Avisar de contenido inadecuado

Mientras por competir con tu cabello

{
}

Mientras por competir con tu cabello

 

Mientras por competir con tu cabello

oro bruñido, al sol relumbra en vano;

mientras con menosprecio en medio el llano

mira tu blanca frente el lirio bello;

 

mientras a cada labio, por cogello,

siguen más ojos que al clavel temprano,

y mientras triunfa con desdén lozano

del luciente cristal tu gentil cuello.

 

goza cuello, cabello, labio, frente,

antes que lo que fue en tu edad dorada

oro, lilio, clavel, cristal luciente,

 

no solo en plata o viola troncada

se vuelva, más tú y ello juntamente

en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

 

 

 

Ilustre y hermosísima María,

mientras se dejan ver a cualquier hora

en tus mejillas la rosada aurora,

Febo en tus ojos y en frente el día,

 

y mientras con gentil descortesía

mueve el viento la hebra voladora

que la Arabia en sus venas atesora

y el rico Tajo en sus arenas cría;

 

antes que de la edad Febo eclipsado,

y el claro día vuelto en noche oscura,

huya la aurora del mortal nublado,

 

antes que lo que hoy en rubio tesoro

venza a la blanca nieve su blancura,

goza, goza el color, la luz, el oro.

 

El tema de los dos sonetos es el carpe diem, o sea, la exhortación a la dama para que disfrute los momentos de su juventud, antes de que el tiempo acabe con su belleza. En el primer soneto es más pesimista, en él se acentúa el sentimiento del devenir de la muerte: en tierra, en humo, en polvo, e),

 sombra, en nada.

En el segundo soneto descubrimos que el cabello de la dama es hebra voladora que tiene en si el tesoro de las venas de Arabia y de las arenas del Tajo, es evidente pues que es de oro, por lo que se deduce que el cabello es rubio.

El ideal de la mujer es prácticamente el renacentista: cabellos rubios, frente blanca, mejillas rosadas, ojos luminosos, labios rojos, cuello largo y esbelto, etc.

La primera composición es un soneto formado por dos cuartetos (ABBA   ABBA) y dos tercetos  (CDC, DCD).

El cabello compite con el oro que brilla al sol; la frente compite con el lirio; los labios con el clavel y el cuello con el cristal. Las partes del rostro de la dama son más bellas que los elementos de la naturaleza con los que los compara.

Se observa a su vez, que en ambos poemas se repite el adverbio mientras: la insistencia en el adverbio intensifica la belleza del presente de la joven. La presencia de la locución antes que produce un efecto brusco en el poema que anuncia el futuro en el que aguardan la vejez y la muerte.

Aparecen varias figuras retóricas, como metáforas: la edad dorada es la juventud, la plata vuelve a hacer referencia a las canas y la viola troncada, representa la belleza marchita.

Los dos cuartetos, centrados en la descripción de la belleza de la mujer, se construyen a partir del paralelismo mientras que, que introduce el elemento del tiempo. Por su parte, los tercetos lanzan la admonición, a partir de tres series de elementos relacionados. Dos de las series (cuello- cristal, cabello-oro, labio-clavel y frente-lilio), ya han aparecido desarrolladas en los cuartetos. La tercera serie, la que cierra el poema, es la que cierra el poema. Tierra, humo, polvo, sombra, nada.

En cuanto al II soneto nos encontramos con dos cuartetos regulares (ABBA) y dos tercetos con rima (CDEEDE). Se trata de una variante de la literatura clásica, aunque no sea la más común.

 

La rosada aurora es metáfora del color rosado de las mejillas; el dios Febo de la luz de los ojos. el día de la frente blanca, la hebra voladora es el cabello rubio. El tiempo eclipsará la luz de los ojos, la frente se ensombrecerá, las mejillas se nublaran y convertirá el cabello rubio en cabello blanco.

Se trata de una estructura similar. En los dos cuartetos el adverbio es el mismo (mientras) y el paso del tiempo se introduce con la locución antes que. La diferencia más notable es que la exhortación –realizada también con el mismo imperativo, goza- aparece en el primer soneto antes del sombrío futuro de la vejez y la muerte, mientras que en segundo se incluye en el verso que cierra el soneto. De ahí que la impresión sea distinta, el primer soneto es más pesimista.

Aparecen también epítetos: rosada aurora, claro día, noche oscura, blanca nieve. Son epítetos que ya habían aparecido en el Renacimiento y que intensifican la belleza de los elementos a los que acompañan.

{
}
{
}

Comentarios Mientras por competir con tu cabello

Deja tu comentario Mientras por competir con tu cabello

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.