Avisar de contenido inadecuado

Libro del buen amor

{
}

 

Libro de Buen Amor, Juan Ruíz.

Por amor de esta dama hice trovas, cantares,

¡sembré avena loca ribera del Henares!

Los refranes antiguos resultan ejemplares:

quien arenales siembra, no trilla pegujares.

 

Procurando sacarla de entre aquellas benditas,

regalos no faltaron de cosas infinitas:

ni telas ni collar ni sortijas ni mitas,

con ellos estas coplas que abajo van escritas.

 

No quiso recibirlas, huyó de la vileza,

me dejó boquiabierto diciendo: <<Sin pereza

los hombres dan muy poco por tomar gran riqueza;

devolvedlo y decidle que comprar no es largueza>>.

 

<<Yo no perderé a Dios ni el bello Paraíso

por pecado fugaz como sombra de aliso;

que no soy tan sin seso para tal compromiso,

quien toma ha de dar algo, dícelo el sabio aviso.>>

 

Así la noble dama me supo contestar,

como el perro al ladrón cuando entraba a robar:

Allí había un mastín que comenzó a ladrar;

por robar, el ladrón comenzole a halagar.

 

Medio pan lanzó al perro, lo traía en la mano

relleno de cristales: olfateó el alano

y dijo: <<Mal bocado, no me sería sano;

por el pan de una noche perderé cuanto gano>>.

 

<<Por el poco alimento que ahora comería

no perderé la carne y el pan de cada día;

si tu mal pan comiese con él me ahogaría,

robaría tranquilo, yo gran traición haría>>.

 

<<Al señor que me cuida no haré tal falsedad:

entregarte la hacienda que dejó a mi lealtad;

tú te aprovecharías, yo haría gran maldad.

¡Vete de aquí, ladrón, no quiero tu amistad!>>

 

Comenzó a ladrar mucho el mastín leal y fiero,

tanto siguió al ladrón que éste huyo del granero;

así nos pasó a mí y a mi buen mensajero

con esta mujer cuerda y con la otra primero.

 

Pegujares: pequeño terreno para sembrar

Mitas: guantes

 

Arcipreste de Hita, Libro del buen amor.

 

La finalidad del texto anterior es el adoctrinamiento. Juan Ruíz nos muestra a una dama intachable, que ante sus requerimientos de amor, sale huyendo. Para ejemplificarlo nos pone el ejemplo de una fábula donde el buen sabueso decide denunciar al ladrón, en lugar de secundarlo. Se trata pues de un texto marco: para ejemplificar lo que le ha pasado a él mismo se sirve de una fábula tradicional. De este modo consigue una mayor comprensión de lo sucedido. Recordemos que Juan Ruíz respeta en todo momento la decisión moral de la dama: si ésta no lo acepta, se bate en retirada.

{
}
{
}

Comentarios Libro del buen amor

Muy bello amiga.

Besos.

Deja tu comentario Libro del buen amor

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.