Avisar de contenido inadecuado

Mejoremos nuestra capacidad narrativa: Romance del Conde Olinos

{
}

 

Conde Olinos por amores         es niño y bajó a la mar,

fue a dar agua a su caballo   /   la mañana de San Juan.

Desde las torres más altas       la reina le oyó cantar:

-Mira niña, cómo canta            la sirenita del mar.

-No es la sirenita, madre,      que esa tiene otro cantar:

Es la voz del conde Niño           que por mí llorando está.

-Si es la voz del conde Niño   /  yo le mandaré matar,

que para casar contigo               le falta sangre real.

-No lo mande matar, madre,  /  no lo mande usted matar,

que si lo manda a matar, madre,/   juntos nos han de enterrar.

Guardias mandaba la reina     /    al conde Niño buscar,

que le maten a lanzadas             y su cuerpo echen al mar.

Él murió a la media noche    /    y ella a los gallos cantar;

Ella, como hijo de reyes,           la entierran en el altar,

Y él, como hijo de condes,       tres pasitos más atrás.

De ella nació una rosa                y de él un tulipán;

la madre, llena de envidia,         ambos los mandó cortar.

De ella nació una paloma            de él un fuerte gavilán.

Juntos vuelan por el cielo,          juntos vuelan par a par.

Transforma este romance en un texto narrativo:

a) Recuerda que tiene aparecer claramente una introducción, el nudo y el desenlace.  Cuenta lo que sucede siguiendo un orden.

b) Introduce el espacio y el tiempo: Imagina dónde suceden los hechos. Por ejemplo, la conversación inicial puede suceder en la habitación de la princesa.  En cuanto al tiempo, recuerda que la mayoría de los cuentos tradicionales utilizan un tiempo indeterminado: Erase una vez, había una vez; hace muchos, muchísimos años.

c) Utiliza los tiempos verbales típicos de un texto narrativo: el pretérito perfecto simple. Y el imperfecto. El pretérito perfecto acentúa la 1ª y la tercera persona del singular, aunque hay excepciones (ocurrió, sucedió, vivió, aconteció, vio, fue). También aparece habitualmente el pretérito imperfecto. (Recuerda que si pertenece a la 1ª conjugación se escribe con b y se acentúa la primera persona del plural (cantábamos) y si pertenece a la 2ª y 3ª conjugación se acentúan todas las formas (había, habías, había, habíamos, habíais, habían)

Elige el narrador (punto de vista narrativo). En los cuentos tradicionales es habitual la presencia de un  narrador externo, en 3ª persona. Aunque también puedes utilizar la primera persona: imagina que es la princesa la que cuenta lo que sucede. Cuéntanos cómo se siente, la desesperación que dibuja su rostro, ante ese amor imposible. La princesa se muestra triste, desconsolada, afligida, entristecida, acongojada, melancólica, angustiada, acongojada, deprimida.

No te olvides de los personajes. Describe brevemente a la princesa o al conde Olinos.

Finalmente recuerda la importancia de utilizar los conectores (expresiones que sirven para relacionar las ideas: en este caso, lo que se está narrando, los acontecimientos que se están produciendo. a) Conectores para indicar espacio: aquí, ahí, más allá, fuera, en medio, a ambos lados, enfrente, junto a, cerca, lejos. b) Conectores para indicar tiempo: cuando, antes, ahora, después, al mismo tiempo, más tarde, mientras tanto, simultáneamente, luego, durante C) Conectores para ordenar las ideas: primeramente, en primer lugar, por una parte, por otra, seguidamente, a continuación. D)  Conectores para concluir: finalmente, para acabar, por último, en definitiva.

{
}
{
}

Comentarios Mejoremos nuestra capacidad narrativa: Romance del Conde Olinos

Hola, me ha gustado mucho tu actividad y, aprovechando que hace poco que hemos visto los romances, tal vez la utilice para repasar los elementos de la narración. Gracias por compartirla.
Un saludo. José Mari
José Mari José Mari 05/04/2011 a las 23:24

Deja tu comentario Mejoremos nuestra capacidad narrativa: Romance del Conde Olinos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.