Avisar de contenido inadecuado

Si no estudias, te lo pierdes: La estructura de la tierra.

{
}

 

 

 TAGS:undefined

http://www.jfrechina.com/fotografo-boda-valencia

La estructura de la Tierra


Las capas geodinámicas de la tierra son las que regulan los procesos físicos y químicos que se generan en el interior de nuestro planeta. Las geoquímicas son: la corteza, la más extensa; el manto, que conforma la capa intermedia, y el núcleo, diferenciado en dos capas, la extensa, en estado fluido y la interna, en estado sólido. En el contexto geofísico, algunas de estas capas presentan estratos diferentes. Así, la litosfera, está formada por la corteza y la parte superior del manto, la estenosfera se sitúa por debajo de ella –en la zona fundida del manto superior- y aún por debajo se distingue la mesosfera, que comprende la mayor parte del manto. La corteza está separada del manto por la discontinuidad de Mohorovicic, en tanto que este último se separa del núcleo por la discontinuidad de Gutenberg.


El paisaje de las distintas zonas de la Tierra está condicionado por la dinámica de formación de rocas, cordilleras, valles y demás elementos del relieve. Estos elementos se crean y destruyen según un proceso recurrente denominado ciclo geológico. El material magmático del interior terrestre llega a la superficie a través de los volcanes y de las dorsales oceánicas, para enfriarse y erosionarse dando lugar a un material sedimentario.

Las tensiones del interior terrestre deforman estos sedimentos y forman montañas que, erosionadas por el viento y el agua, terminan por crear nuevos sedimentos. Al mismo tiempo, la dinámica de las placas tectónicas configura los mares y océanos, que contribuyen a la erosión y a la distribución del material sedimentario. Tal ciclo se repite una y otra vez en las distintas áreas geográficas del planeta.

Ciclo geológico:

Rocas sedimentarias: formadas por acumulación de depósitos sólidos sobre la superficie terrestre bajo influencia de medios como el aire, el agua, el hielo o la gravedad.

Rocas metamórficas: formas como consecuencia de procesos de recristilización, sedimentación, desplazamiento de masas subterráneas y oros cambios en el entorno físico.


Rocas ígneas: formadas como consecuencia del enfriamiento o la solidificación parcial del interior de la superficie terrestre.


La tectónica de placas es una teoría que permite entender la estructura y el movimiento de la corteza terrestre. Basada en la observación de que la corteza superficial está dividida en diversas placas independientes, el estudio del movimiento de dichas placas y de sus interacciones permite explicar la formación de cordilleras, arcos volcánicos, dorsales oceánicas y hundimientos de la corteza en el manto, en las llamas zonas de subducción.


Según la tectónica de placas, la corteza sólida está dividida aproximadamente en una veintena de placas semirrígidas cuyas fronteras delimitan zonas de importante actividad sísmica y volcánica.


A través de los volcanes salen violentamente al exterior materiales magmáticos que permanecían en estado fundido en el interior terrestre. Estas formaciones abundan en las fronteras entre placas tectónicas, donde existe también una actividad sísmica notable. Los terremotos se inician en el interior de la Tierra, en el hipocentro y su punto de origen visible en la superficie recibe el nombre de epicentro. En este lugar, las consecuencias del seísmo suelen ser más catastróficas.


El examen de las rocas y el estudio de las formaciones geológicas visibles en la superficie terrestre ha permitido a los geólogos definir una escala de tiempos geológicos que se remonta a los orígenes de nuestro planeta.


La evolución de los continentes (tectónica).


Aunque durante siglos se considero que la tierra había permanecido invariable durante la creación, las investigaciones geológicas descubrieron el fenómeno de la deriva de los continentes, propuesto en los primeros años del siglo XX por Alfred Wegener con pruebas científicas convincentes.


La masa terrestre primigenia, el continente primitivo y único conocido por Pangea, y rodeado de una sola masa de agua, Panthalasa, se dividió en dos hace millones de años: Laurasia, al norte, y Gondwana, al sur. Al poco tiempo, Gondwana empezó a fragmentarse en varias masas, quedando aisladas la India y la Antártida-Australia.


Hace unos 135 millones de años, Laurasia y Gondwana se desplazaron en dirección norte, con nuevas segregaciones, como la de la actual Groenlandia. La india avanzaba hacia la futura Asia.


En torno a unos 6, 5 millones de años de antigüedad, América del sur se desgajó y Madagascar se separó de África. Empezaba a formarse el Mediterráneo.


Actualmente se ha ensanchado el océano Atlántico, si bien aún es posible imaginar cómo <> unos continentes con otros (por ejemplo, América del Sur y África siguen teniendo formas <>). Los dos subcontinentes americanos están unidos por el istmo de Panamá, Australia se ha separado de la Antártida y la India se ha unido a Asia.


Se conoce como falla de transformación a la discontinuidad del terreno producida cuando dos capas se deslizan una sobre otra sin separarse ni presionarse mutuamente. Se clasifican según la inclinación del plano o según la dirección de los movimientos resultantes.


En los fondos oceánicos se producen las crestas oceánicas, deformaciones lineales del relieve perpendiculares a las líneas de empuje causadas por la comprensión. Junto a muchas de ellas suelen hallarse grietas de presión.

Con el término fosas submarinas se designa a las depresiones abisales profundas, alargadas y estrechas situadas al pie de los márgenes continentales y de los arcos insulares. La mayoría de las veces, estas fosas se forman cuando una placa oceánica se sumerge bajo una placa continental.


Algunos de los principales terremotos de la historia.

Año Magnitud o intensidad Muertos Área afectada
526 sin datos 250. 000 Siria
856 sin datos 200. 000 Irán
1138 XI 230. 000 Alepo (Siria)
1201 IX 1. 100. 000 Alto Egipto y Siria
1556 IX 830. 000 Shensi (China)
1737 sin datos 300. 000 Calcuta (India)
1883 sin datos 100. 000 Java (Indonesia)
1905 8, 6 19.000 Jammu y Cachemira (India)
1906 8, 6 1. 500 Valparaíso (Chile)
1920 8, 5 200. 000 Kansu (China)
1923 8, 3 142. 800 Tokio y Yokohama (Japón)
1939 8, 3 28. 000 Chillán (Chile)
1950 8, 7 574 Assam (India)
1960 8, 5 5.700 Valdivia (Chile)
1976 7, 8 240. 000 T´ang- shan (China)
1985 8, 1 9. 500 Ciudad de México
1990 7, 6 50. 000 Rasht (Irán)
1993 6, 4 30. 000 Sur de India
1998 7, 1 4. 500 Norte de Afganistán.
1999 7, 2 17. 800 Nordeste de Turquía
2001 7, 5 2.000 Gujarat (India)
2002 7, 1 2. 000 Norte de Afganistán

El calentón


Dado que arrecia la bronca en nuestro país, la verbena de insultos y las pataletas y que estoy aburrida hasta las entretelas de tanto berzotas de una y otra parte, me he puesto a pensar en algún tema más optimista y amable con el que distender esta columna. Como, por ejemplo, el cambio climático. Cualquier cosa puede ser más optimista, amena y amable que esta gresca constante.


Hete aquí que el calentón planetario que, debemos reconocerlo, es un poco más grande y más relevante que el calentón de los políticos y los periodistas españoles está empezando a tener curiosas consecuencias. Leo que los inversores más avispados, que suelen ser siempre los más ricos se apresuran ya a sacarle provecho al cambio climático cual hormigas afanosas que corren a merendarse un abejorro muerto. De modo que los asesores de los bancos están haciendo informes sobre cuáles son los sectores que van a prosperar a consecuencia del baile de las temperaturas.


Y así, cuentan que los tiempos venideros serán económicamente buenos para las compañías especializadas en energías alternativas, como la eólica o la solar; y también para las que se dedican a desarrollar tecnologías limpias. Hasta aquí, todo bastante evidente e incluso aceptable. Pero es que los asesores financieros siguen explicando con helada tranquilidad, que otro sector de estupendo futuro es el de las compañías de seguros porque el incremento de desastres naturales, de huracanes y lluvias torrenciales, hará que las pólizas suban irremediablemente; así como el del agua, porque la desertización hará que acabe costando más que el oro. Y no es que todo esto me extrañe demasiado, la verdad, porque una ya es muy mayor como para caerse del guindo, pero, en fin, es que de pronto me resultó espeluznante imaginarme una serie de finísimos inversores encorbatados frotándose las manos ante las catástrofes mundiales porque cuánto más calamitosas, más pueden forrarse.


Qué feo es el Dinero con mayúsculas: es un buitre dispuesto a zamparse cualquier carroña con tal de medrar.Poco más o menos como nuestros políticos.


Rosa Montero

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Si no estudias, te lo pierdes: La estructura de la tierra.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.