Avisar de contenido inadecuado

Si no estudias, te lo pierdes: Antigua civilización griega.

{
}

 TAGS:undefined

fotografia: J.Frechina. http://www.jfrechina.com-fotos-boda-valencia

La antigua civilización griega


La clave de la historia griega es la polis o ciudad-estado. La polis era una comunidad independiente limitada y autónoma que exigía una lealtad fundamental por parte de sus miembros. Su aparición vino dictada por las condiciones geográficas ya que Grecia, al igual que el Asia Menor, es un país montañoso, aunque las costas están llenas de llanuras relativamente pequeñas, separadas por barreras montañosas que podían resultar infranqueables en invierno y difíciles de superar en cualquier época. Estas llanuras contribuyeron a la formación de unidades políticas naturales, a menudo muy reducidas: muchas tan solo contaban con unos miles de habitantes (Aristóteles sostenía que una polis de 100.000 ciudadanos, es decir, 100.000 adultos masculinos libres, dejaría de ser una polis). En las poblaciones de Asia menor, las ciudades se protegían con muros, pero en Grecia durante mucho tiempo lo único que había que hacer era retirarse a una ciudad fortificada (acrópolis) cuando se producía alguna emergencia. Alrededor del centro principal había granjas, aldeas y poblados que se extendían hasta las montañas. La polis era una comunidad tanto política, como religiosa, y en el corazón de la mayoría de las ciudades griegas se alzaba un templo dedicado a la divinidad principal, que venía a simbolizar, por su tamaño y esplendor, el poder y amor propio de la polis y sus ciudadanos.


Básicamente, la polis es una creación del siglo VIII, un período que presenció una nueva ilustración en Grecia. Florecieron la economía y la tecnología acompañadas de importantes avances en el arte y la cultura, sobre todo el alfabeto, desarrollado a partir del alfabeto fenicio a principios del siglo VIII (alfa, beta y gamma no son palabras de origen griego, sino que proceden de los términos semitas correspondientes a “buey”, “casa” y “camello”. Al mismo tiempo, la más antigua tradición griega de poesía oral alcanzó su culminación en la Ilíada y la Odisea, de Homero en Los trabajos y los días de Hesíodo, los primeros poemas griegos que se conservan por escrito. Esta fue también la época de las grandes ánforas decoradas con motivos geométricos. Entre las jóvenes ciudades-estado subyacía la conciencia de que estaban unidas por una sangre, una lengua, una cultura y una religión comunes; lo cual encontró su expresión ritual y religiosa en la fundación de los Juegos Olímpicos (tradicionalmente en 776 a. C.), abiertos a todos los griegos y también en la atención prestada al oráculo del dios Apolo en Delfos. A lo largo de la historia griega continuó la tensión entre el ideal del panhelenismo, tal como se representa en Delfos y Olimpia, y el aislamiento de la polis. El siglo VIII también presenció el inicio de los doscientos años de expansión colonial, fomentados por el ansia de conquista, el descontento político o el deseo de aventura o lucro. Estas no eran colonias en el sentido moderno: eran independientes de la ciudad madre, y aunque se produjo una explosión de los nativos, fue a menor escala que la apropiación de tierras del siglo XIX. Las principales ciudades conquistadas fueron: Eretria y Calcis (Chalcis) en Eubea, Corinto y Megara en el istmo central de Grecia, Mileto (Miletus) en Asia Menor y la isla de Rodas; sobre ellas fundaron colonias de importancia duradera: Massilia (Marsella), Neapolis (Nápoles, colonia de una colonia, ya que fue fundada por la cercana Cumae), Siracusa y Bizancio (Byzantium, más tarde Constantinopla y posteriormente Estambul).


Los siglos VII y VI presenciaron nuevas fuerzas culturales, especialmente al este del Egeo, punto de encuentro de las influencias que provenían por la costa donde Egipto y Siria, y por tierra, desde Mesopotamia e incluso desde la India. También encontramos el desarrollo de las estructuras jerárquicas; un nuevo individualismo sobre todo en la poesía de la que Arquíloco es el revolucionario precursor y Safo su máximo exponente; progresos en la pintura de vasos, al principio con motivos orientales con bandas y luego con figuras negras sobre un fondo rojo, el inicio de la escultura en piedra; la aparición de la acuñación de monedas, primero en Lidia, después en Egina y Samos, y los primeros pasos hacia la filosofía científica.


En general, el desarrollo político seguía una pauta muy marcada. El señor desafiaba al rey; los señores se peleaban entre sí y un noble descontento, quizás con el apoyo del pueblo en general, podía establecerse como dictador o “tirano”. Tras buenos dictadores venían malos dictadores, y después de la revolución, la contrarrevolución. En el siglo V a. C. , el mundo griego oscilaba entre oligarcas, que querían que el poder se limitara a un grupo restringido, y demócratas, que abogaban por una extensión más amplia y radical del poder. Pero la democracia sólo era una oligarquía ampliada: las mujeres, los extranjeros y los esclavos no tenían derechos políticos, aunque los logros de la Grecia clásica se basaban en una economía impulsada en gran parte por esclavos importados de Tracia, Asia Menor y la región del mar Negro, por un ejército de comerciantes de esclavos profesionales. La mayoría de los esclavos eran “bárbaros”, es decir de fuera de Grecia, pero los esclavos griegos capturados en la guerra también eran puestos a trabajar en las minas y canteras, a menudo en condiciones atroces. Cantidades ingentes vivían en esclavitud; por ejemplo, los esclavos empleados en las famosas minas de plata atenienses de Laurion eran casi tan numerosas como los ciudadanos libres de la misma Atenas.


En el siglo V la situación se había polarizado en una confrontación entre Esparta y Atenas. Esparta era un estado militarizado en tanto arcaico. Había conservado su monarquía, el poder se establecía con un senado de dos reyes y veintiocho ancianos, guiados por cinco éforos o superintendentes. Atenas era una democracia directa, regida por una asamblea en la que todo ciudadano masculino tenía derechos de voz y voto, la mayoría de los cargos se cubrían por sorteo entre todos los ciudadanos, y un magistrado, al final de su año de servicio, podía encontrare compareciendo ante un tribunal popular.


A principio del siglo V estos dos estados se unieron para repeler las fuerzas de Persia. Al final, acabaron luchando entre ellos por el dominio del mundo griego en una guerra amarga y sangrienta que duró 27 años (431- 404 a. C.) La guerra del Peloponeso se originó en parte por el miedo y la envidia que sentían tanto los espartanos como otras poblaciones. Estos sentimientos cobraban fuerza por el creciente poder de Atenas, que había convertido una alianza libre de estados marítimos griegos en un imperio ateniense. Tucídides registró esta historia con una fuerza incomparable.


No obstante, el siglo V también presenció sobre todo en Atenas (“la escuela de Grecia” como la llamaba Pericles), un florecimiento de la cultura sin precedentes: las tragedias de Esquilo, Sófocles y Eurípides; la comedia de Aristófanes; los historiadores Herodoto y Tucídides; la personalidad de Sócrates, los maravillosos vasos con “figuras rojas” , el Partenón; así como las esculturas de Fidias y otros. En resumidas cuentas, éstos son logros que otorgan a Grecia una importancia perdurable, ya que han tenido un impacto profundo y duradero en las civilizaciones europeas, aunque Atenas tan sólo tenía una población de 20. 000-30.000 ciudadanos masculinos libres.


El siglo IV fue testigo de más luchas por el poder, mientras que Persia seguía siendo un vecino poderoso que no dudaba de interferir en los asuntos griegos. Platón y Aristóteles fueron los artífices de grandes sistemas metafísicos e intentaron devolver a la humanidad el tiempo de las ciudades-estados. Isócrates predicó en vano la unión de Grecia. Finalmente, la unidad que no encontraron ellos mismos se la impuso el poder imperialista de Macedonia, su vecino septentrional. La aplastante victoria de Filipo de Macedonia sobre las ciudades-estado griegas en la batalla de Queronea (338 a. C) fue el fin de la libertad griega, pero el inicio, en cierto sentido, de su unidad.

{
}
{
}

Deja tu comentario Si no estudias, te lo pierdes: Antigua civilización griega.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.