Avisar de contenido inadecuado

Reseña de Moviola de tres vidas truncadas de Antonio Gargallo Gil.

{
}

 

 

 

Ojalá todos y cada uno de nosotros

nos sirviésemos cada mañana

el desayuno del espíritu.

Mari Carmen Moreno

Hace unas semanas asistí en Valencia a la presentación de Moviola de tres vidas truncadas del joven escritor Antonio Gargallo (Teruel, 1976). No sólo yo, todos los asistentes al acto, quedamos prendados de la naturalidad con la que el autor habló de su obra, de sus inminentes incursiones (ya que prepara con entusiasmo nuevas novelas), pero sobre todo de la impagable satisfacción con la que asistía día tras días, a los comentarios de sus lectores, de manera que para él estas opiniones eran la llave maestra que abría todas las puertas: el tesoro que anidaba en su corazón.

Lo cierto es que todo aquel que se aproxima a la obra, se siente arropado por una voz cálida y humana, capaz de ahondar en los problemas más inmediatos que nos asolan, aquellos que nos avergüenzan, pero que nadie as atreve a denunciar, aquellos que nos obligan a desnudar nuestra conciencia. La obra  no permite que quedemos al margen y no lo permite porque sus personajes son radiografías tan reales que sentimos sus yagas; sus frustraciones, sus sueños rotos;  sus equivocaciones, se hunden en nuestra piel y nos obligan a mirar en nuestro interior, a buscar los  costados dolidos  de  nuestras propias heridas.

 La trama  se abre  con una proposición insólita: tres almas se encuentran en el purgatorio y, puesto que no aceptan sus muertes, se atreven a pedirle al ángel omnipresente el libro de reclamaciones. No aceptan sus muertes, el hecho de que su vida haya sido truncada  sin previo aviso, sin haberles dejado el espacio necesario para terminar sus proyectos vitales. Ninguna de esas almas se sonrosa ante la semilla de ignominia que ha sembrado en su corto recorrido. Ni Nerea (una estudiante universitaria radical que fabrica explosivos para ETA), ni Mario (el político corrupto, capaz de aplastar a sus semejantes por “un puñado de monedas”), ni siquiera Vicente (el adolescente que cae en picado en las drogas, después de agujerear el paracaídas familiar) son capaces de quitarse la venda de los ojos, están tan ciegos que son incapaces de reconocer sus errores.

El ángel decide abrir sus corazones y para ello utiliza un sabio bisturí, obliga a cada de ellos a asistir al espectáculo de sus vidas en otros cuerpos o mundos paralelos, los únicos capaces de mostrarles los renglones torcidos de su vida. Al situar el alma en el trampolín y lanzarla al vacío, el personaje se reencuentra con sus demonios, con  todas y cada una de las astillas que han cegado su camino.

Gargallo sabe cómo mover los hilos para que cada uno de los personajes se reencuentre con su yo más profundo. El lector traspasa los umbrales de sus vidas y se mira en cada uno de esos espejos. Sus vidas rotas le obligan a acampar a la intemperie, para mirarse a sí mismo. Autor y  lector lo saben. La vida merece la pena vivirla, únicamente debemos alzar el vuelo cada día con la conciencia limpia, con el deseo de entregar el alma a nuestros semejantes; sólo  viéndonos reflejados en su perfil, seremos capaces de reencontrarnos con nosotros mismos.

El autor  nos invita a penetrar hasta la médula en el corazón de sus personajes  y estos  interfieren en cada uno de nosotros, porque no son espejos fríos de la realidad. No es necesario vestir esta literatura con falsos dogmatismos, sólo hay que atreverse a traspasar el umbral, sólo hay que caminar por esa "tierra fértil" y dejarse cautivar por la belleza que despiertan sus emociones.

Mari Carmen Moreno





 

 

 

{
}
{
}

Comentarios Reseña de Moviola de tres vidas truncadas de Antonio Gargallo Gil.

Una reseña preciosa. ¡Muchísimas gracias!
Antonio Gargallo Antonio Gargallo 19/12/2010 a las 12:36
esa profeee ahiii que waposs loss poemass!!!
ALEX ALEX 20/12/2010 a las 15:08

Deja tu comentario Reseña de Moviola de tres vidas truncadas de Antonio Gargallo Gil.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.