Avisar de contenido inadecuado

Un ligón en apuros: Los ladrones somos gente honrada.

 TAGS:undefined

Un ligón en apuros, 

 

DANIEL. —Buenos noches… (Larga pausa. DANIEL intenta entablar conversación). Precioso cielo, ¿eh? (HERMINIA ni contesta, ni siquiera mira a DANIEL. Él vuelve a la carga). Precioso cielo y preciosa luna, aunque demasiado pálida. Alguien ha dicho que la luna está tan pálida porque hace exclusivamente vida de noche. No deja de tener gracia, ¿verdad? (HERMINIA le mira un solo instante, distraídamente, como si fuera un mueble, y no contesta. Nueva pausa. Y como HERMINIA mira hacia abajo, donde se supone que está el estanque, DANIEL mira también hacia abajo, y toma el estanque de tema para un nuevo intento). ¡Qué fuerza misteriosa la de la luz de la luna cuando se refleja en el estanque […] (DANIEL, ante el mutismo de HERMINIA, echa miradas impacientes a su reloj. Lanzándose de nuevo). Y, al fin y al cabo, ¿para qué hablar? Tiene usted razón. El silencio es lo más elocuente que existe. Solo cuando callamos lo decimos todo…
HERMINIA. —Entonces, ¿por qué no se calla usted?
DANIEL. —(Dejando escapar un suspiro de alegría por haber logrado, al fin, hacerla hablar). Porque yo no tengo nada que decir.
HERMINIA. — ¿Y si tuviera usted algo que decir se callaría?
DANIEL. — Sí.
HERMINIA. — Pues es una pena que no tenga usted nada que decir.
Enrique Jardiel Poncela, Los ladrones somos gente honrada, Espasa- Calpe.

Deja tu comentario Un ligón en apuros: Los ladrones somos gente honrada.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.