Avisar de contenido inadecuado

Una mascota un tanto extraña

{
}

Una mascota un tanto extraña


Era una mañana como otra cualquiera cuando mi perro se me acercó, se sentó junto a mí y me miró fijamente. No le di importancia ya que hacia eso siempre que quería que le diera comida. No obstante, su forma de mirarme hizo que me sintiese extraña y se lo dije a mi madre. Antes de salir hacia el instituto me bajo la tensión, lógicamente mi madre me dijo que me acostara y que por hoy podía faltar al instituto.


Me acosté, me dormí y al despertarme ahí estaba él, mi perro mirándome. Se pasó así un buen rato, hasta que tuve que echarlo porque me hacía sentir incómoda. Pasé el día entero en casa. Al llegar la noche me desperté, creo que eran las 4:00. Había tenido pesadillas toda la noche hasta el punto de que me daba miedo cerrar los ojos. Entonces apareció mi perro y se puso a hablar. No podía creer lo que veía, tenía los ojos como platos, pensé que estaba durmiendo pera le sensación era demasiado realista.

El me dijo:
-Hola, sé que habrás notado que últimamente te observo mucho; bien, pues no es por otra cosa que porque durante la noche entró un extraterrestre y algo te hizo, pero cuando llegué ya se había ido.
–Entonces, desconcertada le dije:
-¿Cómo que un extraterrestre? Esto no puede ser. ¿Qué? ¿Es una broma?
–No- dijo él, mirándome fijamente y añadió: -Puede ser que te hayan inyectado algo para convertirte en extraterrestre, pero si así fuera ya lo serías; sin embargo, lo investigaré.

El perro se fue y yo me quedé pensando en si aquello había sido real o simplemente un sueño. Pasados unos días, el perro volvió a hablar conmigo. Entonces confirmé que no había sido un sueño. Me dijo que sí, que me habían puesto una inyección y que, por lo tanto, yo era la elegida ya que no me había convertido. Lo que yo podía hacer era convertir a los extraterrestres en humanos, pero decidí mantenerlo en secreto por si los científicos querían experimentar conmigo.

Desde ese día mi perro no volvió a hablarme, pero cada vez que me despierto a media noche me da la sensación de que alguien o algo ha estado conmigo en esa habitación.
Por eso le pido a mi perro que se quede durmiendo conmigo ya que, a pesar de que no me hable, sí que me entiende.

Ariana, 1º C

{
}
{
}

Deja tu comentario Una mascota un tanto extraña

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.