Avisar de contenido inadecuado

Redacción de la Macroestructura textual. (1ª parte): Asunto, tema y resumen.

{
}

 TAGS:undefined

Redacción de la Macroestructura textual. (1ª parte): Asunto, tema y resumen.

La telebasura
La telebasura es un extraño género televisivo que, al parecer, casi todo el mundo rechaza, pero casi todo el mundo está enterado de qué va la cosa. La enorme audiencia de que goza se forma seguramente con los millones de personas que simplemente zapean unos pocos minutos cada programa. El zapeo se reitera una y otra vez.
Las quejas que pueden hacerse respecto a la telebasura son de dos órdenes: son programas zafios o bien ofenden a la intimidad de algunas personas. En el primer caso poco se puede hacer en favor de una televisión más digna, simplemente entretenida. En cuestión de gustos no hay nada escrito, en el sentido de que allá cada cual. Lo fundamental será lograr un suficiente pluralismo para que, a la misma hora, no haya programas basura en todas las televisiones. La alternativa de la censura no es plausible.
Más grave es cuando el género asalta la intimidad de algunas personas. En ese caso la cuestión no es de censura sino de aplicar las leyes vigentes. La invasión de la intimidad es algo punible. Si el atentado se reitera no basta con multas acumuladas; se podría llegar a la anulación de la licencia para emitir. Lejos de ello, el asalto a la intimidad de algunas personas se considera socialmente un valor aceptable. Contra esa degradación del sentido moral poco se puede hacer.
Lo que debe explicarse es la contumacia de las televisiones en emitir programas-basura en uno u otro sentido. Desde luego, el problema está en la oferta, la programación. Las empresas de televisión viven obsesionadas por el volumen de las audiencias. En vista de esa feroz competencia se impone una especie de ley de hierro de la mediocridad. Si esa misma obsesión por conseguir la máxima audiencia gobernara la producción de libros, se impondría del mismo modo los libros basura. No es el caso, por fortuna. Como no lo es en la mayor parte de los productos culturales. Hace 400 años se publicó una sátira genial contra los libros de caballería que eran un poco la basura literaria de la época. El intento supuso que el Quijote fuera la mejor novela de todos los tiempos. No estaría mal que alguien produjera hoy una serie televisiva en la que se ridiculizara la telebasura. Tampoco me hago ilusiones. Si son muchas personas las que zapean esos programas del mal gusto, y aun se deleitan con ellos, es porque algo tienen para que guste. El mundo de la televisión seria suele ser bastante agrio, transmite un talante pesimista de la vida. Hay demasiada miseria en los acontecimientos que se consideran noticiables. Para compensar ese regusto, la telebasura proporciona el lado risible, amable incluso, de las cosas. No hay que extrañarse de que resulte atractiva para el grueso de la población. No hay que llegar a que la televisión sea un instrumento pedagógico. No, no lo es ni debe serlo. Bien está que haya espacios educativos, pero la televisión está fundamentalmente para informar y entretener.
Armando de Miguel.


Coherencia textual.
1. Establecimiento del tema: Para especificar el contenido global del texto distinguiremos entre asunto y tema:
a) Asunto: Es aquello de lo que se habla en el texto. Se trata de un marco de referencia muy general, también conocido como Marco de Integración Global. Debe ser formulado de modo muy general con brevedad y concisión. Responde a la pregunta: ¿Sobre qué trata el texto? Se expresará con un sintagma nominal que no supere las tres palabras. En el texto “La telebasura”, el asunto puede definirse de las siguientes formas: -a) Programación televisa. b) Programas-basura en televisión.


b) El tema es más preciso que el asunto. Especifica no sólo la idea central del texto, sino el por qué y el para qué se expresa lo dicho en el texto, es decir, la finalidad que pretende el emisor, su intención comunicativa. Incide en la postura del emisor: si está a favor o en contra de la idea principal del texto. La redacción del tema debe ser breve, pero no debe obviar ningún concepto fundamental del texto. Se tendrá en cuenta el punto de vista del emisor y, por tanto, pueden utilizarse palabras como: Crítica, elogio, vituperio, advertencia, sorpresa, defensa, rechazo, condena, euforia, censura. Se formula con un sintagma nominal que no sobrepase las diez palabras plenas ( es decir, palabras léxicas con significado, sin tener en cuenta artículos, determinativos o preposiciones), con sustantivos, a ser posible, abstractos.
En este caso podría ser: Crítica de los exitosos programas basura de televisión por su baja calidad.


Errores del tema:
En primer lugar, nunca se debe establecer el tema después de una primera lectura, sino cuando se haya entendido en su totalidad y en sus detalles más significativos.
Equivocado: No se ajusta al contenido fundamental lo que sería un grave fallo de comprensión.
Incompleto: Se capta el asunto- lo general o el marco- pero se prescinde de aspectos relevantes.
Desenfocado: De desvaría o se tienen en cuenta aspectos secundarios y no el auténtico tema (o enfoque). Se pierde en los ejemplos.
Generalizador por exceso: El tema abarca contenidos que incluso no han sido transmitidos en el texto.
Extenso: Poca capacidad de síntesis. Demasiadas palabras.
Confuso: Incapacidad para distinguir el asunto del tema.
Creativo: Se intenta una redacción original, pero no rigurosa ni objetiva.

Resumen: Consiste en sintetizar con nuestras propias palabras el contenido fundamental del texto. Nunca deben transcribirse fragmentos del texto, salvo las palabras clave que sean imprescindibles para demostrar que se ha entendido el texto. Se debe ceñir a lo esencial y eliminar la información superflua, los ejemplos, datos, etc., que sirvan para reafirmar su contenido. Tengamos que en cuenta que la progresión temática del texto avanza alternando y jerarquizando ideas principales y subsidiarias.

Las ideas principales explican el tema; las subsidiarias o secundarias, sirven para corroborar, demostrar y ejemplificar lo dicho. Para realizar el resumen es muy importante pues el subrayado de esas ideas esenciales. Por otra parte, en un resumen no se opinará nunca y se tenderá a la concisión, a la exposición de lo relevante siguiendo un orden marcado por conectores y elementos que sirvan de engarce a las ideas.
Lo primero que hacemos es ordenar las ideas principales mentalmente. Seguidamente debemos redactar esas ideas con nuestras palabras, intentando en todo momento que sean palabras formales, propias del lenguaje académico. Acudiremos a los conectores para enlazar y jerarquizar el contenido del texto.

Errorres frecuentes: 

Equivocado: No se capta el sentido del texto, ni su eje temático o idea esencial.
Incompleto: Se omiten aspectos relevantes.
Desenfocado: Se incluyen aspectos secundarios o irrelevantes (obviándose los esenciales)
Inconexo: Se yuxtaponen frases sueltas, sin una redacción que las hile.
Estilo segmentado o fragmentado: Parece un telegrama o un cuadro sinóptico.
Incoherente: Se asocian ideas de forma ilógica y hasta absurda.
Extenso: Supera el 25% del texto original.
Literal o copiado: No se elabora con nuestras propias palabras y toma ejemplos extraídos del original.
Descriptivo o narrativo: Deben evitarse expresiones del tipo: <<El autor del texto dice…>> << El autor del texto, A. de Miguel, en su columna de La razón, titulada… dice que…>>.
Amplificado: Se añaden ideas (o ejemplos) que no están en el original.
Modalizado: Se incluyen expresiones subjetivas, propias de una valoración subjetiva del texto.


La telebasura ha alcanzado una gran audiencia. Se trata de un tipo de programa soez que atenta contra la privacidad y el decoro de las personas. Esto es así porque a la mayoría del público le atrae lo morboso; y, frente a lo trágico o lo aburrido del periodismo convencional, se impone, en una televisión carente de censura, una visión jocosa, burda y baladí de la crónica de sociedad. No obstante, no debemos reivindicar una televisión como medio formativo.

{
}
{
}

Deja tu comentario Redacción de la Macroestructura textual. (1ª parte): Asunto, tema y resumen.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.