Avisar de contenido inadecuado

El oro gris, el coltán

{
}

El oro gris, el coltán

 

Fotografía: Juan Frechina. www.jfrechina.com 

 

El oro gris. Coltan

Queridos amigos hoy quiero lanzar un temible graznido
Siento que se quiebran mis nudillos mientras imagino
a todos esos niños que se encorvan
para buscar entre las piedras del silencio, el oro gris.
Los sin miedo arrancan a la tierra su alimento.
Buscadores de oro, un maldito tantalio se esconde
entre las rocas y el fango.
Señores poderosos se corroen, beben la coca-cola,
la chispa de la vida, en una apuesta futura,
arrancando sonrisas en el desierto. .
Esa liana a la que trepan las multinacionales
resiste el calor humano.
No importa que se tizne la endeble tierra
con granadas.
No importan los fantasmas de las cuevas
que ululan por la noche y se desangran
en un mar de inmundicia.
No importa que se empale a un niño
en la tristeza o la miseria.
Un alud de dolor me recorre la espina dorsal
los caníbales se plisan las arrugas de la corbata
se conectan a miles de quilómetros,
se dan palmaditas a la espalda en la distancia,
se las prometen muy felices.

El emperador camina desnudo entre la multitud,
un niño, con los ojos rojos y los tímpanos perforados
por el ruido lo detiene.
El emperador sonríe, le entrega una moneda.
El niño nada dice, pero escupe y sigue caminando.

{
}
{
}

Deja tu comentario El oro gris, el coltán

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.