Avisar de contenido inadecuado

Reseña de "Y tú creías que sabías amar"

{
}

Reseña de Y tú que creías que sabías amar

Todo el mundo cree que sabe amar, que los errores, separaciones o trabas que le ponen los otros no son consecuencia de sus actos, sino los errores de apreciación con los que son medidos. Nada más lejos de la realidad. Nieves Mesón consigue desnudar ante el lector, todas y cada una de las situaciones cotidianas con las que él/ella pueda identificarse y para ello traslada sus observaciones al papel: nos quita el antifaz y nos descubre cómo somos, de forma que al reconocernos, veamos cuáles son las lacras y errores que arrastramos.  Pero no sólo nos muestra historias extraídas del día a día sino que propone soluciones, cuerdas a las que podemos agarrarnos cuando la situación se torna asfixiante o nos provoca hastío. Las soluciones nos llegan gracias a los pensamientos positivos que a su vez dan cabida a estirar del hilo y es ahí donde la autora consigue el revulsivo: logra que nos auto-convenzamos de la necesidad del cambio, potencia nuestros pensamientos positivos y desde luego, consigue que reflexionemos. 

Con un estilo muy espontáneo y realista y unas apreciaciones verdaderamente sabias e inteligentes, Y tú creías que sabías amar nos llega al corazón, gracias a esa sabiduría intuitiva que puede extraerse de cada una de sus historias y pensamientos. Una vez leída vemos con claridad las puertas que se abren en derredor, puertas que nos invitan a la actuación, a cerrarle el paso a la pasividad y transformar el mundo que nos rodea.

Nieves Mesón, ed. Divalentis

Mari Carmen Moreno

 

{
}
{
}

Comentarios Reseña de "Y tú creías que sabías amar"

Un texto bello, me encanta como escribes.

Besos.
Sí; Lucy... Es un libro que te ayuda a reflexionar y a ver las cosas desde diversos puntos de vista.
te lo recomiendo

Deja tu comentario Reseña de "Y tú creías que sabías amar"

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.