Avisar de contenido inadecuado

La revolución industrial

{
}

 TAGS:undefined

La revolución industrial


En el siglo XVIII no había una clara separación entre agricultores y artesanos, especialmente en la obtención de manufacturas textiles. Los comerciantes entregaban a los campesinos materias primas, que estos cardaban, hilaban y tejían en sus domicilios para luego vender en la ciudad los tejidos obtenidos. Este sistema era insuficiente en el siglo XVIII para atender a las necesidades de población en continuo crecimiento.


A finales del siglo XVIII y comienzos del XIX las manufacturas artesanas van a ser sustituidas en Inglaterra por fábricas, cuyas características describiremos más adelante. este proceso de transformación, conocido con el nombre de <<Revolución industrial>>, se produjo en Inglaterra antes que en los demás países debido a una serie de circunstancias favorables. En dicho país existía una burguesía potente, a la que la política colonial del gobierno había permitido una importante concentración de capital, con la que pudo realizar las inversiones en máquinas y locales que exigía el nuevo sistema de fabricación. Esta burguesía, dotada de un gran sentido práctico, aplicó la ciencia racionalista, muy desarrollada en los medios intelectuales ingleses, a las mejores técnicas necesarias para incrementar la producción (máquina de vapor, telares automáticos, carbón de cock, etc.).


En el resto de Europa esta revolución industrial fue posterior. En Francia cobró gran impulso bajo el reinado de Napoleón III, entre 1852 y 1870. En Bélgica se desarrolló rápidamente a partir de la independencia en 1830, debido a la presencia de favorables condiciones: numerosa burguesía, buenas comuniones interiores, abundantes recursos de carbón, etc. En Alemania, la industrialización comienza a ser importante con la creación del Zollverein o Unión Aduanera en 1834. En otros países como Rusia y España, la industrialización fue mucho más tardía, se localizó en unas pocas regiones y estuvo en buena medida a cargo de capitales extranjeros, por la escasa importancia de sus burguesías. Los Estados Unidos comienzan su industrialización intensiva a mediados de siglo y el Japón en 1868 con el comienzo de la era Meijí.


Fases de la revolución industrial.


Desde 1760 hasta 1830 se desarrolla la primera revolución, consistente en la mecanización de las industrias textiles, en el progreso de la siderurgia y en el empleo generalizado de la máquina de vapor. Esta transformación la realizan pequeños empresarios que reclutan sus trabajadores entre campesinos desarraigados por las reformas agrarias y artesanos arruinados por los nuevos sistemas de fabricación. El Estado no interviene en estos procesos de transformación.


Desde 1870 hasta 1914 algunos historiadores distinguen una segunda revolución, que se caracteriza por la aparición de nuevas fuentes de energía (petróleo y electricidad) y por el desarrollo de la industria química. Aparecen grandes empresas, ligadas a veces a la expansión colonial e imperial de los gobiernos europeos. La clase obrera comienza a cobrar conciencia de su situación y se agrupa en potentes asociaciones.


Caracteres de la industria moderna.


La industria aparecida en el tránsito del siglo XVIII al XIX adopta unas características esenciales.


En una industria dominada por el maquinismo, es decir, por la utilización de máquinas que simplifican el trabajo del hombre. La máquina despertó la hostilidad de los trabajadores por un doble motivo: fomentó el desempleo y sustituyó la libre creación artesana por un trabajo impersonal. En el plano económico permitió producir más y a más bajo precio.


El taller fue sustituido por la fábrica, como unidad de producción. En ella se concentran las máquinas y los trabajadores bajo la dirección de un capataz. Por encima de la fábrica aparece la empresa, organización financiera y comercial que orienta la producción, fija los precios y salarios y mantiene la relación con los obreros a través de mandos secundarios.


Este sistema de producción originará una nueva clase, el proletariado, formado por restos de otras clases existentes con anterioridad. Los proletarios viven del alquiler de su trabajo a los dueños de los medios de producción (fábricas y capitales), con los que raras veces se relacionan directamente. En esto radica sus principales diferencias respecto del artesanado de siglos anteriores, cuando oficiales, aprendices y maestros trabajaban juntos e incluso a veces vivían bajo un mismo techo.

{
}
{
}

Deja tu comentario La revolución industrial

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.