Avisar de contenido inadecuado

La música no se toca, Alejandro Sanz

{
}

La música no se toca, Alejandro Sanz

 

 

¡Ay! Hace mucho, mucho tiempo que sigo a este cantante, desde que lo vi por primera vez hace de eso unos años actuando en televisión: tocó el piano y se puso a cantar una canción en portugués. Me quedé sin aire.

 

Actividades.

1. ¿Serías capaz de transformar estos textos en breves narraciones? Inténtalo, respetando el sentido general de la canción.

2. Identifica al menos 5 recursos estilísticos que aparezcan en la canción y explica su función en el poema.

3. En la primera canción aparece una onomatopeya. ¿Cuál?

4. Encuentra en el texto las dos expresiones que pertenecen al registro vulgar. ¿Qué función crees que cumplen?

5. Busca el significado de “aspavientos” y explica el sentido que cumple en el texto.

6. ¿A qué categoría gramatical o clase de palabras pertenecen las palabras subrayadas en el texto?

 

No me compares

Ahora que crujen las patas

de la mecedora y hay nieve en el televisor.

Ahora que llueve en la sala y se apagan

las velas de un cielo que me iluminó.

 

Ahora que corren los lentos

Derramando trova y el mundo, ring, ring, despertó.

Ahora que truena un silencio feroz,

Ahora nos entra la tos.

 

Ahora que hallamos el tiempo,

podemos mirarnos detrás del rencor.

Ahora te enseño de dónde vengo

y las piezas rotas del motor.

Ahora que encuentro mi puerto,

ahora me encuentro tu duda feroz.

Ahora te enseño de dónde vengo

Y de qué tengo hecho el corazón.

 

Vengo del aire

que te secaba a ti la piel, mi amor,

yo soy la calle

donde te lo encontraste a él.

No me compares

Bajé a la tierra en un pincel por ti,

imperdonable,

que yo no me parezco a él,

ni a él ni a nadie…

 

Ahora que saltan los gatos

Buscando las sobras, maúlla la triste canción.

Ahora que tú te has quedao sin palabras

comparas, comparas con tanta pasión.

 

Ahora podemos mirarnos

sin miedo el reflejo en el retrovisor.

Ahora te enseño de dónde vengo

y las heridas que me dejó el amor.

Ahora no quiero aspavientos,

tan sólo una charla tranquila entre nos,

si quieres te cuento por qué te quiero

y si quieres cuento por qué no.

 

Vengo del aire

que te secaba a ti la piel, mi amor,

soy de la calle

donde te lo encontraste a él.

No me compares,

Bajé a la tierra en un pincel por ti,

imperdonable,

que yo no me parezco a él…

ni a nadie…

 

Que alguien me saque de tu piel, mi amor,

que nos desclaven

y que te borren de mi sien.

 

Que no me hables,

que alguien me saque de tu piel, mi amor,

que nos desclaven,

yo soy tu alma, tú eres mi aire.

 

Que nos separen, si es que pueden,

que nos separen, que lo intenten,

yo soy tu alma y tú mi suerte.

 

Que nos separen, si es que pueden,

que nos desclaven, que lo intenten.

Que nos separen, que lo intenten,

yo soy tu alma y tú mi suerte.

 

Mi marciana

Juro que es verte la cara y mi alma se enciende.

Sacas al sol las pestañas y el mundo florece.

Dejas caer, caminando, un pañuelo y mi mano

sin mí, lo recoge.

Tienes la risa más fresca de todas las fuentes.

 

Eres el timbre del nido de mis gorriones,

me hueles a hierba y me sabes a tinta y borrones.

Eres el rayo de mayo, mis letras, tus cremas, cantando en el coche.

Cuando juntamos las sillas, me siento tan torpe.

 

Tienes guardado abrazos que abarcan ciudades,

tienes y beso de arroz y leche en el valle.

Dices que vienes de Marte y vas

a regresar, vamos que te irás.

Pero es que a veces, tan sólo a veces,

lo que está siendo, es lo que parece.

A veces parece que te has marchado ya.

 

Mi hembra,

mi dama valiente se peina

la trenza como las sirenas

y rema en arena si quiere,

mi hembra.

Tus labios de menta te quedan

 

mejor que los míos y ruedan mejor tus

sonrisas si muerden.

Mi hembra…

 

Te acuerdas de cuando empezamos los amaneceres,

siento que la madrugada nos hizo más fuertes.

Luego la charla tranquila, entre gotas, las migas hicieron

su parte.

Luego se juntan las sillas, las voces se duermen.

 

Cierto las lágrimas caen, pero no tienen nombre,

creo que tu confusión te la quito en un baile,

en eso consiste la libertad.

En no renunciar a entregarte más.

Tú a mí me gustas tal como eres,

si a ti te pasa lo mismo y quieres,

nos vamos pa´ lante y llegamos hasta el final.

 

Mi hembra,

mi dama valiente se peina

la trenza como las sirenas

y rema en la arena si quiere

mi hembra.

Tus labios de menta te quedan

con los míos y ruedan

mejor tus sonrisas si muerden.

{
}
{
}

Deja tu comentario La música no se toca, Alejandro Sanz

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.