Avisar de contenido inadecuado

Pruebas de Acceso a la Universidad. Comunidad Valenciana. Junio, 2010

{
}

COMISSIÓ GESTORA DE LES PROVES D’ACCÉS A LA UNIVERSITAT

 

 

Pruebas de Acceso a la Universidad

 

Comunidad Valenciana

 

Convocatoria Junio 2010

 Examen de Lengua Castellana y Literatura

Opción A

 

Aprobar suspendiendo

Xavier Pericay

 

 

 

Entre las conclusiones aprobadas la semana pasada en Bruselas por el Consejo Europeo en relación con la crisis económica, están las referidas a España. En síntesis, el Consejo le pide a nuestro país que acometa cuanto antes las reformas pendientes -lo que viene a significar, pues somos arte y parte, que España se lo pide a sí misma-. Y el caso es que entre las muchas y variadas reformas que, según esas conclusiones, debemos acometer, destacan las educativas. A todos los niveles. Por un lado, hay que reducir drásticamente el fracaso escolar y aumentar de forma considerable el número de bachilleres. Por otro, hay que adaptar con urgencia la universidad a las exigencias del proceso de Bolonia. Y, además, lo mismo en un caso que en otro, hay que hacerlo con una visión de conjunto, sin que ninguna autonomía quede descolgada, como si eso que llamamos España fuera en verdad un Estado indiviso.

 

Es cierto que el Consejo se limita a pedir. Pero no deja de resultar significativo que sus peticiones incluyan la necesidad de una reforma del sistema educativo. Si algo hemos tenido en España en los últimos años y en este terreno, han sido precisamente reformas. Tres en dos décadas -por no recular más en el tiempo-. Primero fue la LOGSE en 1990, de gran calado; luego, la efímera y desventurada LOCE en 2002, y finalmente, en 2006, la LOE, versión actualizada de la primera de las tres. Así pues, salvo el breve periodo en que estuvo vigente la LOCE –que devolvía al modelo de enseñanza algo de cordura-, no hemos hecho sino revolucionar los pilares tradicionales del sistema, hasta el punto de que hoy en día, vistos los resultados del proceso, puede afirmarse, emulando las viejas palabras de Alfonso Guerra y confirmando su pronóstico, que la educación en España ha cambiado tanto que ya no

la conoce ni la madre que la parió.

 

En esas condiciones, ¿qué reforma puede emprenderse para tratar de que los jóvenes españoles -como ocurre en la gran mayoría de países de la UE y del mundo desarrollado- finalicen sus estudios obligatorios con bagaje suficiente y una orientación adecuada para afrontar, o bien la enseñanza posobligatoria e incluso la superior, o bien la formación profesional? Pues, ciertamente, no una reforma que abunde en lo ya existente, en esa costumbre de ir facilitando la promoción de curso en curso aunque el alumno no sepa nada, en ese aprobar suspendiendo, hasta que llega el momento fatal -no importa si en los primeros o en los últimos peldaños- en que se pierde pie.

 

Claro que, para eso, el Consejo Europeo debería empezar dando ejemplo y no permitiendo que España, en tanto que país miembro, siguiera aprobando y, a un tiempo, suspendiendo.

 

 

ABC, 29-III-2009

 

I. Comentario crítico del texto (0 - 4 puntos).

 

I.1. Establecimiento del tema del texto, breve resumen de su contenido y descripción y explicación de su esquema organizativo —partes temáticas constitutivas del texto y articulación de estas— (3 puntos).

I.3. Explicación y valoración de las ideas expuestas a partir de la cultura del alumno y de su conocimiento del mundo (1 punto).

 

 

II. Cuestiones (0-2 puntos cada una):

 

II.1 Analice sintácticamente la siguiente oración: “El Consejo le pide a nuestro país que acometa cuanto antes las reformas pendientes en materia de educación”.

II.2. Comente los aspectos más relevantes de la modalización en el texto.

II.3. El esperpento de Valle Inclán y su reflejo en Luces de Bohemia.

 

OPCIÓN B

 

 

SERES HUMANOS

Maruja Torres

 

 

Se debate acerca de si nos habríamos metido en la que estamos de haber mandado las mujeres. O más mujeres. Dejado claro que hacen falta más mujeres en los puestos altos de la política y en la dirección de las empresas, resulta dudoso que la feminidad suponga en sí misma un plus favorable. Como si por el simple hecho de ser mujer ya se poseyeran, de nacimiento, las cualidades necesarias para no conducir los asuntos al abismo: sensatez, capacidad de diálogo, sensibilidad hacia los demás, incapacidad para la especulación... Bueno, eso me parece francamente discriminatorio. Sería como decir que los negros bailan mejor porque están más dotados para el ritmo, o que los árabes pueden fabricar perfumes más interesantes porque tienen las fosas nasales más anchas, o que ser gay garantiza un olfato impecable para la decoración de interiores. Un disparate.

 

Sí es cierto que necesitamos otro tipo de personas, de cualquier sexo. Personas con valores distintos, cuyo sentido de la responsabilidad en el mando sea más importante que su tendencia a someterse a la falocracia del poder -en el sentido de mira qué grande que lo tengo, qué grande que soy, qué rico me he hecho-, hasta ahora tan en boga. Hombres y mujeres con principios. Que no contemplen el capital que se les ha dado para administrar, o el territorio político para el que deben trabajar, como un simple medio de autopromoción y de rapiña.

 

Conozco a unas cuantas mujeres que se consideran feministas y que no le harían ascos a una estafa de la pirámide como la de Madoff.

 

También conozco a otras que llegaron por sus propios méritos a los aledaños del poder. Una vez allí, al aspirar la viciada atmósfera de las cumbres, vomitaron y se fueron a casa.

 

Hombres de esta clase también conozco. Aunque menos.

 

(El País, 26 de marzo de 2009).

 

 

 

I. Comentario crítico del texto (0-4 puntos).

 

I.1. Establecimiento del tema del texto, breve resumen de su contenido y descripción y explicación de su esquema

organizativo –partes temáticas constitutivas del texto y articulación de estas– (3 puntos).

I.2. Explicación y valoración de las ideas expuestas a partir de la cultura del/ de la alumno/a y de su conocimiento del mundo (1 punto).

II. Cuestiones (0-2 puntos cada una):

II.1. Analice la estructura interna de las siguientes unidades léxicas, descomponiéndolas en sus formantes morfológicos básicos e indicando expresamente el tipo de morfemas que se advierte en cada caso: “dudoso”, “sensatez”, “contemplen”. A continuación, señale la categoría léxica a las que pertenecen (sustantivo, adverbio, etc.) y la clase en la que se incluyen según su estructura (simple, derivada, etc.). Por último, explique el significado de “rapiña” y “aledaños” en el contexto en que aparecen.

II.2. Analice la deixis personal y la elipsis como forma de cohesión en el texto.

II.3. El realismo mágico y La casa de los espíritus.

{
}
{
}

Deja tu comentario Pruebas de Acceso a la Universidad. Comunidad Valenciana. Junio, 2010

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.