Avisar de contenido inadecuado

Un pie que hablaba inglés.

{
}

Un pie que hablaba inglés

 

Hola primo:

Eres la monda. El viernes por la noche estábamos viendo la tele y, de repente, va y dice mi padre: <<¡ que es el Samu!>> Y mi madre, que no llevaba puestas las gafas, le dice que no, hombre, que <<cómo va a salir el Samu en la tele>>.

Pero cuando el presentador presenta a un tal Sam & Talkinfoot y sale sólo tu cara de primer plano, en casa nos quedamos a cuadros.

Yo es que me partía de la risa al verte descalzo y hablándole al pinrel. Te juro que al principio creí que era una tomadura de pelo. <<Éste nos toma el pelo>>, le dije a mi madre; << a éste le han enchufado para hacer un número de cachondeo o algo así>>, le dije a mi madre.  Y entonces, cuando ya nadie lo esperaba, porque todos pensábamos que la gracia estaba en eso, en que un tío se empeñe en hacer hablar al pie, pues entonces vas y te pones a largar de lo lindo por el pie. Yo es que no te cogía ni una, entre lo que gritabas por el pie, que si inglis pitinglis, que si guachi guacha y el jaleo que montamos en casa, que mi hermana y yo nos revolcábamos de la risa, te juro que se nos pasó el número en un suspiro.

Fue total, primo. Y al día siguiente, no veas yo con los amigos, vacilando, que sí, que sí, que ése era mi primo el Samu. Y ellos que cómo era, que si sabía el truco que se lo contase. Y yo, que esas cosas no se cuentan, que cada artista tiene sus propios trucos y que son secretos. Pero al mismo tiempo me estaba acordando de todos tus muertos; porque macho, todos los veranos juntos en el apartamento de la playa y nunca me has dicho nada de tus habilidades, que parece que no te fíes de mí, como si alguna vez me hubiese ido de la boca cuando tengo que guardarte un secreto.

Luego, hablando con la gente, todos coinciden en que tendría más gracia si hicieses que el pie halase en español y entonces tuvieses un diálogo de risa; ¿sabes cómo te digo? Tú coméntaselo a tu empresario, porque seguro que la idea es suya y se cree que con llamarte Sam y hacer que el pie hable inglés nos vamos a tragar que eres un famoso artista internacional. Tú, cuando estés con él, le dices que, para humoristas, los españoles, y entonces vas  y le enseñas los diálogos que te estoy preparando y que te mandaré en la próxima carta. Pero para mandártelos, voy a poner una condición: tienes que jurarme que me enseñarás el truco para hablar con los pies. No te preocupes, no tengo intención de chafarte el número. El dinero, todo para ti, que para eso se te ha ocurrido. Yo sólo quiero saber hacerlo para deslumbrar a alguna que otra chica, ya me entiendes.

Bueno, Samu, ya me contarás. No sé si aguantaré hasta las vacaciones sin sacarte el truco. Ya estoy deseando que estemos juntos en la playa. Este verano va a ser una pasada.

Que no se te suba la fama a la cabeza.

Un abrazó,

Fede.

Elifio Feliz de Vargas, Un pie que hablaba inglés, Edebé.

 

Ten  un poco de imaginación. Escribe una respuesta. En ella Samu le cuenta a su primo el secreto de éxito. Date prisa y desembucha, que soy todo oídos.

{
}
{
}

Comentarios Un pie que hablaba inglés.

Interesante texto.
Besos.
Paloma

Deja tu comentario Un pie que hablaba inglés.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.