Avisar de contenido inadecuado

Revista Mapuche. Editor Osvaldo Risso Perondi

{
}
 

Hola. Disculpen si les llega la revista dos veces o ya llegó. Tengo muchas dificultades con el envío por  yahoo, y deseo que la misma esté en sus correos. Muchas FELICIDADES y hasta el próximo año.

 

MAPUCHE

Revista Literaria (sin lujos ni detalles)


Editor Responsable:

Osvaldo Risso Perondi

 

55

Verano  - 2010/2011

 

 

Contacto: osvaldorisso12@yahoo.com.ar

Blog: http://revistaliterariamapuche.blogspot.


Narradores ?   

                                                    El familiar de Ambrosio Olmos

Dionisio Arias había sido peón de Ambrosio Olmos en la estancia “La Amanecida” al norte de la laguna de Suco hasta 1920. Olmos, uno de los hombres más ricos de la Argentina de entonces, no dejaba nunca de visitarla cuatro veces al año, pese a que tenía un buen mayordomo en el lugar, y otras muchas tierras que recorrer. Era el dueño de casi la mitad de la provincia de Córdoba y en sus campos las cabezas de ganado superaban el millón. De pulpero y acopiador de frutos del país había pasado a ser terrateniente, ganadero y gobernador en un abrir y cerrar de ojos.

 “La Amanecida” era propiedad de los Adaro de San Luis y  Olmos que se las había comprado a precio vil por unas deudas de juego, se les quedó con todo lo de adentro. Así fue como la familia Arias siguió en el puesto “El Talita” camino a Achiras, y Dionisio con sus mozos veinte años, un buen día, vio al nuevo dueño bajar de un coche negro brillante tirado por dos briosos caballos del mismo color. Desde esa mañana quedó hipnotizado con la presencia del patrón y comenzó a seguirlo de aquí para allá. Que trayéndole una vaso de agua; que alcanzándole el sombrero; que la silla para sentarse bajo la parra; que el mate de leche con chipaca preparado por la mama. Todo para caerle en gracia a ese hombre más que serio, de cejas pobladas, ojos pequeños y achinados en un rostro que parecía de piedra. Y le cayó en gracia nomás. Tanto que al cabo de unos años “Diosito” como empezó a llamarlo Olmos se convirtió en el peón de confianza y el vigía de todo movimiento por esos fundos. “Diosito” era también el que permitía el milagro de la multiplicación geométrica de su riqueza, aunque él, claro estaba que no lo sabía y sólo actuaba por fidelidad compulsiva.

De viejo ya, a Dionisio le gustaba contar historias al calor de los fogones o en rueda de naipes, sobre todo si la noche era oscura o amenazaba tormenta, porque así disfrutaba del temor que sus palabras le imponían a la audiencia. Una de aquéllas versaba sobre la presencia en “La Amanecida” de una criatura extraña y terrorífica que el viejo había traído de uno de sus viajes y que mantenía prisionera en un galpón especialmente construído atrás de la casa principal. No era un galpón de campo cualquiera. Era una especie de panteón desprovisto de aberturas y rodeado de higueras.

- A la noche el galpón brillaba todito aunque no hubiese luna –contaba Dionisio, espiando a través de los ojos entrecerrados las caras de quienes lo escuchaban-  El galpón donde vivía el “bicho” era como de cinco metros de alto sin ventanas, ni puertas y con un agujero en el techo por donde se le hacía dentrar la comida que tenía que estar vivita y coleando. Nunca tomaba agua, solamente leche, y si era al pie de la vaca mejor…dispué se comía la vaca- Y ahí soltaba una risita ahogada, a sabiendas del horror que causaba entre los oyentes. Lo pior –continuaba haciendo una pausa- era meter la vaca o la cabra por arriba del techo. Una vuelta, le hice un aparejo con madera de tala y quebracho blanco y unas sogas trenzadas de cuero de matungo con las que levantábamos los animales y los bajábamos derechito en el hueco. El patrón me felicitó por esta idea y me regaló un patacón de oro que se me perdió en una domada.

-Usted Diosito -sabía decirme- meta menos vacas y más cabras que “duelen” y pesan  menos. No cuente nada de esto a naides, porque sino el diablo se lo va llevar de las patas, derechito a la Salamanca que hay en la “cueva de los uturuncos”.  Y nunca lo conté mientras vivió el patrón-  Pero dispué que murió, y el bicho desapareció, al tiempito nomás, como por arte de magia, lo empecé a decir porque caí en la cuenta de lo que era.

Cada tres meses, más o menos, venía don Ambrosio con algún peón de otra de sus estancias para que arreglara el techo del galpón. Tenía que subir de noche a la luz de la luna a reparar las tejas y asegurar la tapa del agujero.

Toda la noche el “bicho” se la pasaba llorando como un recién nacido hasta que de pronto callaba y yo me daba cuenta que comenzaba a clarear.

Me iba rápido a prepararle el coche al patrón porque sabía que se tomaba unos mates y partía al trotecito conduciendo la volanta – solo- del peón ni rastro.

-Dígame don Ambrosio -le pregunté una vuelta- ¿Qué ha sido de los mocitos que trajo pa reparar el techo?

- Menos pregunta Dios y perdona – me contestó- pero como Ud .me ha cumplido la palabra, y me hace milagros con “el familiar” que así se llama el que vive en el “recinto”, por eso le digo “Diosito” y no Dionisio, le voy a contar el secreto. Y me lo contó.

Olmos le contó a Dionisio que en una de sus travesías por Traslasierra se encontró con un viejo curandero que le prometió hacerlo el hombre más rico de la Argentina si le entregaba a cambio un alma cada tres meses. Como no tenía nada que perder, y hacerse rico de la noche a la mañana era lo que más ambicionaba en la vida, Olmos hizo el acuerdo y al cabo de un tiempo el brujo le entregó una caja con huesos y un huevo que él debía dejar en medio de un recinto hecho con piedras sacadas de iglesias y cementerios, sin puertas ni ventanas con un agujero en el techo para que al despertar y tomar cuerpo, “eso” no se escapara. Dentro de la habitación tenía que construir un laberinto para que se entretuviese persiguiendo a las presas vivas que se le bajaban una vez al día, mejor de noche, para que se alimentara. Una vez terminado el recinto y depositada la caja con el contenido, la noche de la transformación, tenía que bajar un tarro con sangre y otro con leche. El viejo cumplió al pie de la letra. Y el lugar estuvo listo para la víspera de Difuntos como se le había señalado.

-Vide que salía luz colorada por todas partes. El galpón quedó como una brasa. Dispué se fue apagando con el correr de la noche. Un rato antes del alba escuché llorar a un chico. Me jui volando a mirar por el agujero, pero no había un niño adentro. Un perro negro con la pelambre erizada y los colmillos sangrientos me echó una mirada como un “refucilo” desde el fondo de la pieza. Nunca más me quedaron ganas de ver pa dentro -  contaba Dionisio mientras los demás escuchaban, algunos temblando, otros incrédulos-. Parece que de adentro del huevo salía la cosa que formaba carne alrededor de los huesos y se tomaba la leche y después la sangre, para juntar fuerza. Eso sí, el bicho comía vacas y cabras, pero cada tres meses se mandaba un “cristiano” al buche -contaba Dionisio mientras los demás escuchaban, sorprendidos por la revelación-. Y efectivamente mientras mantuvo al “familiar” en esas condiciones Ambrosio Olmos acumuló riquezas sin límite, honores, cargos, un rango social y un prestigio mundano que nunca hubiera imaginado – y “Diosito” tampoco- .  Casado con una de las damas de la alta sociedad, Adelia María Harilaos Senillosa, falleció misteriosamente después de comer su fruta preferida, unos cakis que se supone estaban envenenados, a los tres años de matrimonio y sin dejar descendencia. Ella administró como pudo la cuantiosa fortuna, y sin sucesores forzosos, dejó como heredera de todos sus bienes a la Iglesia Católica de la que era Marquesa Pontificia.

En “La Amanecida” ya no hubo visitas para el “familiar”, quien al no tener  las cuotas de almas requeridas, desapareció una noche de Viernes Santo con una explosión que redujo a un montón de piedras calcinadas la lujosa prisión que Olmos le había construído.

-La viuda nunca vino por estos lados, ni siquiera la conocí. Y a  los curas no le interesaron estas tierras que fueron vendiendo en parcelas hasta que desapareció la estancia. Nada quedó del casco tampoco. Y el rancho de “El Talita” se transformó en tapera. Yo me fui de peón pal lado de Chaján y ahí me aquerencié hasta que el reuma me mandó derechito al Asilo ya que no me había quedado familia. Nunca me casé por dedicarle vida al viejo y al “bicho” que no quiero nombrarlo, pero que pa mí era nomás el mismísimo maligno que se transforma en lo que quiere y le roba el alma a la gente.

De fogón en fogón; de un hogar a otro la historia de Dionisio se fue transmitiendo como un secreto a voces; como un rumor al que se agregan  chismes, versiones y otros condimentos. También se descubrió, no hace mucho tiempo que el féretro donde descansaba Olmos junto al de su esposa, no tenía ocupante, estaba lleno de piedras.

 

Nota: La antigua leyenda de “El Familiar” nacida en los trapiches e ingenios del Norte argentino se extendió a todas las regiones del país donde hubiere sujetos con fortunas cuantiosas - amasadas rápidamente-  que les permitieron ascenso social y acceso al poder político y económico. La leyenda dice que si la existencia del “ente” es ignorada o desatendida, a la muerte del beneficiario, la fortuna se diluye y éste junto a su descendencia, si la tiene, caen en el olvido.

                                                                                                                  María Echave

María Echave:  Nació en Coronel Moldes (Córdoba – Argentina)

Publicó: Vuelo en cruz (poesía), Cielo Verde (poesía), El Gringo que venía de allá (Testimonios sobre la vida de Agustín Tosco), Desde el cordón de la vereda (Relatos de infancia), Dr Yuyo y otras yerbas (cuentos), Cocina vasca campesina.

Contacto: maritaechave@moldescoop.com.ar

 


Leyendas Argentinas

                       La  Leyenda   de  Melincué

Cuenta la historia que sobre la laguna vivían en la Toldería Mayor el gran Cacique Melín junto con su mujer Nube Azul y a su hijo Cué.
Que los tres se amaban por sobre todas las cosas, y que ella defendía y cuidaba a su hombre del cual estaba perdidamente enamorada.
Tanto lo amaba , que cuando él salía de excursiones, ella no hablaba con nadie hasta que regresara, y que durante todo ese tiempo, sus ojos derramaban lágrimas que ella decía que sólo eran de dolor y de amor.
En una de las excursiones realizadas por el Ejército, tristemente célebre campaña para desterrar a los indígenas de las pampas, un grupo de indios Ranqueles, liderados por el Cacique MELIN, fue emboscado a la orilla de la gran laguna y masacrado sin misericordia.
A la matanza, sólo sobrevivió su esposa, quien huyó en su caballo, un tordillo brioso e inteligente que la llevó malherida hasta una de las islas de la laguna.
Allí la mujer, a aterida de dolor y furiosa por la muerte de su hombre y de CUÉ , el hijo de ambos, maldijo a los blancos antes de morir.

En su agonía, y llamando al lugar MELINCUÉ, por su hombre y su hijo, le deseó al pueblo que las aguas de la laguna crecieran y que de a poco fueran tapando con sus olas todo el lugar.
Y el agua creció. Creció tanto que anegó campos y llegó al pueblo y se apoderó de él durante varios años, haciendo que sus moradores vivieran en un continuo estado de alerta

El éjido  quedó  bajo las aguas, miles de hectáreas se convirtieron en  estériles, pues la altura de la laguna , ya transformada en Lago, las fue anegando  pausada pero efectivamente.

Los moradores más antiguos aseguran que en noches de lluvia, el espíritu de la india sopla y sopla para que el agua llegue al pueblo y dicen también que hasta  que no haya un acto de desagravio por tamaña matanza, su espíritu lleno de furia, dolor y amor por su familia y su pueblo seguirá rondando, y los males no cesarán de llegar  sobre la población y el espejo de agua.


Adaptado  por  ZAIDENA

 

Zaid Ena, escritora santafesina (Argentina)

Contacto: zaidena@hotmail.com

 

 

La localidad de Melincué se halla situada al Sudeste de la Provincia de Santa Fe, Departamento General López, República Argentina. Está emplazada en plena Pampa , con clima templado y precipitaciones anuales que sobrepasan los 860 mm. Cuenta con una población aproximada de 3.000 habitantes, y ocupa una superficie de 28.500 has. 
Es conocida por su gran Lago, espejo de agua que cuenta con 22.000 has. Sus aguas son ampliamente reconocidas por sus propiedades terapéuticas; son mineralizadas, del tipo clorurada y bicarbonatada sódica, fuertemente alcalina y de un suave tinte

 


Palabras

 

hacer algo con lo dicho
recordar
resignificar
armar algo nuevo
armar algo nuevo con lo ya armado

pongamos a circular la palabra
tomar la palabra espontáneamente
intervenir
participar

dar lugar al azar
no creer en el destino
no ser taxativos

como el eslabón de una cadena
entrelazados
un nuevo brazo, una nueva mano, una nueva acción

esbozo de una relación
un intento
arriesgar
no perder

mirar hacia otro lado
para ampliar
para diversificar
para variar
para cambiar

falta de reciprocidad
va
y no vuelve
y espero
y me canso

llevar un registro del displacer
recordar
no olvidar el dolor
para no cometer el mismo error
(compulsión de repetición)

recuerdan?

discurso de los otros, existen otros, hay otros
discurso del conjunto
ese soporte
o esa amenaza
o esa opresión
o ese límite
el discurso que nos atraviesa, no sin consecuencias


las preguntas invariantes
constantes

las respuestas del conjunto social
insuficientes

las acciones
los sueños
las esperanzas
los proyectos

el deseo
inalcanzable
motor

¿progreso?
¿hacia dónde?
¿para quién?

muchas preguntas
muchas respuestas
muchas palabras
poco tiempo

                               Lucía Pérez Muzzin

 

Lucía Péréz Muzzin:  Nació en Neuquén (Argentina), en la actualidad residen en la ciudad de La Plata (Argentina)

Publicó: Tortas - Recetas con amor (edición colectiva con otros autores

Contacto: luperz_nqn@hotmail.com

 


Letras en el rock argentino

Luis Alberto Spinetta

Barro tal vez

Si no canto lo que siento

me voy a morir por dentro.

He de gritarle a los vientos hasta reventar

aunque solo quede tiempo en mi lugar.

 

Si quiero me toco el alma

pues mi carne ya no es nada.

He de fusionar mi resto con el despertar.

aunque se pudra mi boca por callar.

 

Ya lo estoy queriendo

ya me estoy volviendo canción

barro tal vez ...

Y es que esta es mi corteza

donde el hacha  golpeará

donde el río secará para callar.

 

Ya me apuran los momentos

ya mi sien es un lamento.

Mi  cerebro escupe ya el final del historial

del comienzo que tal vez reemprenderá.

 

Si me toco el alma

pues mi carne ya no es nada.

He de fusionar mi resto con el despertar

aunque se pudra mi boca por callar.

 

Ya lo estoy queriendo

ya me estoy volviendo canción

barro tal vez ....

 

Y es que esta es mi corteza

donde el hacha golpeará

donde el río secará para callar

 

                                      Luis Alberto Spinetta

 

Luis Alberto Spinetta, (23 de enero de 1950, Buenos Aires) también conocido como El Flaco, es un artista, músico, guitarrista, poeta y compositor argentino ...
Es uno de los principales referentes del rock nacional, junto a Litto Nebbia, Pappo, Moris, Tanguito y Charly García.
Fundó los míticos grupos, Almendra, Invisible, Pescado Rabioso; también Spinetta Jade, Los Socios del Desierto..
En sus letras hay influencia de escritores, poetas, artistas y pensadores como Rimbaud, Vincent Van Gogh, Carl Gustav Jung, Sigmund Freud, Friedrich Nietzsche, Foucault, Deleuze, Carlos Castañeda y Artaud, del cual incluso lleva su nombre uno de sus discos
Barro tal vez, pertenece a su álbum como solista: “Kamikaze”, editado en 1982

 


Albañil de amaneceres

de brocha y vino tinto,

de barajas y luceros,

en las cornisas de un bar.

el filósofo de colores.

Las plomadas en el bolsillo,

tiran con peso de ancla

y el camino se hace pozo

trampa para luciérnagas.

Una botella se acaba

bajo la luna de hielo.

Un sombra en el revoque

                               tambalea,

se apena de si misma

                        grita un nombre.

Los zaguanes

               ignoran a los ebrios

que llevan por coronas,

un sombrero de papel de diario

plegado de insomnios

                              y de sueños.

 

 

     (del libro: "De hiedras y grietas)                                     

                                           

                                 

                                         Claudia Tejeda

 

 

  Claudia Tejada: Nació en Alta Gracia (Córdoba) Argentina

  Publicó: "De hiedras y grietas"

  Contacto: claudiatejeda34@hotmail.com

 


Páginas Sugeridas

Haga click para navegar por las mismas

América Madre

Mariposa Morgana

Marita Echave - Escritora

Claudia Tejeda

Raquel Piñeiro Mongiello

Liliana Chávez

El Anecdotista

Café de las Malas Compañías

 


Difunda MAPUCHE, entre conocidos, instituciones culturales, medios de difusión tanto de nuestro país y el mundo.

El material publicado en este número, es responsabilidad de sus autores.

Permitida su reproducción citando la fuente.

Publicación independiente de literatura, editada en la ciudad de Huinca Renancó (Córdoba) Argentina

 
{
}
{
}

Comentarios Revista Mapuche. Editor Osvaldo Risso Perondi

Es mi visita para felicitarte en estas fechas y desearte que la felicidad se haga realidad en tí y en todos los que tu quieres... Muchas felicidades y no dejes de escribir. Yo por mi parte, ahora dispongo de poco tiempo, o mejor dicho, casi nada de tiempo para escribir, pero espero que pronto vuelvan las aguas a su cauce... un beso 
Me encanto todo lo que vi. Te deseo de corazón una Feliz Navidad en compañía de tus familiares y amigos.
Besos

Hola, hacia tiempo que no te visitaba, he leido lo de los mapuches. Es una tarea muy interesante y alentadora esa de escribir historias de un pueblo que fue aniquilado en   pos de la conquista inglesa y española. Por mi parte felicitaciones y que tengas un buen año nuevo.
cuare cuare 01/01/2011 a las 14:54

Deja tu comentario Revista Mapuche. Editor Osvaldo Risso Perondi

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.