Avisar de contenido inadecuado

Monólogo de Hamlet

{
}

 TAGS:undefined

Sobre el texto:
a) Ubica el fragmento siguiente en el contexto de la obra. b) Explica brevemente los tópicos y temas que aparecen en este fragmento. c) Explica el lenguaje retórico del texto: encuentra figuras literarias y explica el tono utilizado en las aseveraciones o enunciaciones. d) Explica brevemente los principales tópicos y temas que aparecen en el fragmento. e) Analiza morfológicamente las palabras subrayadas en el texto: infortunio, aguantaría, desairado y desconocemos.
Analiza sintácticamente las siguiente oración: 1. ¡He aquí la reflexión que da la existencia tan larga al infortunio! 2. Pienso que con un sueño damos fin al pesar del corazón y a los miles conflictos que constituyen la herencia de la carne.


Entra Hamlet
Hamlet: ¡Ser o no ser: he aquí el problema! ¿Qué es más levantado para el espíritu: sufrir los golpes y dardos de la insultante Fortuna o tomar las armas contra el piélago de calamidades y, haciéndoles frente, acabar con ellas? ¡Morir%u2026, dormir, no más! ¡Y pensar que con un sueño damos fin al pesar del corazón y a los miles naturales conflictos que constituyen la herencia de la carne! ¡He aquí un término devotamente apetecible! ¡Morir%u2026, dormir! ¡Dormir%u2026! ¡Tal vez soñar! ¡Sí, ahí está el obstáculo! Porque es forzoso que nos detenga el considerar qué sueños nos pueden sobrevenir en aquel sueño de la muerte, cuando nos hallamos librado del torbellino de la vida. ¡He aquí la reflexión que da la existencia tan larga al infortunio! Porque, ¿quién aguantaría los ultrajes y desdenes del mundo, la injuria del opresor, la afrenta del soberbio, las congojas del amor desairado, las tardanzas de la justicia, las insolencias del poder y las vejaciones que el paciente mérito recibe del hombre indigno, cuando uno mismo podría procurar su reposo con un simple estilete? ¿Quién querría llevar tan duras cargas, gemir y sudar bajo el peso de una vida afanosa, si no fuera por el temor de un algo después de la muerte %u2013 esa ignorada región cuyos confines no vuelve a traspasar viajero alguno-, temor que confunde nuestra voluntad y nos impulsa a soportar aquellos males que nos afligen, antes de lanzarnos a otros que desconocemos? Así la conciencia hace de todos nosotros unos cobardes; y así el color nativo de la resolución se debilita con el pálido tinte del miramiento, y las empresas de mayores alientos e importancia, por esta consideración tuercen su curso y dejan de tener nombres de acción%u2026 Pero ¡silencio!... ¡La hermosa Ofelia! ¡Ninfa, acuérdate en tus plegarias de mis pecados!

 


Muchos han sido los hombres que, a lo largo de la historia, han aportado al teatro universal grandes creaciones dramáticas, pero ninguna tan gigantesca y famosa como el inglés William Shakespeare, que vivió desde 1564 hasta 1616, año también de la muerte de Cervantes, estos años pertenecen a la llamada <<época isabelina>>, correspondiente al reinado de Isabel de Inglaterra, hija de Enrique VIII. Es, por tanto, coetáneo de Cervantes, Lope de Vega, Quevedo y Góngora.


Hemos elegido la escena más conocida de la obra, la del monólogo de Hamlet, de forma que además podamos compararlo con otros fragmentos como el monólogo de Segismundo. Aunque Shakespeare nace y muere mucho antes que Calderón, se pueden establecer concomitancias.


Hamlet junto con Otelo, El rey Lear, etc. representa la cima de su producción dramática. Este es su argumento: el rey de Dinamarca ha muerto. Le sucede en el trono su hermano Claudio, que se casa con la mujer de aquel, la reina Gertrudis. Hamlet, príncipe de Dinamarca, hijo del anterior rey y sobrino del actual, habla con la <<sombra>> de su padre, que le revela que había sido asesinado por su hermano e insta a Hamlet a cumplir venganza. El príncipe, fingiéndose loco, prepara su plan de venganza. Con la llegada de unos cómicos, hace representar ante el rey y la reina una obra que es fiel reflejo del asesinato cometido. Después, al matar a Polonio, padre de su hermana Ofelia, el rey lo invita a Inglaterra con órdenes secretas de que lo degüellen. Esto no se cumplirá. Hamlet vuelve a Dinamarca y se encuentra con el entierro de Ofelia, que ha muerto ahogada. Entretanto, el rey y Laertes, hijo de Polonio, urden un plan para matar a Hamlet. Al final la tragedia es completa: mueren el rey, la reina, Laertes y Hamlet.


El monólogo pertenece a la escena primera del tercer acto- las obras de Shakespeare no tienen tres actos como las de nuestros dramaturgos del siglo XVII, sino cinco-. Es el momento en que el rey y Polonio se esconden para escuchar la conversación de Hamlet y Ofelia. Antes de aparecer ésta, nos encontramos con el famoso monólogo del príncipe.


Se trata además de un problema universal del hombre; en Calderón el problema era la libertad, en Shakespeare, la misma esencia de la existencia humana (<<Ser o no ser: he aquí el problema!>>. Hamlet duda si vivir o morir, si aguantar la vida o rebelarse contra ella. Para Segismundo la vida es sueño; para Hamlet también lo es la muerte, que es parte de la vida (<<¡Morir%u2026, dormir! ¡Dormir!... Tal vez soñar!>>. Asimismo, igual que <<La vida es sueño>>, esta obra refleja una visión negativa del mundo, la injuria del opresor, la afrenta del soberbio, las congojas del amor desairado, las tardanzas de la justicia, las insolencias del poder y las vejaciones%u2026>>) Pero, quizá, la verdadera idea central no radique en la duda del protagonista en vivir o morir, en su irresolución de cumplir o no su venganza, sino en la desidia, en la falta de acción. El mismo Hamlet lo dice al final del monólogo: << Así la conciencia hace de todos nosotros unos cobardes, y así el color nativo de la resolución se debilita con el pálido tinte del miramiento y las empresas de mayores alientos e importancia, por esta consideración tuercen su curso y dejan de tener nombre de acción%u2026


Al igual que Calderón, Shakespeare crea grandes personajes que, generalmente, son prototipos de pasión o carácter: Segismundo representa la lucha entre el destino y la libertad, Hamlet, la lucha entre la acción y la inacción. El léxico utilizado es culto, los periodos son largos, el ritmo lento, el tono exaltado y vehemente (abundan las oraciones interrogativas y exclamativas).


Los puntos coincidentes entre Segismundo y Hamlet son:
-El hombre es un ser en lucha, en combate interno consigo mismo.
-Hamlet y Segismundo son hombres solitarios, encerrados en sí mismos.
-La preocupación por la muerte.
-El carácter ilusorio de la realidad: ¿verdad o mentira%u2019 Correlación de términos: vivir- soñar, morir-dormir-soñar.
-Lenguaje lleno de contrastes y antítesis.

No obstante sería con Lope de Vega con quien Shakespeare presenta más concomitancias:
-Creadores de un teatro nacional.
-Ambos saben entrever el mundo dramático que mejor llegará a sus contemporáneos: teatro lleno de procacidades, bromas, declaraciones, venganzas, crímenes.
-El éxito popular.
-Los dos mezclan dos vertientes del teatro: culta y popular.
-Importancia del personaje popular: <<el gracioso>> en Lope; el <<clown>>, en Shakespeare.
-Dominio dramático sobre lo lírico.
-Coincidencia cronológica: Shakespeare (1564-1616), Lope (1562-1635).

{
}

Álbum de fotos de Monólogo de Hamlet

2 de 2

Ver fotos de Monólogo de Hamlet

{
}

Deja tu comentario Monólogo de Hamlet

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.