Avisar de contenido inadecuado

Lectura 1ºESO: 1ºCuento.

{
}

 

 TAGS:undefined

 Parte de mi biblioteca. Foto: http://www.jfrechina.com/

 

La litera superior F. Mariun Crawfurd

He cruzado el Atlántico muchas veces. Como la mayoría de los que navegan con frecuencia, hay barcos por los que siento especial predilección. El Kamtschatka era uno de ellos. Ya no lo es. Nada podrá convencerme de que haga nunca más un viaje en él, y voy a contaros por qué. Eso me puso nervioso.
-¡Mala suerte!-dijo en voz baja, y emprendió la marcha delante de mí.
Era un camarote corriente aunque espacioso. Unas cortinas de color arena cerraban a medias la litera superior, que estaba desocupada. Esperaba tener el camarote para mí solo. Sin embargo, esa noche, nada más abandonar el muelle, me decepcionó comprobar que tenía un compañero. Aún no había visto al viajero. Sólo me di cuenta de su presencia por su maleta, que estaba en un rincón, y por su paraguas y algunas cosas que había dejado encima de su litera. Era un hombre alto, muy delgado, muy pálido, con el pelo y el bigote rubios y los ojos grises. No volví a verle más después de esa primera noche. Dormía yo profundamente cuando de repente me despertó un ruido. Me pareció que mi compañero saltaba de su litera al suelo. Le oí forcejar torpemente con la manivela de la puerta. Luego oí que echaba a correr por el pasillo, dejando la puerta abierta tras de sí. La puerta empezó a oscilar con el balanceo del barco, así que me levanté a cerrarla y regresé a tientas a mi litera, en medio de la oscuridad. Me volvía dormir, aunque no sé el tiempo que estuve durmiendo. Al despertarme, aún estaba oscuro. El aire era frío y húmedo. Había en el camarote un olor especial, como si estuviese empapado de agua de mar. Me tapé lo mejor que pude y continué en la cama. Noté que mi compañero daba vueltas en su litera. Me pareció oírle gemir y supuse que se habría mareado. Seguí durmiendo hasta el amanecer. El barco se movía bastante. La luz grisácea que entraba por la portilla cambiaba a cada balanceo. Y hacia un fría terrible. Para mi sorpresa vi que la portilla estaba abierta y trabada para que no se cerrase. Me levanté a cerrarla. A continuación decidí vestirme. Había desaparecido el olor a humedad de la noche. La litera de arriba tenía las cortinas corridas. Mi compañero de habitación seguía durmiendo. Salí a cubierta. El día era cálido y nublado, y el mar tenía olor a aceite. Paseando por la cubierta topé con el médico de a bordo.
-Vaya una mañanita tenemos- dijo el doctor.
-Pues esta noche ha hecho un frío que para qué- contesté- Y encima, la humedad que hay en mi camarote.
-¿Humedad?- dijo el doctor- . ¿Qué camarote le ha tocado?
-El ciento cinco.
El doctor se estremeció, cosa que me dejó perplejo.
-¿Qué ocurre?-pregunté.
-Eh… nada, nada- contestó-. En los tres últimos viajes, todos los pasajeros se han quejado de él. Para mí que hay algo… Pero bueno, no es mi misión inquietar a los pasajeros.
-A mí no me da miedo la humedad- contesté.
-No se trata de humedad. Pero no importa- dijo el doctor-. ¿Tiene compañero de habitación?
-Sí. Uno que salta de la litera en mitad de la noche y sale corriendo sin pararse a cerrar la puerta.
-Escuche- dijo el doctor con una extraña expresión en la cara-: Yo tengo un camarote bastante espacioso. ¿Por qué no viene a compartirlo conmigo? Estará más seguro que en el 105.
-¿Qué quiere decir?- exclamé asombrado ante este extraño ofrecimiento.
-En los tres últimos viajes, los ocupantes del 105 se cayeron por la borda- contestó con gravedad.
La noticia era alarmante. La expresión del doctor me hizo comprender que hablaba en serio. Le agradecí el ofrecimiento, pero le dije que no me apetecía mudarme. Después de desayunar regresé a mi camarote. Las cortinas de la litera de arriba estaban corridas todavía, así que deduje que mi compañero seguía durmiendo. Al salir, el camarero me detuvo para decirme que el capitán deseaba verme. Me dirigí a su camarote y le encontré esperándome.
-Su compañero de habitación ha desaparecido- dijo-. Nos tememos que ha saltado por la borda.
-Entonces es ya el cuarto- exclamé.
Al capitán pareció molestarle que supiera que otros tres pasajeros habían desaparecido. Me propuso que eligiera el camarote de cualquiera de los oficiales para el resto del viaje. Le contesté que prefería seguir en el mío; sobre todo ahora que lo iba a tener para mí solo.
-Naturalmente, tiene derecho a permanecer donde está- dijo el capitán-. Pero preferiría que dejara el camarote y me permitiera cerrarlo.
Hacia el anochecer, volví a encontrarme con el doctor. Me preguntó si había cambiado de idea respecto a mi camarote. Le dije que no.
-Pues no tardará en hacerlo- dijo en tono sombrío.
Esa noche me acosté tarde. No podía dejar de pensar en el hombre que había compartido mi camarote, y que probablemente se había ahogado. Descorrí las cortinas de la litera y comprobé que no estaba allí. Me desvestí; observé que la portilla estaba abierta otra vez. Esto me irritó, por lo que salí en busca de Robert, el camarero. Le hice entrar y le exigí que me explicara por qué razón la abría.
-Vera, señor- contestó Robert-: nadie es capaz de mantener cerrada esta portilla por la noche. Inténtelo usted si quiere. Yo se la cierro ahora mismo y aprieto las palomillas con toda mi fuerza. Pruebe a abrirla ahora.
Intenté abrir la portilla, y comprobé que estaba firmemente apretada. Se marchó Robert, y me acosté. Pero no tenía sueño, y desde la litera estuve contemplando la luna a través de la portilla. Y así permanecí durante una hora. Cuando ya me estaba entrando sueño, me dio en la cara una bocanada de aire frío y una rociada de agua de mar. ¡La portilla estaba abierta otra vez, y trabada para que no se pudiera cerrar! Me levanté, crucé la habitación y me acerqué a examinarla. Oí moverse algo detrás de mí, en la litera de arriba. Me volví, aunque no se veía nada en la oscuridad. Oí un gemido muy débil. ¿Había alguien allí? Crucé corriendo la habitación, aparté de una manotada las cortinas, y palpé con las manos. ¡Allí había alguien! De detrás de las cortinas salió una bocanada de aire cargado de un olor espantoso a agua de mar estancada. Agarré algo que tenía forma de brazo humano, aunque lo noté mojado y frío como el hielo. Al tirar de él, la criatura se abalanzó violentamente sobre mí. Era una masa pegajosa, fangosa, pesada y húmeda, pero dotada de una fuerza terrible. Me eché a un lado. Un instante después se abrió la puerta y aquel ser salió corriendo. Eché a correr tras él, pero lo perdí al dar la vuelta a una esquina. Asustado, regresé al camarote. Dentro reinaba un intenso olor a agua de mar estancada. Examiné la litera de arriba esperando encontrarla empapada, pero estaba seca como la boca de un horno. La portilla continuaba abierta. La cerré con fuerza y torcí las tuercas de latón que la sujetaban. Ahora sería imposible volverla a abrir. Permanecí despierto toda la noche, pensando en lo ocurrido. Amaneció por fin, y salí a cubierta a respirar aire fresco y a despejarme. El capitán estaba allí. Le expliqué lo sucedido por la noche. Le dije que había pasado más miedo que nunca en mi vida.
-Escuche- dijo-, vamos a hacer una cosa: voy a ir con usted a compartir su camarote, a ver qué pasa. Creo que entre los dos podremos aclarar este asunto. Ese mismo día, avanzada la noche, volvimos al camarote el capitán y yo. Vino el carpintero de a bordo y condenó la portilla. A continuación registramos minuciosamente todos los rincones. Una vez satisfechos, nos encerramos en el camarote el capitán y yo. El capitán se sentó junto a la puerta, y yo en la litera de abajo.
-El primero que se arrojó por la borda fue un pasajero que estaba loco- explicó el capitán-. Sus amigos no sabían que había embarcado. En el viaje siguiente… ¿Qué está usted mirando?
Mis ojos estaban fijos en la portilla. Las palomillas de latón estaban empezando a girar muy despacio. Al descubrir lo que yo miraba, el capitán se quedó pasmado también.
-¡Se están moviendo solas!-dijo en voz baja.
En ese preciso momento se apagó la linterna de lectura que yo tenía sobre la litera. Aún entraba luz por la ventana del vestíbulo. Me di la vuelta para arreglar la linterna, y el capitán se puso en pie de un salto, profiriendo un grito de sorpresa. Me volví rápidamente. Estaba luchando con todas sus fuerzas con la portilla que había empezado a moverse. Acudí en su ayuda. Se abrió de golpe, y nos arrojó a los dos al suelo.
-¡En la litera hay alguien!- exclamó el capitán con asombro.
Salté sobre ella. Había algo indeciblemente espantoso. Era como el cuerpo de una persona ahogada hacía mucho tiempo, aunque se movía y tenía la fuerza de diez hombres. Agarré con todas mis fuerzas aquel ser legamoso, escurridizo, horrible. Entonces clavó en mí sus ojos blancos y muertos. Hedía a agua de mar corrompida, y el cabello reluciente le caía en rizos mojados y horrendos sobre su cara muerta. Empezaba a dominarme. Me rodeó el cuello con sus brazos cadavéricos, me retorcí hasta que logré desembarazarme con un grito. La criatura saltó por encima de mí y se precipitó sobre el capitán. Este cayó al suelo horrorizado y aturdido. El ser se quedó en suspenso un instante, y a continuación desapareció por la portilla.
Bueno, ¿queréis saber más? Pues no hay nada más. Fue el carpintero de a bordo y clavó la puerta del camarote.
Si alguna vez hacéis un viaje en el Kamtschatka, preguntad por el camarote 105. Veréis cómo os dicen que esta ocupado. Y en efecto, lo está… por ese muerto viviente.

Vocabulario
Predilección: preferencia
Forcejear: hacer fuerza para vencer la resistencia de algo.
Portilla: ventana circular de los costados de los barcos.
Perplejo: sorprendido, pasmado, sin saber qué decir.
Borda: parte más alta de los laterales de un barco.
Palomilla: tuerca con dos aletas laterales para girarla con facilidad.
Condenó la portilla: tapó o cerró la ventanilla de forma que no se pudiera volver a abrir.
Profiriendo: lanzando.
Legamoso: con aspecto de barro pegajoso.
Hedía: olía fuerte y mal.
Desembarazarme: librarme.


Recupera la nota del examen.


1. Analiza los sustantivos subrayados en el texto.
2. Explica el significado de las palabras subrayadas en su contexto.
3. Busca 10 palabras acentuadas (agudas, llanas, esdrújulas, monosílabos, hiatos o diptongos y explica por qué van acentuadas.


Cuestionario en torno al texto.


Argumento: 1. El Kamtschatka es un barco que tiene un camarote muy especial, el 105. La primera noche, ¿quién despierta al pasajero de este camarote? ¿A quién oye gemir el pasajero la segunda vez que se despierta? ¿Qué le cuentan el médico y, más tarde, el capitán del barco sobre los últimos ocupantes de ese camarote? ¿Qué le proponen?
2. La segunda noche el pasajero se acuesta tarde, aunque no logra conciliar el sueño. Cuando está a punto de conseguirlo, algo le despierta. ¿Qué le despierta esta vez? ¿Qué oye procedente de la litera superior? ¿A quién encuentra en ella? ¿Qué hace el pasajero?
3. El viajero y el capitán del barco deciden pasar la tercera noche en el camarote 105 para intentar averiguar lo que allí ocurre. ¿Cómo se aseguran de que están solos en el camarote y de que no pueda entrar nadie por la portilla? ¿Qué sucede después de que las palomillas de latón de la portilla comienzan a moverse?


Comentario: 1. Como en tantos cuentos fantásticos en “La litera superior” ocurren hechos misteriosos a los que no se encuentra explicación racional. Por ejemplo, los tres últimos pasajeros del camarote se han arrojado por la borda del barco. ¿Qué le sucede inexplicablemente a la portilla del camarote?
2. En el camarote aparece un muerto viviente. ¿Quién crees que fue en vida? ¿De dónde crees que sale el fantasma? ¿Y qué hace? ¿Devora a los pasajeros?
3. El barco se hace a la mar un junio muy caluroso. Sin embargo, el pasajero dice que ha pasado un “frío terrible” durante la noche. ¿A qué atribuyes el frío que padece?
4. El desasosiego o el miedo están presentes desde el principio del relato. ¿Qué palabras del camarero y del doctor resultan preocupantes?
5. El protagonista no se inquieta demasiado al saber la suerte que han corrido los tres últimos pasajeros del camarote que ocupa. ¿En qué otras ocasiones demuestra su valentía? El valor que demuestra, ¿tiene algo que ver con que no acabe como los otros viajeros de ese camarote?
6. El hecho de que sea el mismo protagonista el que relate el cuento, ¿hace que éste sea más o menos creíble?

Expresión.
1. Cómo todo ser fantástico, la criatura que aparece en el camarote 105 presenta un aspecto extraño entre acuático y humano. ¿Cómo lo describe el narrador?
2. El título del cuento sirve, entre otras cosas, para informarnos de qué se trata. Invéntate otro título y explica por qué lo has elegido.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Lectura 1ºESO: 1ºCuento.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.