Avisar de contenido inadecuado

No sé si estás enamorado

{
}

No sé si estás enamorado.

Cada día cuando salgo del instituto a las 17.20 y  te veo sentada en un banco cercano al parque. Como siempre te miro desde lejos y pienso que estás más escondida aún que otras veces; con los ojos más llenos y menos maquillados. Al verte detrás de ese parque, recuerdo mi infancia. Es que no sé qué me pasa contigo, ¿sabes? ¿Cómo que tienes un misterio escurridizo? Tal vez, sí.

Sentada en ese banco, mientras te aferras a tu  Blackberry, pienso, ¿a qué se aferra uno cuando está al límite? Quizá lo que ocurre es que únicamente te han demostrado el amor a base de golpes infinitos y por eso reconozco que dudo de tu aventura en el viaje del amor. Te fuiste con el cambio del tiempo y en realidad nunca volviste. Sólo ese sueño que tienen todas las personas te ha hecho volver a pisar estas calles y ciudades donde te hiciste esa chiquilla tan preciosa que perseguía sus sueños con tal de ser feliz.

Los lunes vienes por estas calles,  fuerzo la vista para verte. Me bastan cinco segundo para ser feliz todo el día. Yo te conocía, ¿recuerdas?,  los dos íbamos a tercero, hasta que dejaste estas tierras y te fuiste. Cuatro años más tarde vuelvo a verte y me llenas la vida de alegría.

Un día me armo de valor,  decido acercarme a ti y hablamos. Yo suelto mis sentimientos y te los entrego en papel de regalo: te cuento todo lo que he sentido, mientras tú no estabas.

Cinco días después, estás viendo la tele y….

-Una chica de 13 años muerta, decapitada por su ex novio  que ya está en prisión. Fue  encontrada en el parque, encima de un banco. Los policías encontraron una nota amarilla y llena de sangre en el suelo. La nota decía: “Aunque esté muerta o decapitada, mi espíritu sigue vivo y regresaré. Os lo juro”.

Sus amigos no se lo creían y jugaron con su espíritu. Al día siguiente, apareció muerto el primer amigo, asfixiado en su cama; el segundo, murió ahorcado en el salón y el tercero, colgado de un árbol boca abajo con todo el cuerpo ensangrentado.

Él  escuchaba por las noches pasos por el pasillo de mi casa, miraba el espejo y la  veía detrás. Muerto, degollado con mis propias manos. Porque te necesitaba, aunque siento que ninguno lo entendería. Degollado, muerto, enterrado. ¡Sí! Pero nadie sabe que ahora tu espíritu ha renacido de las cenizas… con un nuevo vigor, la fuerza de los sentimientos ha insuflado vitalidad a los espíritus.

Marta, 1º F

{
}

Comentarios No sé si estás enamorado

Un relato triste, pero bueno eeeh.
Besos
imaginacion al limite y bien escrito

Deja tu comentario No sé si estás enamorado

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.