Avisar de contenido inadecuado

Práctica el comentario de textos: La etiqueta

{
}

LA ETIQUETA.

 TAGS:undefined
1- Resume el contenido del texto anterior. Ten en cuenta que el resumen debe ser la cuarta parte del texto y estar expresado en un estilo impersonal. En él no pueden aparecer valoraciones personales ni opiniones. 1 punto.

2- Identifica las funciones del lenguaje que aparecen en el texto, justificándolo con ejemplos. Indica claramente el ejemplo. Analiza –a continuación- los elementos de la comunicación: Indica quién es el emisor y a qué tipo de lectores se dirige, cuál es el mensaje, qué canal utiliza, justifica el código (haciendo referencia al registro empleado). Explica finalmente el contexto o situación empleado en el texto. 1. 5 puntos.
3. Analiza la estructura de las siguientes palabras: juventud, distintivo, integración, elitismo, prejuicios. 1. 5 puntos.
4. Analiza sintácticamente las siguientes oraciones: 1 punto.
4.1 Constituye el signo distintivo de su cabal integración en el grupo.
4.2. Los chavales abominan de aquella sociedad hipócrita y caduca de sus padres.
5. Analiza morfológica y semánticamente los sustantivos y adjetivos que aparecen en el fragmento en cursiva. 1.5 puntos.
6. Analiza los determinantes y pronombres que aparecen en negrita en el texto. 1.5.

La etiqueta.

Cuando el chaval dice que quiere comprarse un pantalón, no es un pantalón lo que quiere comprar, sino una etiqueta.
El buen padre y la buena madre acuden con el chaval a las tiendas de juventud y no salen de su asombro. Observan detenidamente los géneros, los sopesan, los palpan y jurarían que aquellas telas son las mismas que se ponían los labradores veinte años atrás para regar sus huertas y los pastores para cuidar las cabras en el monte.
Sin embargo a los chavales eso les trae sin cuidado. El pantalón que quieren comprarse los chavales no tiene nada que ver con texturas ni con urdimbres ni con aprestos. Lo importante es la etiqueta. No una etiqueta cualquiera, sino la que debe ser; que luzca destacada sobre las posaderas, pues constituye el signo distintivo de su cabal integración en el grupo.
Que luego el pantalón sea un trapo o tenga agujeros es igual. Mejor dicho; debe tener agujeros y ser un trapo. Los chavales modernos repudian toda manifestación de elitismo, abominan de aquella sociedad hipócrita y caduca en la que sus padres, entonces jóvenes (si es que a los padres se les concede la merced de haber sido jóvenes alguna vez), disfrazaban su verdadera naturaleza y condición vistiendo ropas bien confeccionadas, planchadas y limpias, si había con qué comprarlas (que no solía haber, por cierto).
Los chavales, que desprecian aquellos prejuicios burgueses, se han rebelado contra la dictadura de la pulcritud y el aseo, y desarrollan su personalidad vistiendo de mendigos. En realidad visten todos iguales y parece el uniforme; por el precio de ese uniforme, los mendigos verdaderos comerían una semana, y encima van anunciando gratis al fabricante con la etiqueta pegada al culo. Pero así es como se sienten libres, ¡libres! Angelitos míos.

{
}
{
}

Deja tu comentario Práctica el comentario de textos: La etiqueta

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.