Avisar de contenido inadecuado

Prueba lo que sabes: Lengua Castellana.

{
}

 TAGS:undefined

Prueba lo que sabes: Lengua Castellana.

El unicornio despertó sobresaltado y bañado en sudor, igual que esos bebés regordetes de piel rosada, que tras un profundo período de descanso dejan sus babas sobre el rostro de la madre que se aproxima a besarles. Su blanco y suave pelo parecía húmedo; olía a inocencia. El sol, ya en lo alto, picaba su piel. Notó un leve aguijoneo. Una llamada tranquila pero insistente que reclamaba que abandonase el mundo de las fantasías. Tímidamente abrió los ojos y miró hacia arriba...Ahí estaba él, majestuoso y arrogante, cual emperador que luce una capa multicolor repleta de matices. Aunque se le antojaba que "el gran señor de la luz" no era muy parecido a él, se atrevió a preguntar:
-¿Eres tú mi padre?- dijo con timidez.
- No- respondió tajante el sol.
- ¿No vienes a cuidar de mí?
- Mi cometido es aparecer incondicionalmente, aunque tú no estés- añadió altivo.
-¿Sabes tú por qué estoy sólo?
-Porque eres una criatura a punto de extinguirse- contestó él.
Como quiera que el animal puso cara de no entender nada de lo que le decía, el sol decidió hacerle compañía durante toda la jornada.
El pequeño hizo muchas preguntas, todas encaminadas a descubrir por qué se encontraba desamparado cuanto otras criaturas a su alrededor gozaban de la compañía de sus semejantes. El sol optó por la vía fácil; cada vez que el unicornio preguntaba alguna inconveniencia se escondía entre las nubes. Aquella mañana se escondió muchas veces; tantas que decidió marcharse del todo dejando al pequeño en compañía de las nubes, el trueno y los relámpagos. Entonces el animal se sintió aún más desamparado. Aquellos improvisados visitantes no tenían muy buenas pulgas. Se dedicaban a asustarle con gritos, chillidos y fogonazos de luz. Por suerte, su presencia no fue duradera y pasadas varías horas dejaron paso de nuevo a las estrellas y a la luna. Para aquel entonces, el unicornio estaba hambriento. Nadie le había enseñado que hay que comer y beber para no morir de inanición. La luna se apiadó de él y mandó a una de las estrellas que habitaban en su corte para que se acercase lo máximo posible hasta él.
-Dice la luna que debes comer de esas hierbas que crecen en el suelo y beber de aquella charca.
El unicornio no dijo nada; se limitó a obedecer. Cuando se notó suficientemente saciado, se dirigió a la estrella.
-Al regresar junto a la luna, ¿puedes preguntarle dónde están los míos?
Resultaba evidente que ninguna criatura de las que allí moraba era igual que él.
-¿Los tuyos?- dijo la luna alzando una ceja-. Los tuyos...ya no viven en este valle.
-¿Por qué no?
-Porque fueron perseguidos y capturados por el rey-triste- contestó la luna haciéndose un poco más brillante.
-¿Y quién es ese rey- triste?- preguntó el pequeño igual que hacen los niños humanos.
-Sube a mi lomo ahora que puedo acunarte- respondió ella - y te contaré lo que ocurrió.
Uni - a quien las estrellas habían bautizado así por representar a un ser único, y por tanto, solitario- hizo caso a la luna y de un gran salto, como sólo los unicornios pueden darlo, se colocó sobre sus lomos.
-Érase una vez - comenzó a narrar la luna- un rey...


1. Explica con tus palabras qué le sucede al unicornio.


2. Escribe una continuación de la historia.


3. Escribe un sinónimo de las palabras subrayadas en el texto: sobresaltado, inocencia, arrogante, inconveniencia:

4. Analiza morfológicamente las palabras subrayadas del siguiente fragmento: di si son sustantivos, adjetivos, determinantes, pronombres, verbos, preposiciones o conjunciones
Por suerte, su presencia no fue duradera y pasadas varías horas dejaron paso de nuevo a las estrellas y a la luna. Para aquel entonces, el unicornio estaba hambriento. Nadie le había enseñado que hay que comer y beber para no morir de inanición. La luna se apiadó de él y mandó a una de las estrellas que habitaban en su corte para que se acercase lo máximo posible hasta él.


5. Subraya los adjetivos e indica si la misma terminación para masculino y femenino o distinta terminación: El unicornio despertó sobresaltado y bañado en sudor, igual que esos bebés regordetes de piel rosada, que tras un profundo período de descanso dejan sus babas sobre el rostro de la madre que se aproxima a besarles. Su blanco y suave pelo parecía húmedo (…)


6. Subraya los verbos de las siguientes oraciones e indica si son formas variables o invariables:
-¿Sabes tú por qué estoy sólo?
Mi cometido es aparecer incondicionalmente, aunque tú no estés- añadió altivo.
-¿Los tuyos?- dijo la luna alzando una ceja-. Los tuyos...ya no viven en este valle.
7. Subraya los sustantivos e indica si son concretos o abstractos:
Una llamada tranquila pero insistente que reclamaba que abandonase el mundo de las fantasías.
-¿Los tuyos?- dijo la luna alzando una ceja-. Los tuyos...ya no viven en este valle.


8. Divide las siguientes oraciones en sujeto y predicado e indica su núcleo:
- El unicornio despertó sobresaltado. – Las estrellas lo habían bautizado así. ¿Eres tú mi padre?
-Ya no viven en este valle, tus padres. Me gusta el chico de la clase de al lado.


9. Explica con tus palabras el significado de las siguientes palabras y expresiones que aparecen en el texto: incondicionalmente, inanición, altivo, semejante, no tenían muy buenas pulgas.

{
}
{
}

Deja tu comentario Prueba lo que sabes: Lengua Castellana.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.