Avisar de contenido inadecuado

El Palenque de cada día

{
}

En el cuenco de las manos

traemos dura la piel,

la lucha y la convicción del hermano,

que un solo cuerpo serán.

 

El oro del maíz y no el de los templos,

la sangre de la caña y no la de los Ingenios,

el llanto del Vino en la sangre de los oprimidos,

el pan convertido de los pobres liberados. 

 

Traemos en el cuerpo la miel del sudor,

traemos en los ojos la danza de la vida,

llevamos en la lucha la muerte vencida.

En el pecho marcado

traemos el amor.

En la pascua del Liberador

la pascua de los liberados.

 

Traemos en los ojos

el agua de los ríos,

el brillo de los peces,

la sombra del bosque,

el rocío de la noche,

el susto de la presa,

la danza de los vientos,

la luna de plata,

traemos en los ojos,

¡el mundo, Señor!

 

{
}
{
}

Comentarios El Palenque de cada día

Excelente poema.  De veras que emociona. Y las imágenes que lo acompañan muestran esa realidad sin tapujos, por si no lo sabíamos, para que no bajemos los ojos y nos cerremos ante el prójimo.

Deja tu comentario El Palenque de cada día

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.