Avisar de contenido inadecuado

La narración: 1º Bachillerato

{
}

La narración: 1º de Bachillerato. 

 TAGS:undefined
Narración: Un narrador cuenta unos hechos reales o imaginarios que les suceden a unos personajes en un espacio y un tiempo determinado. El tiempo puede ser indeterminado en las narraciones orales: Erase una vez, había una vez. Lo que caracteriza a una narración es la verosimilitud, que los hechos narrados, por muy fantásticos que sean, resulten creíbles.


Elementos narrativos.


Acción: Introducción, nudo y desenlace. Recordemos que el desarrollo de los acontecimientos puede estar alterado. Pueden evocarse acontecimientos sucedidos con anterioridad (analepsis) o anticipar acontecimientos posteriores (prolepsis). También es habitual que el narrador comience in media res, o sea, en el momento de máxima tensión.


El encadenamiento de las acciones puede ser lineal, el autor sigue una progresión lógica. En otras ocasiones se desarrollan varias secuencias narrativas, que al final se encuentran, como sucede cuando se cuenta lo que les sucede a dos hermanos, que al final se reencuentran. Es habitual, incluso, que el autor engarce una secuencia en otra más amplia. Por ejemplo, cuando se pretende explicar una situación determinada y se retrocede a escenas de la infancia (Lázaro de Tormes). El autor opta en ocasiones por condensar o seleccionar los momentos claves; mientras que, otras veces, se demora en un suceso, dada su especial relevancia para el desarrollo de los acontecimientos.

 TAGS:undefined
Personajes: Protagonista/antagonista; planos/redondos. Incluso los objetos o el espacio narrativo pueden llegar a adquirir entidad de personajes, facilitando o dificultando el avance de la acción o los acontecimientos. Pueden ser ricos o simples marionetas, convertidas en meros soportes de funciones narrativas, (estereotipos).


Tiempo: Cuando abordamos el estudio del tiempo en una narración debemos tener en cuenta dos aspectos. Por una parte, el tiempo externo, que representa la época en la que ocurren los hechos narrados; por otra, el tiempo interno en el suceden los hechos narrados y que facilita que la narración adquiera un ritmo narrativo u otro.
Dentro del tiempo interno diferenciamos:a) el tiempo de la historia, o lo que es lo mismo, el tiempo en que sucederían los acontecimientos en la realidad y b) el tiempo de la narración o tiempo del discurso que hace referencia al tiempo que emplea el narrador para narrar los hechos.


Imaginemos que asistimos a la proyección de una película en la que se narra la adolescencia de un personaje. Ese momento de su trayectoria sucede, en realidad, durante unos años determinados, pero la película se proyecta en dos horas. Ese sería el tiempo de la narración o del discurso.


Es habitual que se seleccione una serie de momentos determinantes en la trayectoria de un personaje; por lo tanto, en una narración nos encontramos con síncopas o elipsis, porque el narrador omite hechos que el considera subsidiarios o anecdóticos. Incluso, en ocasiones, el narrador opta por resumir una etapa determinada. Pero también podemos encontrarnos narraciones en las que el tiempo se dilata, ya que se introducen digresiones -como, por ejemplo, largas descripciones-. Estos momentos de distensión afectan al ritmo narrativo. 


Tenemos pues en cuenta, cuando comparamos la duración entre el tiempo de la historia y el de la narración, que se pueden producir los siguientes fenómenos:

a) Aceleración: a veces el narrador acelera el ritmo del relato y resume en pocas frases lo sucedido en muchos tiempo. El caso extremo de aceleración es la elipsis, mediante la cual no se refleja un determinado tiempo de la hisstora en el relato (por ejemplo, si pasamos de lo ocurrido en un día a lo sucedido dos meses después, sin contar nada de lo sucedido dos meses después, sin contar nada de lo sucedido en ese intervalo de tiempo).
b) Ralentización: se produce, por ejemplo, cuando el narrador relata con detalles sensaciones, sentimientos, etc., y utiliza muchas páginas para contar algo que en la realidad duraría sólo unos minutos. Aquí el tiempo de la narración es mayor que el tiempo de la historia. un ejemplo de ralentización serían las descripciones detalladas de espacio y personajes.


Por otra parte, debemos tener en cuenta el orden en el que son contados los acontecimientos. Una narración puede seguir un orden cronológico o, por el contrario, elegir un enfoque anacrónico, empezando en el momento de mayor tensión narrativa (in media res) o saltando hacia el pasado (analepsis) o hacia el futuro (prolepsis).

También nos hallamos con narraciones contemporáneas en las que el tiempo está interiorizado porque no se percibe en el transcurso de la acción, sino a través de las vivencias del personaje. A estos procedimientos los podemos llamar también prospección (flash forward) -cuando se narran hechos que en un orden cronológico irían después-, o bien, retrospección (flash-back), que hace referencia al relato de hechos anteriores a la acción principal que se está contando. Por ejemplo, cuando alguien recuerda escenas del tiempo pretérito que le han marcado, como la infancia.

 TAGS:undefined
El espacio: se corresponde con el soporte físico o ambientes en los que se desarrollan las acciones. Espacios rurales y urbanos, exteriores o interiores, ambientes nocturnos, diurnos, etc. Con frecuencia el espacio se convierte en un elemento que sirve para reflejar el estado de ánimo del propio protagonista. El espacio hace más creíble la acción y contribuye a reforzar el desarrollo de los hechos. Sirve- en ocasiones- para mostrar el paso del tiempo, por el deterioro o contraste que se produce en un espacio de una escena a otra: descripción de una casa al inicio-final de la historia.

Técnicas narrativas: El autor del texto se vale de diversas técnicas narrativas, como el punto de vista; el uso del diálogo o la descripción.

 TAGS:undefined
¿Qué hace el narrador? Organiza los hechos en un orden y con un sentido/ Testimonia, informa sobre la veracidad de los hechos y su procedencia/ Proyecta un esquema de valores, una mirada del mundo desde una perspectiva determinada/ Establece una relación con los personajes: por detrás, con o desde fuera de los mismos/ Establece una relación con los acontecimientos: participa como protagonista o testigo, se sitúa al margen, es omnisciente.


Narrador en 3ª persona.
Omnisciente: Es el típico narrador de la novela realista. El narrador lo sabe todo de los personajes: lo que va a ocurrirles, lo que piensan o sienten, hasta sus emociones más íntimas.
El Madrigal dejó atrás el zaguán: grande, frío y desnudo, no muy limpio: cruzó un patio cuadrado, con algunas acacias raquíticas y parterres de flores mustias, subió una escalera cuyo primer tramo era de piedra y los demás de castaño casi podrido; y después de un corredor cerrado con mampostería y ventanas estrechas, encontró una antesala donde los familiares del obispo jugaban al tute. CLARÍN: La Regente, Cátedra.

Mero observador: El narrador transcribe lo que ve el personaje. Es un mero observador. A esta técnica se la llamó behaviorista. También se lo conoce como campo limitado.

Mely nadaba muy pastosa, salpicando. Se había puesto un gorrito de plástico en el pelo. Antes, Luci, en la orilla, le había dicho:
-¡Qué bien te está este gorro! ¿Y dónde dices que lo compraste?
-Me lo trajo mi hermano de Marruecos.
-Es muy bueno; será americano.
-Creo que sí…
Luego se habían metido poco a poco las dos y se iban riendo, conforme el agua les subía por las piernas al vientre y la cintura. Se detenían, mirándose, y las risas crecían y se les contagiaban, como un cosquilleo nervioso. RAFAEL SÁNCHEZ FERLOSIO, EL JARAMA.


Narrador testigo: El narrador cuenta en 3ª persona lo que le acontece a otro. Narra mediante un testigo. Es un procedimiento que aparece cuando en una narración se inserta otra. En El Quijote, la historia de El Curioso impertinente.


Wallas está adosado a la barandilla, a la entrada del puente. Es un hombre todavía joven, alto, tranquilo, de facciones regulares. La ropa que lleva y su apariencia de desocupado constituyen, al pasar, un vago motivo de asombro para los obreros que se apresuran hacia el puerto: en este sitio, parece completamente anómalo no estar en traje de trabajo, no ir en bicicleta, no tener prisa; nadie va de paseo un martes de madrugada, y menos por este barrio. Esta incongruencia con respecto al lugar y a la hora es algo chocante. ALAIN ROBBE-GRILLET, Las gomas.


Múltiple: La acción es contada por diversos `personajes. Así en Mientras agonizo de William Faulkner, se relata las peripecias de una familia pobre, los Bundren, que atraviesan una zona rural con el ataúd de la esposa y madre para enterrarla. Está narrada mediante la sucesión de monólogos de los diversos personajes.

Narrador en 1ª persona. Se identifica el narrador y el protagonista: autobiografías, memorias, confesiones.


Me veía pálida y limpia frente al espejo, envuelta en la nube de polvorienta espumilla que me recordaba al fantasma de mi madre. Me decía frente al espejo <>. Y me desconocía a mí misma, me sentía desdoblada en el recuerdo de mi madre muerta. GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ, La hojarasca.

 TAGS:undefined
Primera persona. Monólogo interior.


¿Por qué fui? No pensar. No hay por qué pensar en lo que está hecho. Es inútil intentar recorrer otra vez los errores que uno ha cometido. Todos los hombres cometen errores. Todos los hombres se equivocan. Todos los hombres buscan su perdición por un camino complicado o sencillo. LUIS MARTÍN SANTOS, Tiempo de silencio.


Narrador en 2ª persona: el narrador se dirige a una segunda persona. Al dirigirse a un tú, evita la responsabilidad de lo narrado. El lector se siente interpelado, más afín al personaje.
Tú te sentirás satisfecho de imponerte a ellos, confiésalo: te impusiste para que te admitieran como su par: pocas veces te has sentido tan feliz, porque desde que empezaste a ser lo que eres, desde que aprendiste a apreciar el tacto de las buenas telas, el gusto de los buenos licores, el olfato de las buenas lociones, todo eso que en los últimos años ha sido tu placer aislado y único, desde entonces has vivido con la nostalgia…. CARLOS FUENTES, La muerte de Artemio Cruz.


También se habla de un narrador omnisciente (el que lo sabe todo de los personajes), equisciente (sabe lo mismo que los personajes) o deficiente (posee menos información que los personajes).


Recordamos además la importancia del tono que emplee la voz narrativa, que puede ser de sospecha, conjetura, irónico, ambiguo, exaltado, grotesco, melancólico. Cambia el tono y cambia el mensaje.


El narrador puede adoptar un tono impasible, como sucede en Cien años de soledad. Cuenta los hechos más insólitos con indiferencia. En la obra aparecen elementos fantásticos, míticos, milagros, sucesos mágicos, pero el narrador oral no parece conmoverse.
Mientras Macondo celebraba la reconquista de los recuerdos, José Arcadio Buendía y Melquíades le sacudieron el polvo a su vieja amistad. El gitano iba dispuesto a quedarse en el pueblo. Había estado en la muerte, en efecto, pero había regresado porque no pudo soportar la soledad. GRABIEL GARCÍA MÁRQUEZ, Cien años de soledad.

 TAGS:undefined
Diálogo: facilita el avance de los hechos, teatralizando los momentos de máxima tensión.


En el diálogo directo: los personajes se expresan sin la intromisión del narrador. Por ejemplo en los diálogos entre Don Quijote y Sancho.

- Escúchame, dijo Reme.
En el diálogo indirecto: Es el narrador el que traspone las palabras en oraciones subordinadas provocando el cambio de tiempos verbales y las referencias pronominales. Aparecen también los verbos declarativos (dijo, respondió, preguntó), pero cambian las personas verbales y las marcas pronominales de persona. Es habitual que el estilo directo e indirecto, alternen, como sucede en este ejemplo:
De repente, Isaías levantó el brazo derecho y se santiguó en un brusco garabato. Dijo el viejo Eloy mirando a Lupe, estupefacto:
-Se ha persignado.
-Sí –dijo Áurea fríamente- es lo único que hace.
Entonces el viejo le preguntó qué había dicho el médico, y ella respondió que, de vivir, quedaría tullido, paralítico o tonto, y que tanto como para eso mejor sería que Dios se lo llevase, pero el viejo Eloy dijo que eso no, que él mismo le sacaría en un carrito a tomar el sol si no podía valerse o le daría conversación. MIGUEL DELIBES, La hoja roja.

Estilo indirecto libre:
Ausencia de verbo declarativos. Subjetivismo:

Al rato vino mamá y qué alegría verlo tan bien, yo que me temía que hubiera pasado la noche en blanco el pobre querido, pero los chicos son así. JULIO CORTÁZAR. En el estilo indirecto libre, el narrador integra en su relato fragmentos del discurso de los personajes y reproduce sus pensamientos y formas de expresión. su formulación lingüística es como la del estilo indirecto, pero sin el nexo introducción y sin la conjunción 


Monólogo (o soliloquio): el personaje exterioriza su mundo interior sin interferencia del narrador y dialoga consigo mismo o con un supuesto receptor.


Monólogo interior: se representa el flujo ininterrumpido de pensamientos según surgen. El monólogo interior -a diferencia del soliloquio- reproduce los pensamientos tal como llegan a la mente, con frecuencia sin orden lógico alguno.

 TAGS:undefined
Descripción: La narración no suele aparece en estado puro. Los textos narrativos introducen la descripción y el diálogo. Sirven para tanto para caracterizar a los personajes, como para que el lector se haga una idea de los ambientes en los que se desarrollan los acontecimientos: Así podemos hallar una descripción física (prosopografía), de carácter (etopeya), retrato (intervienen los dos aspectos, tanto físicos, como psicológicos) o una caricatura, cuando se deforman los rasgos. También es frecuente la descripción de un espacio (topografía), que, a veces, es un reflejo del estado de ánimo del personaje o de una época determinada (cronografía).

Era el mejor de los tiempos y también el peor; la época de la sensatez y de la tontería; era la época de las creencias y, de igual modo, de la incredulidad; era la estación de la Luz, y al mismo tiempo de la Oscuridad, era la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación; ante nosotros teníamos cuanto se pudiera apetecer, pero tampoco había nada; todos nos encaminábamos directamente al Cielo y, asimismo, seguíamos el camino opuesto. CHARLES DICKENS, Grandes esperanzas.


Procedimientos lingüísticos:
En los textos narrativos predomina normalmente el estilo verbal porque lo característico de una narración son las acciones. La abundancia de sustantivos y adjetivos se dará sobre todo en los fragmentos descriptivos. En cuanto a los verbos, lo habitual es que aparezcan verbos en pasado (pretérito perfecto simple, imperfecto o presente histórico (cuando se presente actualizar los acontecimientos del pasado). En cuanto al tipo de oraciones, suelen ser frecuentes las estructuras predicativas, frente a las atributivas, más comunes en la descripción. Debe tenerse en cuenta además si el autor opta por la sencillez sintáctica (oraciones simples, coordinación), o bien, por un estilo más elaborado (subordinación sustantiva, oraciones de relativo, etc. Los conectores temporales y los elementos que sirven para organizar la progresión temática: había una vez, más tarde, cuando, finalmente, etc.; suelen condensarse, sobre todo en las narraciones cortas, fábulas, leyendas, etc.


Figuras literarias: Matizan las impresiones subjetivas del autor. Por ejemplo, una novela entera puede tener un carácter metafórico o simbólico, como Cien años de soledad que es una metáfora de Colombia. Son frecuentes las figuras de pensamiento: ironías, antítesis o paradojas. Asimismo suelen aparecer figuras sintácticas: paralelismos, reiteraciones, enumeraciones, etc.

{
}
{
}

Deja tu comentario La narración: 1º Bachillerato

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.