Avisar de contenido inadecuado

Lazarillo de Tormes

{
}

Lazarillo de Tormes

Solía el ciego poner junto a sí un jarrillo de vino cuando comíamos, y yo, muy rápido, le asía y daba un par de besos callados y volvía a ponerlo en su lugar. Pero me duró poco, que en los tragos conocía la falta, y por reservar su vino a salvo, nunca después desamparaba el jarro, sino que lo tenía agarrado por el asa. Pero no había piedra imán que así me atrapase a si como yo con una paja larga de centeno, que para aquel menester tenía hecha, la cual metiéndola en la boca del jarro, chupando el vino lo dejaba a buenas noches. Mas como fuese el traidor tan astuto, pienso que me sintió, y dese allí en adelante cambió y colocaba su jarro entre las piernas y lo tapaba con la mano y así bebía seguro.
Yo, como estaba hecho al vino, moría por él; y viendo que aquel remedio de la pala no me aprovechaba ni servía, hice en el suelo del jarro una fuentecilla y agujero sutil, y lo tapé delicadamente con una delgada tortilla de cera, y al tiempo de comer, fingiendo tener frío, me metía entre las piernas del triste ciego a calentarme en la pobrecilla lumbre que teníamos, y con el calor de ella derretía la cera y comenzaba la fuentecilla a destilarme en la boca, la cual yo ponía de tal manera que maldita la gota que se perdía. Cuando el pobreto iba a beber, no hallaba nada. Se espantaba, maldecía, daba al diablo el jarro y el vino sin saber qué podía ser.
-No diréis tío, que os lo bebo yo –decía-, pues no le quitáis de la mano.
Tantas vueltas y tientos dio al jarro que halló la fuente y cayó en la burla, pero lo disimuló como si no lo hubiera sentido. Y otro día, teniendo yo rezumando mi jarro como solía, sin pensar en el daño que me estaba preparado ni que el mal ciego me sentía, me senté como solía. Estando recibiendo aquellos dulces tragos, mi cara puesta hacia el cielo, un poco cerrados los ojos por mejor gustar el sabroso licor, sintió el desesperado ciego que ahora tenía tiempo de tomar venganza en mí, y con toda su fuerza, alzando con dos manos aquel dulce y amargo jarro le dejó caer sobre mi boca, ayudándose, como digo, con todo su poder, de manera que el pobre Lázaro, que de nada de esto se guardaba, sino que, como otras veces, estaba descuidado y gozoso, verdaderamente me pareció que el cielo, con todo lo que hay en él, me había caído encima.
Fue tal el golpecillo que me dejó sin sentido, y el jarrazo tan grande que los pedazos del jarro se me metieron por la cara, rompiéndomela por muchas partes, y me quebró los dientes, sin los cuales hasta hoy en día me quedé. Desde aquella hora quise mal al mal ciego; y aunque me quería y me curaba, bien vi que se había divertido con el cruel castigo. Me lavaba con vino las heridas que me había hecho con los pedazos del jarro y sonriéndose decía:
-¿Qué te parece, Lázaro? Lo que te enfermó te sana y te da salud.
Y otras gracias que a mi gusto no lo eran.




Notas:
Besos callados: tragos.
Dejar a buenas noches: Lázaro deja a oscuras el jarro, es decir, vació, y burlado al ciego.
Morir por él: Lázaro desea beber vino por encima de todo.
Tortilla de cera: Lázaro tapa con un poco de cera el agujero que ha hecho en el jarro.
Pobreto: pobrecillo.


Algunos significados:
Asir: agarrar un objeto por el asa.
Rezumar: pasar un líquido a través de poros o intersticios.
Sutil: delgado, delicado.
Desamparar: abandonar, dejar sin protección a una persona o cosa.
Destilar: caer un líquido gota a gota.
Menester: tarea, trabajo.

Los personajes que aparecen en el texto son dos: el ciego y Lázaro. Al ciego se le puede asociar los rasgos de astuto, cruel y vengativo. Mientras que Lázaro es perseverante, tierno y mentiroso.

Por una parte, Lázaro cogía el jarro y rápidamente le daba un par de sorbos y lo dejaba en su lugar. Luego, con una paja de centeno sorbía el vino dejando el jarro vacío. Finalmente, hizo un agujero y lo tapó con cera para que se derritiese con el calor del fuego y destilase el vino hacia su boca, que lo recibía sentado entre sus piernas.
Pero el ciego descubre la estrategia: la cera y el agujero y se venga de Lázaro estrellándole el jarro contra su rostro.
El texto se divide en los siguientes apartados:
El planteamiento es la parte en donde se establece de qué trata la historia, las circunstancias y los personajes que participan. En este caso abarca desde el inicio hasta volvía a ponerlo en su lugar. Es ahí donde comienza la lucha de Lázaro por burlar al ciego.
El nudo es la parte en la que se desarrolla la anécdota. Aquí, es la estrategia que gasta Lázaro para poder beberse el vino. Abarca desde Pero me duró poco… hasta… pues no le quitáis de la mano.
El desenlace es la parte donde culmina la acción. Explica las consecuencias que esta acción ha tenido. Empieza en Tantas vueltas y tientos… y termina   en la última frase.
Es obvio que la historia  la cuenta el propio Lázaro en primera persona, como se puede constatar por el empleo del yo, ya que es Lázaro el protagonista de lo relatado. Sin embargo, hay un momento del texto, cuando Lázaro está a punto de recibir el jarrazo, el narrador habla de sí mismo como el pobre Lázaro que de nada de esto se guardaba, con esto refuerza la idea de que no sospechaba lo que le iba a ocurrir. Por otra parte, la historia la cuenta un Lázaro adulto, que está contándonos sus peripecias adolescentes.
Por tanto, Lázaro es un personaje de ficción que, además de protagonista, es el narrador de su propia vida. El autor de la novela es una persona real, cuyo nombre desconocemos.
En el texto encontramos algunas figuras literarias, como: <<besos>>, refiriéndose a los tragos. También aparecen comparaciones (no había piedra imán que así me atrajese a sí…; me pareció que el cielo, con todo lo que hay en él, me había caído encima. Otra construcción metafórica es: dejar a buenas noches por dejar vacío.
Se observa además la presencia de diminutivos: jarrillo, fuentecilla, golpecillo que tienen a su vez un valor afectivo. En golpecillo el valor es irónico, pues es el golpe que recibe Lázaro es impresionante, hasta el punto de dejarlo sin dientes.



{
}
{
}

Deja tu comentario Lazarillo de Tormes

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.