Avisar de contenido inadecuado

Libro de texto. Lengua Castellana. Tema II

{
}

Libro de texto. Lengua Castellana. Tema II

ValenciaFotógrafodeboda-http://www.jfrechina.com/ Página web dedicada a la fotografia de bodas y otros eventos sociales. 

Morfología


El sustantivo.


El sustantivo es una palabra mágica. Gracias a ella podemos nombrar los objetos (cacerola), sentimientos (alegría), a las personas que nos rodean (David, Ana). Se trata pues de una palabra variable con la que nombramos seres vivos, objetos, lugares, sentimientos o ideas.
Supongo que a estas alturas ya sabrás que los sustantivos tienen género y número.

En cuanto al género, éste puede ser masculino o femenino: amigo/amiga. En estos casos se trata de un simple cambio de vocal que depende de que la palabra sea masculino (o) o femenino (a). Sin embargo, el género no está necesariamente ligado al sexo, porque las cosas no tienen sexo y aparecen habitualmente con el determinante masculino o femenino: unos cajones, la pared. En otros casos tienen la misma forma y para diferenciarlos añadimos el determinante: el testigo/ la testigo, este pianista / esta pianista. Hay palabras que presentan diferentes terminaciones (príncipe, princesa; actor, actriz); otras que tienen una forma diferente para masculino o femenino (caballo/ yegua, toro/vaca), las que se caracterizan porque añadimos macho o hembra (jirafa macho, jirafa hembra, cuervo macho, cuervo hembra) y finalmente las que cambian de significado según el sustantivo sea masculino o femenino: el cesto/ la cesta; el manzano, la manzana.

El número: El sustantivo puede expresarse en singular (cuando se refiere a un solo ser u objeto) o en plural (cuando se refiere a dos o más seres u objetos).
El plural se forma generalmente añadiendo s o es: café, cafés; libro, libros; tractor, tractores; álbum, álbumes. A veces no cambian, porque la palabra es invariable: el lunes, los lunes. Recuerda también que hay sustantivos que sólo tienen singular (la tez, la sed) y otros, que aparecen siempre en plural: víveres, honorarios, nupcias, cosquillas, alicates.

En cuanto al significado diferenciamos:
a)1. Comunes /Propios. Comunes: nombran a seres u objetos sin diferenciarlos de otros de su misma especie. Se escriben con minúscula: mesa. Propios: nombran a seres u objetos únicos (de forma individual). Se escriben con mayúscula inicial. Así diferenciamos los antropónimos (nombres de persona), como Luis, de los topónimos, nombres de lugares, ríos, montañas, etc., como Duero, París.
b): Concretos/ abstractos. Concretos: nombran seres u objetos materiales que podemos percibir por los sentidos: vista, oído, gusto, tacto y olfato. Ejemplos: gato, música arroz. Abstractos: nombran ideas o sentimientos que percibimos por la mente (simpatía, sinceridad). Estas palabras varían según la persona.
c) Contables/ no contables: Contables (lápiz)/ no contables (vino, pan) Se contabilizan si aparecen en piezas o embotellados: arena, aceite, pan, vino.
d)Individuales/ colectivos: Individuales: nombran un solo ser u objeto: abeja, estrella, individuo. Colectivos: nombran un conjunto: muchedumbre, enjambre, constelación.

Actividades ¡El más rápido!


Encuentra las palabras de la lista que son sustantivos: Gente, labio, poco, oro, médico, elefante, atento, ayer, felicidad, zapatos, poco, Himalaya, ordenador, educación, muchacha, oro, cantar, Marte, bailar, dentadura, tristeza, varios, guapo, manada.


Escribe en dos columnas las siguientes palabras, según sean sustantivos o no, e indica si designan personas, animales, objetos o ideas: armario, blanco, coche, elefante, justicia, chico, manzana, Volga, por, reír, también, tranquilidad, París,

Indica si las siguientes palabras son masculinas (M) o femeninas (F): Bambú ( ), pared ( ), bisturí ( ), nave ( ), zar ( ), actriz ( ), héroe ( ) , alcaldesa ( ), enigma ( ), concejal ( ), emperatriz ( ), alma ( ), mano ( ), esquí ( ).


De la siguiente lista de sustantivos separa en dos columnas los que son sustantivos comunes de los propios. A continuación di si se trata de antropónimos o topónimos: Pedro, lápiz, cigarrillo, aula, portero, Carmen, Aurora, Duero, Valencia, río, Luis, África, escritor, espada.


Escribe un nombre propio relacionado con cada uno de los siguientes nombres comunes, y anota si son antropónimos o topónimos: Colegio, ciudad, país, cantante, montaña, coche, poeta, escritor, héroe de cómic, restaurante, cantante, actriz de cine.

Indica si son masculinos o femeninos los siguientes sustantivos. Escoge 5 de ellos y escribe un pequeño cuento donde aparezcan los seleccionados: Drama, aula, fiscal, leyenda, alambre, violín, barniz, canción, cartón, codorniz, arpón, canción, alcohol, estómago, delfín, vejestorio, animal, perfume, botella.


Escribe el femenino de los siguientes sustantivos masculinos: alcalde, mosca, padrino, yerno, rey, mosca, guía, gallo, emperador, duque, escorpión, gallo, el reo.


¿Qué diferencia de significado existe en cada una de las siguientes parejas de sustantivos? Cesto/cesta; velo/ vela; el velo/ la vela; el fruto/ la fruta; el corte/ la corte; el cometa/ la cometa; el frente/ la frente.


Pon el plural de los siguientes sustantivos si se puede: Ventana, tijeras, cazador, zumo, limón, personaje, maquinaria, jardinero, bombilla, volcán, gigante, nervio, martillo, samurái, tobillo, periódico, ordenador, diálogo.


Clasifica los sustantivos siguientes en comunes / propios, concretos/ abstractos, contables / no contables, individuales / colectivos: isla, petróleo, bondad, camada, ternura, zapatilla, Valencia, Ana, madera, amargura. Ej.: Isla: sustantivo común, concreto, contable, individual.


Separa en dos columnas los sustantivos contables de los que no lo son: sal, jarrón, cristal, balón, diente, goma, timbre, teclado, pan, petróleo.


Clasifica los siguientes nombres en concretos o abstractos: Timidez, guardia, jueves, reunión, amistad, esperanza, camisa, simpatía, bondad, delgadez, azúcar, maldad, médico, envidia, ciervo, cenicero, píldora.


Diferencia los nombres colectivos de los individuales: Enjambre, rebaño, animal, arboleda, persona, gente, piara, gentío, delta, tropa, archipiélago, manada, coro, flor, asamblea, persiana, dentadura, ciprés.


Escribe 3 ejemplos de cada: 3 sustantivos abstractos, 3 topónimos, 3 sustantivos concretos que sean contables, 3 sustantivos colectivos, 3 sustantivos individuales y 3 sustantivos no contables.


Busca cinco sustantivos al azar, abriendo cinco páginas del diccionario y escribe un breve poema en el que aparezcan los cinco.


Escoge una de estas líneas de sustantivos y escribe un cuento: a) Sombrero, abuelo, elefante, arroz. b) Caricia, cobra, puente, vecina. c) escalera, discoteca, policía, camión, novia, collar.


El faro del fin del mundo
Subraya todos los sustantivos que se relacionen directamente con el campo semántico de la navegación. Busca el significado de las palabras que desconozcas.


Había llegado el gran momento. Tenían que sacrificarse, aunque las fuerzas flaqueasen. Estaban allí por fin, en el corazón de un barco que durante tantas noches les había quitado el sueño y que les auguraba la libertad, aunque en esos momentos no pudiesen moverlo, porque estaba varado.
El murmullo de palabras procaces quemaba el aire, mientras ellos movían el cabrestante, rezando para que el áncora no se rompiese o se desprendiese. Si ocurriese cualquier contratiempo tendrían que esperar la marea de la tarde para tirar otra vez el ancla y añadir la segunda. Pero, ¿alguien sabía lo que les depararía el destino o si el tiempo sería halagüeño?
Mientras pensaban eso, algunas nubes cargadas salieron por el noroeste. Sabían que si seguían en la misma posición, la goleta no peligraría, porque el banco de arena estaba protegido por los altos acantilados del litoral, pero ¿y si había mar gruesa? Era probable que el oleaje terminase lo que habían hecho la noche anterior al encallar la goleta.
Por otra parte, los vientos del noroeste no favorecerían la navegación. Tal vez la nave se viese obligada a ir de bolina durante varios días, lo que los retrasaría. Comprendían que se encontraban en el momento de máxima tensión de la marea, aunque luego bajaría. Era evidente que el banco de arena había sido cubierto por las aguas, ya que sólo se divisiva la punta de algunos arrecifes, ni siquiera se veía el cénit del cabo San Bartolomé; era evidente pues que la arena, después de haberse mojado, había vuelto a secarse.
El mar se retiraba, como si encogiese, no tardarían en aparecer las rocas en torno al banco. Los hombres continuaban con sus juramentos; estaban destrozados por un esfuerzo que parecía inútil. En esos momentos, Kongre corrió hacia ellos. Estaba fuera de sí, con los ojos fuera de la órbita. Agarró un hacha y los miró. Su amenaza no era ninguna tontería: rebanaría con el arma a cualquiera que se atreviese a abandonar su puesto.
Agarraron las manivelas y la cadena se estiró, como si fuera a resquebrajarse de un momento a otro, si eso sucedía aplastaría el forro de escobén. Pronto se escuchó un ruido. El trinquete del cabrestante acababa de caer en la ranura. La goleta se inclinó hacia el mar. Al desplazarse la barra del timón, está se desprendía poco a poco de la arena.
—-¡Hurra! ¡Hurra! — exclamaron los hombres al darse cuenta de que la<<Maule>> estaba a flote.

El faro del fin del mundo, Adaptación.
Julio Verne Ed. Salvat.


Subraya todos los sustantivos que encuentres en este poema:

Si estás conmigo los árboles
se transforman en gigantes
la lluvia en perlas de rocío,
la ternura en dilatado deseo
los enredos en azucarillo.

Si estás conmigo
hasta el ogro del miedo
se duerme.

Si estás conmigo
calzo botas de siete leguas,
hago pompas de jabón
con los recuerdos,
guardo las lágrimas
en el tarro de las conversas,
me lanzo en parapente
para estrecharte.

Si estás conmigo
nada puede
resquebrajarme.

Mari Carmen Moreno

 

Busca todos los sustantivos que encuentres en este texto. A continuación diferencia los concretos de los abstractos.


Habían pasado algunos años, Manrique, sentado en un sitial junto a la alta chimenea gótica de su castillo, inmóvil casi y con una mirada vaga e inquieta como la de un idiota, apenas prestaba atención ni a las caricias de su madre ni a los consuelos de sus servidores.
—¡Tú eres joven, tú eres hermoso!—- le decía aquélla—-; ¿por qué te consumes en la soledad? ¿ Por qué no busca una a quien ames y qué, amándote, pueda hacerte feliz!
—¡El amor...! El amor es un rayo de luna- murmuraba el joven
—-¿Por qué no os despertáis de ese letargo?— le decía uno de sus escuderos—. Os vestís de hierro de pies a cabeza, mandáis desplegar al aire vuestro pendón de ricohombre y marchamos a la guerra; en la guerra se encuentra la gloria.
—¡La gloria! La gloria es un rayo de luna —¿Queréis que os diga una cántiga, la última que ha compuesto mosén Arnaldo, el trovador provenzal?
—¡No! ¡No!— exclamó el joven incorporándose colérico en su sitial—. ¡No quiero nada...!
Es decir, si quiero..., glorias..., felicidad... ¡Mentiras todo! ¡Fantasmas vanos que formamos en nuestra imaginación y vestimos a nuestro antojo, y los amamos y corremos tras ellos! ¿Para qué? ¿Para qué? Para encontrar un rayo de luna.
Manrique estaba loco. Por lo menos, todo el mundo lo creía así. A mí, por el contrario, se me figura que lo que había hecho era recuperar el juicio.
Sitial: asiento de ceremonia.

Gustavo Adolfo Bécquer.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Libro de texto. Lengua Castellana. Tema II

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.