemplo:

No teníamos dinero pero....éramos muy felices.

A los signos suspensivos pueden seguir otros signos de puntuación ( menos el punto, claro está): -¿Te volverás a casar?- No sé..., tal vez...¿Quién sabe?

En ocasiones equivalen a un etcétera, por lo que nunca podrán seguir a la abreviatura de esta palabra.

Paréntesis:

Signo de puntuación () que encierra una parte del mensaje aclaratoria o marginal, que interrumpe el texto sin conexión sintáctica con él:

Hicieron avanzar a los prisioneros en la oscuridad. (G. L. Aún no se lo creía) hasta que dispararon a discreción sobre ellos. Si la aclaración es larga se prefiere el uso de los guiones.

Por lo tanto el uso del paréntesis en los textos periodísticos puede estar relacionado con la intención del locutor, emisor o periodista, o sea, con su punto de vista. Incluso puede ser índice de ironía:

Los comentarios eras soeces (por más que intentara hacerse el gracioso) para toda la clase.

También se usan paréntesis en las acotaciones teatrales: (Sale Julieta al foro). En ciertas especificaciones marcándolas con una letra o una cifra acompañada de un paréntesis de cierre: a), b), c); 1), 2), 3).

Cuando un paréntesis final coincide con un punto, este precederá a aquel si el paréntesis de apertura va detrás de punto: Ley de enjuiciamiento criminal . (Véase Bibliografía, p. 100).

Raya:

Signo de puntuación llamado también guión largo (menos en tipografía) que se usa principalmente para indicar el comienzo de cada una de las distintas intervenciones en un diálogo, así como los incisos del narrador.

_¿Qué deseas, mujer?- preguntó el marido- ¿Algo de mí?

_Nada de ti, querido- puntualizó ella.

Hace también las veces de paréntesis en aclaraciones largas, y en índices o bibliografías sustituye la entrada o el autor para evitar repetición:

Pronombres, 125                            Cela, Camilo José, La colmena, etc.

_personales, 150                           _El gallego y su cuadrilla, etc.

_relativos, 155                             _Mazurca para dos muertos, etc.

_interrogativos, 160                    _ La familia de Pascual Duarte, etc.

-Cuando en el texto se intercala una explicación acerca de una oración:

El hombre  -es una opinión extendida- desciende del mono.

Eric el vikingo -cinco siglos antes que Colón- llegó a las costas de América.

Corchetes:

Signos de puntuación  (....) que se usa esencialmente para intercalar en el texto palabras aclaratorias del comentarista que no pertenecen en rigor al original:

Y escribe Stanley en su diario el 10 de Noviembre de 1871 :<Livingstone) en Liverpool>>.

Se usa también para marcar elisiones realizadas en una cita para facilitar la brevedad, caso en el que se acotan a tres puntos:

<(...)que hay tan diversos unos de otros y todos de los castellanos>>.

En fonética se emplean para acotar la pronunciación figurada de las palabras:

Los hispanohablantes que juegan al brigde tal vez no sepan inglés, pero pronuncian ese nombre (brich), aproximadamente a la inglesa.

Rasgos tipográficos. El estilo de la fuente puede ser:

  • § Normal
  • § Cursiva
  • § Negrita
  • § Negrita Cursiva

Como su nombre lo dice, el estilo "Normal" debe ser usado para la mayoría del texto de tu documento.

La Cursiva, Negrita y Negrita cursiva deben usarse sólo para resaltar palabras. Si se abusa de ellas, además de que perderán la función de resaltar, harán que el documento tenga una vista desagradable e incrementarán el gasto de tóner de impresora. Procura identificar de manera clara en qué circunstancias utilizarás las negritas, cursivas o ambas. Por ejemplo, si cada vez que aparezca un nuevo concepto lo indicas con negritas, ayudarás a tu lector a identificar nuevos conceptos. En cambio, si a veces los pones con cursiva, a veces subrayado, a veces con negrita, será mucho más difícil.

Las palabras en negrita son las que más destacan en tu texto, por ello, también se les utiliza para títulos o encabezados. Pero recuerda, no debes usarlas si no son estrictamente necesarias. Un título puede destacar también por un cambio de fuente o de tamaño.

La letra cursiva se utiliza también para:

  • § Vocablos extranjeros
  • § Recalcar frases tal como se dijeron (sic)
  • § Enfatizar un error o una situación inadecuada
  • § Citas de autores
  • § Títulos de libros

Por ello, debes tener cuidado de no usar la letra cursiva si no es realmente lo adecuado, ya que puede dar la impresión de que estás señalando algo incorrecto.

 

Ejemplo

Se habían consumido los dos bises de rigor, las luces se habían encendido y la música enlatada invitaba a salir del local. Pero la inaccesible masa rosendiana se puso contumaz ( pertinaz, rebelde, obstinada) y durante un largo cuarto de hora dio la brasa hasta que el carabanchero asomó su figura de nuevo. Con este hecho de escasos precedentes, suponemos que Rosendo habrá disipado ese horror al archivo. Nos explicaremos: ( deixis personal ) el guitarrista de la larga melena no oculta que teme su olvido en un cajón cada vez que se le rinde homenaje en forma de libro biográfico o, como recientemente, disco de tributo. Es evidente que (impersonal)  la fidelidad seguidora no va a permitir jubilaciones anticipadas.

En A tientas y barranca, la entrega discográfica que venía a presentar a su Madrid, (deixis espacial y personal)  Rosendo se enreda de nuevo con estos textos de birlibirloque ( diferentes, nuevos) y agudiza el sentido guitarrero. Incluso ha renovado el modelo de instrumento después de años tocando aquel otro tipo que, entre otros, sacaba partido al desaparecido Rory Gallagher, figura omnipresente ( adjetivo valorativo) en la formación de Rosendo adolescente. (Argumento de autoridad, en este caso se refiere a sus comienzos, fuentes, raíces musicales)

El concierto, por incordiar (coloquialismo)  un poquito pecó ( coloquialismo) de cierto estatismo en el escenario. Hasta que la muy lograda Flojos de pantalón contagió a los músicos la efusión juvenil y se cruzaron algunas carreras por las tablas. Por otro lado, hay que ver qué bien (adjetivo valorativo)  se conversan las canciones procedentes del álbum Loco por incordiar 13 años después de su publicación.

Rosendo ha cambiado la leñodependencia por la aclamación hacia su propia música, un mérito extraordinario ( sustantivo y adjetivo valorativo) para quien recuerda lo que sufrió el personaje en las primeras temporadas con su propio nombre al frente. Solamente el acento macarra (voz del argot, calo)  de La Fina guarda plaza en el actual repertorio. La peña (coloquialismo)  hubiera querido marcha toda la noche, pero desde aquí podemos consolarla en parte anticipando que dentro de pocos meses el muy solicitado ( participio con sentido adjetival intensificado por el uso del muy)  Rosendo grabará un nuevo disco en directo.

Predomina  la función declarativa o representativa puesto que el autor nos informa sobre la presentación del nuevo disco de Rosendo en un concierto en Madrid. No obstante el carácter del género textual -una crítica musical- mezcla de información y opinión se evidencia en las valoraciones subjetivas, en este caso, positivas del comentarista que elogia la actuación del cantante,;por lo tanto la función expresiva estará presente en los juicios de valor con los que Pedro Giner elogia al cantante.

(Rosendo agudiza su sentido guitarrero, ha renovado el modelo, ha cambiado la leñodependencia por la aclamación hacia su propia música).

Es evidente además la presencia de los recursos modalizadores en el texto. Este hecho se nos muestra, no tanto en las modalidades oracionales ( puesto que predomina la modalidad asertiva, dada su naturaleza informativa) sino más bien en el uso del léxico valorativo y otros recursos -como por ejemplo, la cursiva- que potencian los cambios de registro del autor que pretende de este modo congratularse con el público lector, de seguro familiarizado tanto con las expresiones empleadas como con las particulares anotaciones sobre la discografía y la personalidad del cantante de rock.

Así hallamos en el texto adjetivos valorativos: contumaz ( que atiende a las ansías del público asistente), sentido guitarrero, mérito extraordinario ( donde tanto el adjetivo como el sustantivo tienen connotaciones positivas), muy solicitado....Los sustantivos y complementos adnominales ( o complementos del nombre)  revelan a su vez la maestría usada por el  periodista a la hora de seleccionar los elementos capaces de retratar los acontecimientos vividos con prestancia: música enlatada, masa rosendiana, escasos precedente, el guitarrista de la larga melena, disco de tributo, fidelidad seguidora, textos de birlibinloque,  muy lograda, efusión juvenil.

 A su vez algunos verbos también se acogen a esa connotación positiva que -pese a algunas precisiones- pretende ser una muestra fidedigna de la opinión del periodista: rendir homenaje, se enreda de nuevo, sacaba partido....No obstante es en el uso de la cursiva que muestra mayoritariamente el cambio de registros donde el autor muestra la maestría al potenciar los anteriores recursos mediante este recurso que le permite la utilización no única del registro formal sino la presencia de elementos coloquiales, frases hechas, elementos argóticos que aparecen tipográficamente resaltados en muchos casos gracias al uso de la cursiva, uno de los procedimientos habituales ya que los periodistas suelen ser conscientes de que el lector lee el periódico sin prestar demasiada atención. Esta especial tipografía textual contribuirá a llamar la atención, facilitando la lectura y la interpretación del discurso al lector.

Señalamos, a continuación, algunas de estas apreciaciones: El periodista subraya con el uso de la cursiva las expresiones coloquiales: música enlatada, peña; así como la presencia de voces argóticas apropiadas para el retrato del concierto: incordiar, leñodependecia. También hace uso de este recurso para resaltar tipográficamente los títulos de los discos musicales del cantante: "A tientas y barrancas" e incluso señala una deixis espacial y personal con el uso de este procedimiento (su Madrid) o introduce la apreciación - a su juicio- del sentimiento del personaje que teme que los homenajes sean un adelanto de jubilaciones anticipadas. Asimismo este uso le sirve para resaltar frases hechas con un claro sentido argótico ya que familiariza al lector con el tipo de expresiones que se emplean en estos casos: dio la brasa.

No obstante el registro formal también esta presente en algunos vocablos o lexías que le sirven para afianzar la mezcla de registros: contumaz, habrá disipado, birlibirloque, efusión, De esta manera el periodista logra que el lector se introduzca en el ambiente del concierto y de manera bastante plástica retrata los acontecimientos vividos desde su apreciación subjetiva como es habitual en este género textual.

{
}

Comentarios Selectividad. Lengua castellana. Expresión de la subjetividad a través de la modalización

Hola, me llamo Yasmín. Con respecto a este apunte sobre expresión de la subjetividad puedo decir que me resultó muy útil, está el tema abordado de manera muy clara. Lo recomiendo.
Yasmín Yasmín 04/08/2010 a las 09:50

Deja tu comentario Selectividad. Lengua castellana. Expresión de la subjetividad a través de la modalización

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.