Avisar de contenido inadecuado

Maratón de literatura medieval: Respuesta a las preguntas más frecuentes.

{
}

 

Una de las manifestaciones más importantes de la poesía folklórica son los romances pero sabías explicar sus características más importantes.  

Definición y procedencia: Los romances son poemas narrativos puesto que siempre cuentan una historia; por lo tanto sus elementos esenciales son los propios de todo relato: narrador, personajes, acción, espacio y tiempo.

Suele decirse que muchos romances derivan de los largos Cantares de Gesta. Con el paso del tiempo algunos fragmentos de los poemas épicos se grabaron en la memoria y se cantaban como piezas aisladas del Cantar en los espectáculos juglarescos. Estos fragmentos gustaron tanto al público, que pronto se constituyeron un tipo de poemas que mantenían ciertas características con los cantares épicos.  De todas formas, existen quienes defienden que los romances son incluso anteriores a los cantares de gesta, basándose en el hecho de que los más antiguos no son los de carácter épico, sino los de carácter lírico.

Recordamos que los Cantares de Gesta estaban formados por series de versos monorrimos de unas 16 sílabas con una cesura en el centro que dividía el verso en dos partes, permitiendo que el juglar hiciera una pausa en el centro. Pero es probable que se confundiese ese descanso de la cesura con la pausa final de cada verso. Así el verso del romance quedó establecido en 8 sílabas y la rima, asonante, ocupó los versos pares, dejando libres, los impares.

Se distinguen dos tipos de Romancero:

 

El Romancero viejo, formado por un conjunto de romances compuestos entre los siglos XIV y XV y recogidos a partir de las primeras colecciones impresas en el siglo XVI.  Los que, a imitación de ellos, fueron escritos por poetas cultos después de la segunda mitad del XVI, se conocen como Romancero nuevo.

Características:

-Rasgos orales, puesto que era un género de transmisión oral, que normalmente se recitaba. Se caracterizan por el uso de paralelismos, las repeticiones, la ausencia de metáforas (hecho que los diferencia de los nuevos, por ejemplo, los de Góngora), la emotividad, la sencillez, el estilo ágil y vivaz, etc.

-Mezcla de narración y diálogo. Frecuentemente el romance comienza in media res, o sea, en mitad de la acción. Así encontramos los romances- escena, en los que tan sólo se evoca un pasaje, de forma que el receptor debe recomponer el resto de la historia. Frente a ellos hallamos los romances- cuento que narran toda la historia dividida en el ya clásico: introducción, nudo y desenlace.

-Fragmentarismo narrativo: el romance se centra en un momento determinado de la acción y se interrumpe antes del desenlace.

-El uso de arcaísmos: Muchos romances viejos tienen un léxico que ya era arcaizante cuando fueron recopilados en los Cancioneros. Así, por ejemplo, se conserva la f inicial (fijo por hijo), se mantiene el pronombre vos (¿de qué vos reis?) o se usan formas verbales arcaicas, etc.

-Repetición de fórmulas expresivas, sobre todos las que se utilizan para llamar la atención del lector  bien oiréis lo que decía.

-Sintaxis sencilla, directa con frecuente yuxtaposición, uso de interjecciones y exclamaciones.

-Carácter indicial: En el romance es tan importante lo que se dice explícitamente, como lo que se da a entender con alusiones, indicios o sobreentendidos.

Clasificación:

Romances históricos o nacionales: Estos  agrupan diversos ciclos que narran hechos y noticias heroicas. Es frecuente que estén llenos de mitos, fábulas o leyendas que no pueden tomarse como documentos históricos.

  • a) Ciclo del rey don Rodrigo: trata de la pérdida de España a mano de los moros y el final del último rey godo. Suelen explicar la caída del reino visigodo por el pecado cometido en la violación de la Cava, hija del conde don Julián, por el rey don Rodrigo.
  • b) Ciclo de Bernardo el Carpio: héroe que se enfrentó a Carlomagno en Roncesvalles y que se rebela también contra Alfonso II. Bernardo es el hijo bastardo de su hija Jimena. Estos romances cuentan la derrota que este héroe leonés infringe al ejército francés de Carlomagno, aunque mezcla mucha fábula en los acontecimientos históricos.
  • c) Ciclo de Fernán González y su lucha por la independencia de Castilla.
  • d) Ciclo de los infantes de Lara y la traición que se comete contra ellos. Son decapitados por Almanzor y el bastardo Mudarra, su hermanastro, se encarga de vengarlos.
  • e) Ciclo del Cid Campeador: En él encontramos noticias sobre su mocedad y se nos presenta a un héroe arrogante, que interviene en el cerco de Zamora. La jura de Santa Gadea, da también origen a una serie de romances, con este motivo como eje central.

Fronterizos: compuestos durante la Reconquista. Tratan las frecuentes escaramuzas entre cristianos y moros en la frontera.

Legendarios: tratan temas del folclore europeo, incidiendo en el tema carolingio

 ( Roncesvalles, Sueño de doña Alda, Gerineldo y sus amores con la hija de Carlomagno) y la materia de Bretaña ( Arturo y los caballeros de la Tabla Redonda, Lanzarote y sus amores con Ginebra, Tristán e Isolda), etc.

Moriscos: muchos romances viejos pintan al moro perdedor como un caballero noble, enfatizando sus cualidades. Los más bellos hablan del cerco de Baeza, de la pérdida de Alhama. En el de Abenámar, Juan II, el rey castellano, pide desposarse con Granada.

 Novelescos: aunque el contenido entronca con el carácter histórico o legendario, en ellos destaca más el tratamiento lírico e imaginativo.

Líricos: incorporan la temática amorosa. Aparece el amor fiel o desgraciado, la esposa desgraciada o adúltera, la mujer seductora o seducida, etc.

Bíblicos y clásicos: presentan el sacrificio de Isaac, a David llorando la muerte de Absalón, el Juicio de Paris, la muerte de Alejandro, el incendio de Roma, etc.

¿Qué características más sobresalientes tiene la novela sentimental? Cita algunas de las obras más representativas de este género.

Descripción de emociones y análisis de los sentimientos de una pareja de enamorados donde el amor aparece idealizado. La obra recrea los sentimientos de personajes cortesanos y refinados en su marco con un lenguaje culto muy elaborado de  influencia italiana.  La novela se centra pues más en los estados de ánimo que en las acciones de los personajes.  El narrador aparece en primera persona como testigo o actante de los hechos narrados y es habitual que aparezca el intercambio epistolar entre los amantes que se encuentran separados. También es frecuente el desenlace trágico, la muerte de uno de los personajes centrales.

Obras: Siervo libre de amor, Juan Rodríguez del Padrón.

Cárcel de amor, Diego de San Pedro.

¿Qué género novelístico se inicia en el siglo XV y es el más leído del XVI?

La novela de caballerías.

El precedente de estos libros son las novelas en verso de origen francés (el roman courtois) organizadas por los caballeros del Santo Grial ( Perceval, Merlín) o por el rey Arturo y los caballeros de la Tabla redonda.

En estas novelas, un caballero andante, que es presentado como modelo de heroísmo y fidelidad amorosa, se enfrenta a toda suerte de aventuras y personajes fantásticos, a los que vence. Los ideales que lo mueven a actuar son siempre los mismos:  la defensa de los débiles, el amor a la dama y el gusto por la aventura.

El más famoso de los libros de caballerías- de gran éxito a finales del XV y en el XVI- es Amadís de Gaula, cuya primera edición aparece en 1508. El libro fue preparado por Garci Rodríguez de Montalvo, quien afirma en el prólogo que ha corregido los tres primeros libros y ha añadido el cuarto y el quinto, al que titula Las sergas de Esplandián. Se sospecha que existe un libro primitivo de mediados del XIV, anterior al de Montalvo.

El libro narra las hazañas de Amadís, que se enfrenta a todo tipo de caballeros, gigantes y encantadores por el amor de Oriana. Finalmente  vence al emperador y se retira con Oriana a la Ínsula Firme.

¿Cuáles son los principales autores y obras del teatro medieval?

La primera obra de la que tenemos testimonio escrito es el Auto de los Reyes Magos, que pertenece a la tradición europea del teatro de la Epifanía (de los Reyes). Se trata de un auto muy breve (147 versos), que muchos consideran incompleto y que formaría parte del contexto tradicional de la adoración y ofrenda de los Reyes Magos. También hay quienes creen que el texto está completo al presentar como desenlace la disputa entre los dos rabinos que expresaría el conflicto entre Iglesia y Sinagoga, resuelto mediante la concordia.

El auto consta de unos monólogos  donde los  Reyes  se preguntan por el sentido de la nueva estrella que ha aparecido y, después, ante la incertidumbre deciden visitar a Herodes.  Herodes manda venir a los sabios a los que pregunta acerca de la verdad, aunque estos no puedan responderle, puesto que no la saben.

Por lo tanto las primeras representaciones de teatro son de carácter religioso: representación de los episodios más importantes de la vida de Jesucristo, especialmente su nacimiento y muerte, en las Navidad y Viernes Santos.

El primer autor de piezas dramáticas es Gómez Manrique, autor de la Representación del Nacimiento de nuestro Señor, obra que consiste en una sucesión de cuadros, monólogos y diálogos entre Josepe, María y el ángel. Josepe manifiesta su perplejidad ante el embarazo de María.

A finales del siglo, aparecen las obras del que se considera como padre del teatro castellano, Juan del Encina. Con un estilo primitivo, el autor presenta una sencilla acción escénica estructurada. Sus quince piezas dramáticas pueden dividirse en dos grupos: las de tema religioso o popular, que continúan la tradición medieval y las de tema amoroso y festivo, reflejo de las costumbres de su época. Se traza de piezas cortas, de un solo acto, escritas en verso y que se representaban en el interior de los palacios.

Dentro del teatro religioso cabría recordar también  el carácter teatral de la festividad del Corpus Christi que lleva a la calle el mensaje religioso con la finalidad de hacerlo accesible al pueblo. Toda la ciudad se transforma por las procesiones y los escenarios. En él participan activamente los gremios artesanales, las comunidades religiosas, el pueblo llano, etc.

Por supuesto, que la obra más importante que sirve de cierre a la Edad Media es La Celestina, escrita por Fernando de Rojas.

¿Cuál es el género literario de La Celestina?

 La Celestina ha sido una obra de difícil  clasificación, hasta el extremo de dudarse que fuese una obra teatral durante mucho tiempo. Era difícil llevarla a escena por la multiplicidad de lugares en los que transcurre la acción, excesivamente lenta y extensa; además su patente obscenidad, hizo que  se considerase irrepresentable, defendiendo su inclusión como novela dialogada. Algunos críticos la han situado en la tradición de la comedia humanística creada por Petrarca en el siglo XIV. Hoy en la actualidad casi nadie discute su carácter dramático (aunque, en un principio, no fuese escrita para la representación teatral), puesto que lo fundamental en ella es el diálogo. En un principio se  la llamó Comedia de Calisto y Melibea; después, el autor transformó la obra y la tituló Tragicomedia de Calisto y Melibea.

 

Resume  La Celestina.

Calisto, joven noble y rico se encapricha de Melibea, tras un encuentro causal. Rechazado por esta, decide recurrir a los servicios de una alcahueta, Celestina, famosa por sus artes de casamentera. Celestina visita a Melibea y consigue vencer su resistencia, por lo que el joven, agradecido le entrega a Celestina una cadena de oro;  pero los criados de éste, le piden parte de las ganancias ya que ellos la han ayudado. Celestina se niega a sus peticiones y ellos la matan. Ante este salvajismo la justicia decide poner cartas en el asunto sentenciándolos a muerte. Después la acción se precipita: Calisto cae y muere al bajar la escalera que separa la tapia de Melibea de la calle.  Su pretensión es acudir en ayuda de sus criados que se han enzarzado en una pelea, pero tropieza y muere de forma ridícula. Melibea, desesperada, se suicida arrojándose desde la torre pero antes le confiesa todo lo sucedido a su padre Pleberio, que nada puede hacer para evitarlo.

Cita los personajes más importantes de La Celestina y describe su conducta.  

Calisto: es un personaje ridículo, dominado por la pasión amorosa. El autor lo retrata como un personaje inseguro y egoísta, hasta el extremo de considerarlo un contrapunto del Leriano de Cárcel de amor. De hecho podría pedirle a la joven la mano, pero no lo hace porque sólo pretende gozarla, en ningún momento se dice que quiera casarse de ella.

Melibea: es un personaje mucho más apasionado y decidido. Su amor es auténtico, incluso es probable que estuviera enamorada de Calisto y lo rechace por su impetuosidad. Es un personaje redondo, que actúa en consonancia y decide suicidarse al no soportar la muerte de su amante.

Celestina: especie de hechicera, oficio que ella considera digno y honrado. Astuta y hábil para halagar y engañar. Su único objetivo es sacar provecho personal de cualquier situación. Intermediara en los amores de Calisto y Melibea, se ha convertido en símbolo de la alcahueta, cuyo precedente literario es la Trotaconventos del Libro de Buen Amor. Todos los personajes son manejados por ella con absoluta facilidad, porque es la única segura de sí misma, la única orgullosa de su trabajo en un mundo de débiles e insatisfechos. Es falsa, avarienta y cruel, aunque la mueve la codicia y eso provoca su muerte.

Otros personajes:

Los criados: Pármeno y Sempronio, Alicia y Areusa, las "pupilas" de Celestina. Sólo les mueve los intereses económicos. La ausencia de relación afectiva les hace ser falsos y desleales con su amo, preludiando el Renacimiento. Por primera vez en una obra dramática en romance, los desheredados adquieren tanta importancia como los personajes nobles.

Los padres de Melibea: Pleberio y Alisa.

Alisa se presenta como una madre inconsciente al abrir su casa a quien no traerá más que desastres e infortunios. Ignora el estado de ánimo de su hija a quien imagina doncella e inocente.

Pleberio es el estandarte que cierra la obra con su llanto final, manifestando  su  rencor,  el escepticismo y agnosticismo, lo abaten. El llanto que cierra la obra, es un reflejo fehaciente del espíritu amargo y desengañado de muchos personajes ( sobre todo de los conversos) en las postrimerías del siglo XV. Su pesimismo, se acerca al nihilismo. El padre nos descubre todo su dolor. Sus aspiraciones sucesorias, las esperanzas depositadas en su única hija se han desvanecido de golpe.  

La celestina se ha considerado una obra a medio camino entre la Edad Media y el Renacimiento. Podrías concretar los rasgos renacentistas  que se preludian en la obra y los medievales, que la hacen hija de su tiempo:  

El gozo de vivir, el deseo de apurar el tiempo para disfrutar de los placeres. El "carpe diem", la invitación a vivir la juventud y el amor antes de que llegue la vejez inevitable, y el deseo de gozar antes que de que se  marchite la belleza, "colligo virgo rosas". No olvidemos que la obra imita el modelo de las comedias humanísticas italianas y que Italia estaba en pleno Renacimiento en el siglo XV.

Rasgos medievales: la intención moralizante del autor al hacer que la muerte sea el castigo del pecado. El llanto final de Pleberio, su meditación sobre el loco amor que pierde a los jóvenes y el peligro que supone los engaños de terceras, pone un desconsolado broche final a la obra.

Rojas era hijo y yerno de judíos conversos, hecho que pudo influir en su visión pesimista y desengañada, sin embargo se ha discutido mucho sobre el sentido de la obra. ¿A qué conclusiones ha llegado la crítica?

En apariencia la obra es una reprobatio amoris, ya que el autor pretende advertir contra los desastres a los que conduce un loco amor encauzado por alcahuetas y criados que únicamente buscan su pro, su beneficio, sin importarles el bienestar de los enamorados. La lujuria, la ridícula divinización de la dama, la búsqueda del placer sin paliativos, los conducen a la muerte. Hay pues una crítica férrea contra ese loco amor, contra el código vigente del amor cortés, pero también contra cualquier deseo lujurioso que se disfrace de amor y en el que todos pueden caer. Ningún estamento o personaje queda en la obra libre de sospecha.

Rojas afirma haber encontrado un primer acto y ante el gusto que le ha producido su lectura, decide continuarlo;  nos deja un tapiz doloroso, un aguafuerte veraz y lleno de dramatismo de los jóvenes y del resto de personajes con los que conviven.  En ese aguafuerte social, probablemente exista un resentimiento de clase, motivado por la frustración continúa a la que deben someterse los de su clase. Desde esta perspectiva podríamos rizar el rizo si nos fijamos como los jóvenes y los personajes que presumen de "clara sangre" incumplen en todos y cada uno de los mandamientos cristianos: matan, mienten, roban, no guardan castidad, etc.

Por supuesto que la crítica no se centraliza únicamente en la religión, sino que abarca también otros aspectos como la vileza de Calisto. En el mundo de Celestina todos los personajes muestran su egoísmo o son víctimas de sus pasiones, independientemente de su clase social.

Con ello desmitifica el tópico sobre la supuesta moralidad innata de las clases privilegiadas. Criados y señores se muestran iguales, sus pasiones, sus obsesiones u  frustraciones  son idénticas.

 

 

Otras obras importantes dentro de la literatura  medieval española.

Colecciones de Cuentos:

Calila e Dimna: Colección de cuentos, destinado sobre todo al adoctrinamiento de príncipes. En el libro encontramos los tres sistemas de inserción de cuentos: la estructura dialogada, la narración enmarcada y la inserción de cuentos dentro de otros, mediante el recurso de "caja china", técnica de las colecciones árabes más conocidas, como Las mil y una noches. Dimna, en el primer capítulo, se gana la confianza del rey León y logra enemistarlo con su mejor amigo, el buey Sendebar.  Calila convence al rey de su injusto comportamiento, y será Dimna quien sufrirá el castigo. El libro está aderezado con cuentos, sentencias y comparaciones, fábulas, etc. 

Sendebar, o Libro de los engaños o ensañamientos de las mujeres: El hijo del rey es condenado a muerte por su padre por la falsa acusación de una concubina real. Siete consejeros intervienen con dos cuentos cada uno, incluso la propia mujer o el acusado intervienen. En total se intercalan 23 relatos. Dos temas recorren el texto: la educación del príncipe que debe seguir una conducta prudente, y la advertencia misógina contra la maldad de todas las mujeres, todo ello aderezado con cuentos maravillosos o fábulas esópicas.

Libros de viajes

La gran conquista de Ultramar: especie de epopeya novelada de las Cruzadas. En ella encontramos algunas de las narraciones más famosas, como la de Mainete, relato legendario sobre la juventud de Carlomagno; la de los siete gemelos, de posible relación con los siete infantes de Lara y, la de El Caballero del Cisne.

Embajada a Tamorlan: inaugura los libros de viajes en la literatura española. Crónica del viaje que hicieron los enviados del rey Enrique III al encuentro del emperador asiático. Se transcribe con gran minuciosidad lo que ven y escuchan, añadiendo algunas noticias sobre el gobierno de Tarmorlán y las instituciones de que se sirve. El libro describe los increíbles mercados - como el de Samarkanda- donde comerciantes turcos, árabes, rusos, tártaros o cristianos comercian con todo tipo de especias.

Libros de Crónicas

Victorial o Crónica de don Pero Niño:   A partir de los grandes caballeros bíblicos, franceses y castellanos, se narra la historia de Pero Niño, caballero modelo que vive en España y lucha contra árabes e ingleses.

Claros varones de Castilla: retrato de 24 personajes de la época de Enrique IV que recoge su personalidad. El autor se recrea con todo lujo de detalles en los rasgos psicológicos y la ideología de estos testigos ilustres de su tiempo.

Crónicas de diversos reinados: sobre los acontecimientos históricos que se producen en cada reino: Crónicas de Pedro I, Enrique II, Juan I, Crónica de los Reyes Católicos.

Otros libros del Mester de Clerecía:

Libro de Apolonio. Cuenta la leyenda de Apolonio de Tiro, siguiendo el modelo de la novela bizantina. El poema tiene un carácter moralizador, al mostrar la recompensa de la virtud y confianza en Dios.

Libro de Alexandre:

Pretende mostrarnos al perfecto caballero medieval, síntesis de hombre de letras y de armas. El personaje es un auténtico espejo de príncipes, un modelo a seguir para los nobles y la realeza medieval. Su pecado de soberbia, su ambición desmedida es la causa de su muerte, lo que lo transforma en un ídolo caído.

El libro nos cuenta las vicisitudes de su vida:

  • a) Su nacimiento, infancia y educación.
  • b) Su coronación y gestas gloriosas.
  • c) Las circunstancias de su muerte.

 

{
}
{
}

Comentarios Maratón de literatura medieval: Respuesta a las preguntas más frecuentes.

Digo, me encanta la última foto de Alexander... este Alex me gusta un montónnnnnnnnnnn!!! Aghata, colega querida... me gustaría recibir una opinión tuya de un espacio en el que me dedico a temitas educativos, pero sólo si tienes ganas y tiempito (y te ruego seas dura conmigo, de veras... por favor!).

Querida dolphi, qué alegría verte por aquí. Te mando un beso muy fuerte.

Querida Mari, tu espacio es muy bueno y didáctico. Me parece excelente cómo acercas los temas a los chicos y cómo te ofreces para ayudarles. Te felicito.

Deja tu comentario Maratón de literatura medieval: Respuesta a las preguntas más frecuentes.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.