Avisar de contenido inadecuado

Pedro Villar: La edición y difusión de la poesía infantil y juvenil en España

{
}

 

Queridos amigos. Aquí os dejo el artículo que me ha mandado mi amigo el escritor y profesor Pedro Villar sobre la poesía infantil y juvenil. Con cierto desaliento  nos cuenta las dificultades, o el escepticismo de algunos sectores (editoriales, profesores), pero también nos abre un puente hacia la esperanza y nos muestra un camino: colecciones de poesía, instituciones, bibliotecas, blogs personales, etc.; todos aquellos que brazean por sacar a flote nuestra rica tradición oral, por revitalizar la poesía y por mostrarles el camino a niños, adolescentes... y a todos nosotros.

Mi agradecimiento de antemano por el artículo.

 

http://pedrovillar.blogspot.com/

LA EDICIÓN Y DIFUSIÓN DE LA POESÍA INFANTIL Y JUVENIL EN ESPAÑA

 

La poesía está herida, se levanta de los versos de los poetas,

sufre la indiferencia y la incomprensión, hace equilibrios

en las editoriales y librerías, pasea esperanzada en las

bibliotecas, en los colegios, en los institutos y en la mirada

de los lectores sensibles y curiosos.

Pedro Villar

 

Me referiré en este artículo a la poesía para niños y jóvenes, publicada en castellano en España, salvo alguna excepción, como un primer acercamiento parcial y subjetivo. Comenzaré citando a Ana Pelegrín, que define certeramente el territorio en el que nos movemos: Una poesía para niños es una poesía para todo lector sensible, como la Literatura Infantil es una literatura para todo lector y no solamente un gusto infantil, y muchísimo menos un infantilismo poético.

CONSTATACIÓN DE UNA REALIDAD

Es la poesía escrita para niños, o accesible a ellos, el género de la literatura infantil que en la actualidad más necesitado está de atención de todos los sectores implicados en torno al libro, aunque unos más que otros según veremos. Aunque básicamente trataré de la edición y difusión de la poesía infantil y juvenil, quiero señalar algunas causas que la han llevado a la situación de desamparo actual:

-Abandono casi absoluto de la transmisión oral en el ámbito de la familia, sobre todo en zonas urbanas. La calle, antiguo lugar de encuentros, de intercambios, de juegos y canciones, ya no es de los niños, ni los tiempos tampoco, en general los niños crecen cada vez más solos y huérfanos de palabras. La escuela, uno de los ámbitos propicios para iniciarse al mundo de la poesía, tradicionalmente rica en juegos, canciones, o retahílas, ha dejado de ser foco de transmisión oral. Sólo quedan, según mi opinión, islas poéticas. Apenas se canta, las canciones, las rimas, los juegos poéticos quedan en la Educación Infantil y como mucho 1º ó 2 de Primaria.

-Falta de un trabajo continuado y coordinado en la escuela. Cuando los niños han trabajado la poesía en algún curso y sigue un vacío en los siguientes, se quedan con cara de no entender qué ha pasado. Si no hay una continuidad el hilo mágico de las palabras, de la poesía se rompe. Qué ocurre en los últimos cursos de la Educación Primaria o en la Enseñanza Secundaria cuando ha habido también un gran salto, un vacío importante en el trabajo con la poesía entre varios niveles educativos. Pues que a los niños o adolescentes ya les es muy ajena, se ha perdido la conexión entre los  primeros años donde primaban los juegos de lenguaje y las canciones, y la poesía en la Educación Secundaria donde comienzan a aparecer los autores clásicos. Los adolescentes necesitan la poesía para expresar sus más íntimos sentimientos y en esta etapa más que en ninguna otra, comprenden que pueden comunicar sus afectos, sus miedos o frustraciones. Ante quienes sostienen que a los adolescentes no les atrae la poesía, mi rotunda afirmación: les atrae pero los hemos extraviado en el camino. Nos corresponde a todos buscar la ruptura allí donde se produjo, edificar puentes, construir lazos de unión, abrir su maleta poética y llenarla de palabras y versos, si no queremos observar con tristeza la impotencia de estos niños y adolescentes ante la situación de no saber expresarse. Y si uno no sabe expresar sus sentimientos nunca llegará a saber lo que le pasa.

-Por último, las editoriales apenas publican poesía, se niegan a editar libros para niños que no tengan unas mínimas ventas aseguradas. La poesía para el editor va asociada al riesgo, aunque es una percepción que no comparto, porque la poesía interesa y los editores se han de quitar la venda de una vez.

La edición está condicionada por la realidad que apunto, pero no se explica la bajísima producción de libros de versos para niños que se editan en España porque el panorama es esperanzador y existe un gran interés de niños y jóvenes hacia la poesía. Es más, les encanta cuando el acercamiento es lúdico. Decía el gran Julio Cortázar que toda poesía que se precie es juego.

A los maestros, salvo honrosas excepciones, les asusta la poesía porque no tienen claro cómo trabajarla. A ello se añade un vicio añadido, en ocasiones fundamentado en planes lectores nefastos de determinadas editoriales, de querer hacer siempre del texto literario, llámese cuento o poesía, una exclusiva continuación de las tareas académicas, con evaluación incluida. Afortunadamente en los últimos tiempos se viene detectando un creciente interés del profesorado por otras formas de trabajo creativo que ayudará sin duda a que la poesía recupere definitivamente lo que nunca debió haber perdido.

Más flagrante resulta cuando son las propias editoriales las que añaden una separata o anexo final como cuaderno de actividades. Si después de leer un poema o cantarlo siempre realizamos actividades de este tipo o susceptibles de evaluación, estamos matando el gusto de los niños por la poesía. Vamos a disfrutar de la magia de las palabras, de la pura sonoridad y busquemos otros textos para trabajar la comprensión, la gramática o la velocidad lectora. La escuela debe asumir de una vez el reto de la poesía, base de la educación estética y literaria de nuestros alumnos, con una continuidad a lo largo de la escolaridad obligatoria, asumiendo el centro la transmisión poética como un proyecto propio, estructurado, recuperando el folklore y las canciones populares infantiles de transmisión oral y un etcétera tan largo como nuestra voluntad e imaginación sean capaces de poner en marcha.

 

EDICIÓN DE POESÍA

 

Las colecciones específicas de poesía para niños y jóvenes son muy escasas y dispares. Por orden de antigüedad nos encontramos: Alba y Mayo de Ediciones de la Torre. Madrid, 1979; Ajonjolí de Ediciones Hiperión, Madrid, 1995; Caracol. CEDMA, Málaga, 1988; Luna de aire. Cuenca, 2003; Tus versos de Brosquil, Valencia, 2006 y Tres Lunas de Faktoria K de Libros. Vigo, 2007.

Ediciones de la Torre sigue apostando por acercar los versos a niños y jóvenes a través de antologías de los grandes poetas en la veterana colección Alba y Mayo, iniciada en 1979. Son más de treinta años los que lleva en ello y cincuenta y cuatro títulos, todo un ejemplo de tenacidad, en los que se han editado versos de Juan Ramón Jiménez, Quevedo, Pablo Neruda, Rosalía de Castro, José Hierro, etc. Recientemente ha iniciado una línea de antologías ilustradas a todo color con una selección de versos que conforman los libros Miguel Hernández, Antonio Machado, Rafael Alberti y Federico García Lorca para niños y niñas… y otros seres curiosos que han sido ilustrados respectivamente por Dinah Salama, Tesa González, Federico Delicado y Miguel Calateyud.

Dos editoriales ostentan el mérito de mantener en el tiempo colecciones de poesía para niños de autores actuales: son la editorial madrileña Hiperión, dirigida por Jesús Muñárriz, con la colección Ajonjolí desde 1995, y el Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (CEDMA), con la colección Caracol desde 1998, dirigida por el poeta Antonio A. Gómez Yebra.

Ajonjolí  tiene una aceptable distribución comercial. Los títulos que ha publicado son hasta el momento sesenta y cuatro, el formato del libro que emplea es de rústica de bolsillo con portada a color e ilustraciones a una tinta, y dirigidos claramente al ámbito escolar por el tipo de edición. Entre los poetas que podemos encontrar destacan la presencia de: Carlos  Reviejo (La canción del grillo y El sapo y la luna), Antonio Rubio (Bibichos y La vida Láctea), Carlos Murciano ( Un ave azul que vino de las islas del sueño, La niña calendulera- Don Abecedario y La bufanda amarilla), Juan Kroz Igerabide ( Poemas para los ríos del mundo y Poemas para la pupila), Ana Mª Romero Yebra ( Verdes amigos), Antonio García Teijeiro (Al hilo de la palabra), Marisa López Soria ( Diversopoemas), etc.

Caracol es una colección que edita la Diputación Provincial de Málaga y que desgraciadamente y al igual que otras publicaciones de las administraciones locales y provinciales, no se distribuye en librerías. Sus títulos al menos no los he visto en ninguna ocasión en ellas y merecen una mejor distribución de la que tienen.   Se pueden pedir a través de Internet en la página del Centro de Publicaciones. Tanto la portada como las ilustraciones interiores son en color y ha editado hasta el momento 36 poemarios de diversos autores como  Ramírez Lozano (Los visigordos), José González Torices ( Cancionero de luna), Carmen Gil Martínez ( Animales muy originales), Mar Pavón (Desmadrario), etc.

El Centro de Estudios de Promoción de la Lectura y la Literatura Juvenil de la Universidad de Castilla- La Mancha en Cuenca, otorga desde 2003 un premio al mejor libro de poemas destinado al público infantil. El libro ganador se publica en la colección Luna de aire. La iniciativa tiene mucho mérito y dice del interés del CEPLIL por la poesía para los más pequeños, estableciendo vías de publicación a todas luces necesarias y urgentes. Los libros que han resultado merecedores del galardón han sido: Versos para estar guapo de Isabel Cobo, La vieja Iguazú de Gonzalo García “Darabuc”, Zumo de lluvia de Teresa Broseta, Rima rimando de Carlos Lapeña, Estelas de versos de Rafael Cruz- Contarini y Antonio García Teijeiro y Lo que no Noé no se llevo de Enrique Cordero Seva. No obstante sin que empañe mi opinión positiva sobre esta experiencia quisiera señalar, de nuevo, el peligro de la iniciativa pública regional que tradicionalmente tiene, si de edición de libros hablamos: la distribución. Estos libros no se suelen ver ni tan siquiera en librerías especializadas de literatura infantil y es una pena porque la colección tiene calidad y sus libros merecen mejor suerte. Los pedidos a través de Internet funcionan bien, pero por razones obvias echo en falta la presencia física de los libros en las librerías. Para finalizar una recomendación fácil para quienes están al cuidado de la edición de la colección: costaría muy poco colocar en el lomo el título y los nombres de los autores.

Aunque la nómina de los poetas de la colección Tus versos de la editorial Brosquil es muy interesante y es de agradecer la iniciativa, resulta ser una colección descuidada estéticamente tanto en las ilustraciones como en la concepción formal del libro, mal papel y peor encuadernación. Incluye una separata didáctica con actividades, ideal para alejar a los niños de la poesía. Se inicia en 2006 y cuenta con ocho libros.

Sin lugar a dudas la colección más cuidada y conseguida tanto textualmente como gráficamente es Tres lunas de Faktoria K, nacida con empuje, diseñada al detalle y que invita al disfrute de la poesía con una concepción del libro como objeto artístico que hace de sus producciones joyas poéticas y plásticas. Se inicia en el 2007, de momento combina antologías de autores clásicos y poetas actuales: Ha publicado los libros Rosalía de Castro, escolma poética y Celso Emilio Ferreiro, escolma poética (ambos en gallego). También Miguel de Unamuno, selección poética y Gabriela Mistral, selección poética con ilustraciones de Artur Heras y Ploma Valdivia, respectivamente. La selección de versos está a cargo de Federico Martín y de Antonio Rubio. La colección también incluye los libros ganadores del Premio de Poesía para Niños Ciudad de Orihuela. En la primera convocatoria resultó ganador El secreto del hormiguero de Beatriz Osés, poemario de una extraordinaria calidad con las ilustraciones de Miguel Ángel Díez y que representa una apuesta interesante y valiente de la editorial por la poesía para los más pequeños, que se une a los libros ya publicados en la colección.

Podemos encontrar otras editoriales que editan poesía de madera puntual dentro de sus colecciones como Edelvives, Alfaguara o Kalandraka por señalar algunas. Nombraré como muestra selectiva dos ejemplos: una pequeña editorial en volumen de producción como Diálogo Infantil que apuesta claramente por el formato de álbum ilustrado y que cuenta con títulos de poemarios como El bosque de mi abecedario, Quiquiricosas, Los animales de la lluvia o Las hormigas viajeras. La editorial Anaya es un buen ejemplo de edición con unos interesantes títulos de poesía dentro de la colección Sopa de libros, en la que aparecen intercalados poemarios de una gran calidad que coinciden en el tiempo con la etapa de Antonio Ventura como editor de Anaya Infantil y Juvenil, posiblemente uno de los mejores editores de poesía y de literatura infantil. Destacan títulos como Versos vegetales de Antonio Rubio con ilustraciones de Teresa Novoa, Como un botón de Juan Kruz Igerabide ilustrado por Elena Odriozola, La luna lleva un silencio de María Cristina Ramos con ilustraciones de Pula  Alenda, Versos al nunca jamás de Enrique Pérez con ilustraciones Alejandro Magallanes o La noche en un tren de Alejandro Sandoval con ilustraciones de Cristina Múller. En la colección Otros espacios de Anaya  destacan los libros de versos para jóvenes: Consumir preferentemente de Raúl Vacas con ilustraciones de Pep Montserrat, El tamaño de los sueños de Karmelo C. Irabarren ilustrado por Miguel Gallardo o Poemamundi de Juan Carlos Martín con las ilustraciones Philip Stanton.

Desde Ciudad de México nos llega el ejemplo notable de Ediciones El Naranjo que cuenta con un prestigio en el ámbito de la edición internacional de álbumes ilustrados y libros de versos que se distribuyen en España como Digo de noche un gato de María Baranda, Andrés y más ariles de Caterina Camastra o Haikú: todo cabe en un poema si sabes acomodar de Martha Riva Palacio. Del Fondo de Cultura Económica destacan los libros ganadores del Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños como el sorprendente Tigres de la otra noche de María García Esperón o Hago de voz un cuerpo, antología de maría Baranda.

LA DIFUSIÓN

La Fundación Germán Sánchez Ruiperez, organización española dedicada a la promoción del libro, las bibliotecas y la lectura, realiza una labor ejemplar de difusión de la Literatura Infantil y Juvenil, al igual que otras organizaciones. Desde su base de datos podemos conocer, entre otros, los libros de poemas que se publican en España o acceder a la galería de autores e ilustradores.

Las bibliotecas públicas suelen realizar puntualmente promoción de la poesía, confieso que no conozco a fondo el panorama general. Entre las luces y las sombras quisiera destacar la extraordinaria labor de algunas bibliotecas como la de Cocentaina (Alicante) con María Dolors Insa al frente de una labor que sobresale ampliamente por encima de cualquier experiencia. Por el contrario también podemos encontrarnos bibliotecas que apenas tienen entre sus fondos libros de poesía.

 

REVISTAS ESPECIALIZADAS Y OTROS MEDIOS

 Hay revistas de prensa escrita como CLIJ, Educación y Biblioteca, Primeras Noticias, Peonza o Lazarillo que desde sus páginas apuestan abiertamente por la poesía y reseñan libros o realizan monográficos sobre la misma. Internet está siendo un punto interesantísimo tanto de la difusión de la poesía infantil y juvenil como de intercambio de experiencias, con páginas especializadas en LIJ que van ofreciendo reseñas de libros y otros artículos especializados. Merece la pena destacar algunas revistas en la red como Babar, Imaginaria, Pizca de Papel o la Web Litoral sobre literatura de tradición oral. Los blogs han revolucionado el intercambio de información y experiencias. La mayoría son de Literatura Infantil y Juvenil pero acercándose a la poesía cuando es el caso. Así podemos encontrar blogs como: Literatura Infantil y Juvenil actual, mantenido por Jorge Gómez, Literatura infantil e ilustración de Gonzalo García Darabuc o el ejemplo singular de Poesía infantil i juvenil de la Biblioteca Pública de Concetaina. Vairos son los blogs que reflejan el trabajo continuado de la poesía en la escuela, tal es el caso de dos ejemplos con experiencias notables como Gurrión de Mariano Coronas desde Fraga (Huesca) o Clase de 5º … y sexto de María Rosa Serdio desde Pola de Laviana (Asturias). Otro caso interesante es el trabajo de la poesía y la poesía que realiza Dolors Todolí con alumnos de Educación infantil en Gandía (Valencia) y que nos muestra desde su blog.

En conclusión la poesía es necesaria e interesa a niños y jóvenes, contamos con una rica tradición oral que debemos recuperar y con excelentes poetas, se echan en falta proyectos sólidos para trabajarla en la escuela, las bibliotecas descuidan sus fondos, los medios especializados la apoyan y las editoriales, en general, siguen sin apostar por ella de una manera efectiva. Aunque como he señalado existen experiencias enriquecedoras en todos los ámbitos que sobresalen ampliamente de la medianía que nos envuelve.

Pedro Villar es maestro y escritor. Ha publicado para niños los libros de versos El bosque de mi abecedario y Los animales de la lluvia (Diálogo infantil). Realiza reseñas en presa y cursos de formación para maestros sobre la poesía en el aula. Ha sido jurado en México del Premio Hispanoamericano de Poesía para Niños.

Pedro Villar

http://pedrovillar.blogspot.com/

 

Primeras noticias, Revista de Literatura

 

{
}
{
}

Comentarios Pedro Villar: La edición y difusión de la poesía infantil y juvenil en España

Me parece un artículo muy acertado que hacía falta en el panorama literario y social de nuestro país. Estoy muy de acuerdo en todo ello y en especial en lo referido a los primeros años del niño. Ya no se le canta ni enseña en casa esas rimas, nanas, canciones tradicionales, etc. Su oido, imaginación, memoria... no se les educa y en cuanto a Educación Primaria, igual.  Un curso o ciclo dan con alguien interesado por este tema y muy bien, pero luego puede aparecer una gran laguna que, en el peor de los casos no vuelve a retomarse. Lo digo por propia experiencia en mi aula. y lo más gordo es que los alumnos difrutan con la Poesía. Pienso que debería ser una materia por sí misma dentro de la Educación Infantil y Primaria.
En lo referente a la Colección  del Centro de Ediciones de la Diputación Provincial de Málaga, decir que yo sí me encontado su Colección Caracol en Libreríaa distantes de Málaga como puede ser "CARLETES" en la Salamanca donde vivo.
La pasada semana, sin ir más lejos, además de comprar varios títulos, en sus estanterías estaban practicamente todos los del resto de la colección.
De todos modos, las librerías también deben preocuparse por ello y favorecerlo. Claro, esta es una librería especializada en Literatura Infantil en toda la extensión de la palabra y a la que doy mi enhorabuena, así como a Antonio Gómez Yebra como director de la colección.
Gracias por este magnífico artículo que ha dado pie a mi humilde comentario.
Un fuerte abrazo desde Salamanca y seguimos en contacto.
Carlos Blanco
Carlos Blanco Sánche Carlos Blanco Sánche 25/06/2010 a las 01:22
esta muy bien ese pensar
bien pero no los leey todos solo a la mitad NATIIIIIIII
nati nati 08/09/2010 a las 17:56

Deja tu comentario Pedro Villar: La edición y difusión de la poesía infantil y juvenil en España

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.