Avisar de contenido inadecuado

Si no estudias te lo pierdes: Las ciudades-estado de Mesopotamia

{
}

 TAGS:undefined

Las ciudades-estado de Mesopotamia (3500-1600 a.C) 


Las fértiles llanuras y valles regados por el Tigris y el Éufrates potencialmente ofrecían la más rica agricultura entre el Indo y el Nilo. Pero esta tierra se mantenía en un equilibrio muy delicado, pues necesitaba de una defensa permanente contra la naturaleza y también contra los predadores humanos. A diferencia de las crecidas y descensos regulares del Nilo, las destructivas aguas que provenían de las inundaciones de los ríos de Mesopotamia –que nacían al este de Turquía y al oeste de Irán- alcanzaban esta región una vez los cultivos ya habían empezado a crecer y, de no tomar medidas, los anegaban. Además, las violentas inundaciones del Tigris devastaban extensas zonas. Para construir los diques y canales necesarios que controlasen el agua, hacía falta una organización política. Al enfrentarse a este desafío, las primeras comunidades cumplieron con muchos de los requisitos previos a la civilización.

Las aldeas agrícolas se extendieron desde Palestina hasta los montes Zagros, dentro de la región donde las precipitaciones eran suficientes para que pudieran crecer los cereales; no obstante, los canales de irrigación permitieron que los asentamientos se extendieran hasta las llanuras de las tierras bajas donde las precipitaciones eran más escasas. Los lugares más favorecidos en esa zona, como Jericó o Catal Hüyük, podían mantener asentamientos de más de mil personas. Pero, una vez regadas, las fértiles llanuras del sur de Mesopotamia podían mantener ciudades de miles de habitantes. En el cuarto milenio antes de Cristo, algunas de esas ciudades crecieron en número y llegaron a tener poblaciones de tal vez 10.000 habitantes o más. Aproximadamente para el año 3500 a. C., adquirió preponderancia un emplazamiento: Warka, la antigua Uruk, que ocupaba una superficie de 100 hectáreas. El éxito de Uruk no era simplemente local, ya que se exportaba su cultura material y se ha encontrado cerámica típica en el altiplano iraní y cerca de la costa del Mediterráneo. Además, los hallazgos de emplazamientos como Susa, en Irán, o Habuba Kabira, en Siria, son tan parecidos a los procedentes del propio Uruk, que tal vez estas ciudades estuvieran colonizadas o gobernadas por Uruk.


La zona más meridional de Mesopotamia, entre Nippur y la punta del golfo, estaba ocupada por los sumerios; los acadios eran sus vecinos más cercanos por el norte. En la primera mitad del tercer milenio antes de Cristo (el primer período dinástico), la organización política de los dos pueblos estaba basada en las ciudades-estados dominadas por Uruk, Ur, y kish, las cuales alternaban su hegemonía. La necesidad que tenían de madera, metales y piedras semipreciosas las condujo a explotar los recursos naturales de los montes Zagros y Amanus, así como a desarrollar las rutas comerciales por tierra hasta el lejano Irán y Asia Menor, y por mar a Dilmun (Bahrein), Magan (probablemente Omán) y Meluhha (tal vez en el valle del Indo).


En las regiones periféricas –Siria, Turquía e Irán- también se desarrollaron ciudades- estado similares. Más adelante, las ciudades-estado meridionales de Mesopotamia se unificaron bajo el dominio de un usurpador que eligió el nombre de Sharrukin (Sargón, hacia 2334- 2279 a. C) que significaba “legítimo rey”. Edificó una nueva capital en Acad (localización desconocida) y fundó la dinastía acadia. Según sus inscripciones, las conquistas de Sargón abarcaron desde el mar Alto (el Mediterráneo) hasta el mar Bajo (el golfo), mientras las de sus hijo y su nieto Naram-Sin (c. 2254-2218 a.C.) se extendieron hasta Anshan y Marhashi, en la llanura iraní. Muy poco se sabe del imperio acadio. Si quitamos las inscripciones reales, apenas hay pruebas de su existencia; no obstante, algunos objetos inscritos procedentes del norte de Mesopotamía indican que Naram-Sin ejerció control sobre esa zona.


La dinastía de Acad cayó ante los guti, pueblos invasores procedentes de los Zagros centrales; le sucedió una dinastía sumeria que tenía la ciudad de Ur como centro de su imperio sumamente burocrático, más sólido y estable que el de Acad (conocido como Ur III). A pesar de que duró poco más de un siglo (2112- 2004 a.C.), al parecer tuvo las características de un imperio completamente desarrollado, con un núcleo formado por las ciudades-estado del sur de Mesopotamia y una periferia consistente en las estribaciones hacia el este. Estas dos regiones pagaban diferentes tipos de impuestos y se administraban de distinta manera.


A lo largo de la historia, los pueblos de habla semita procedentes del desierto sirio se introdujeron en Mesopotamia, y a finales del tercer milenio, las ciudades- estado allí establecidas estuvieron sujetas a las incursiones de los amorreos del oeste. Ur III se desmoronó bajo la presión de nuevos invasores semitas, aunque el golpe definitivo lo asestó una invasión de melanitas de Susa. Los amorreos establecieron dinastías desde Siria hasta el sur de Mesopotamia. Una vez más, Mesopotamia se escindió en ciudades-estado rivales que luchaban continuamente. Las dos que habrían de tener más trascendencia en un futuro eran Asiria y Babilonia. Para cuando murió Shamshi Adad I (c. 1780 a. C.), Asiria se había convertido en el estado más poderoso de Mesopotamia. Sin embargo, casi inmediatamente después le sucedió Babilonia; Ur y Nippur fueron abandonadas , y la propia Babilonia se convirtió en una capital y principal centro religioso de Mesopotamia. No obstante, su supremacía se mantendría sólo durante doscientos año; terminó con la invasión de los hititas, quienes en el año 1595. c. C. , saquearon la ciudad y acabaron con la primera dinastía de Babilonia.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Si no estudias te lo pierdes: Las ciudades-estado de Mesopotamia

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.