Avisar de contenido inadecuado

Latín. Los casos latinos: El ablativo.

{
}

ABLATIVO. CASOS

Ablativo propiamente dicho

 

 Punto de partida: Domo venio: Vengo de casa.

Origen : Iove natus: Hijo de Júpiter.

Separación: Arístides expulsus est pratia: Arístides fue expulsado de su patria.

Comparación:

 Populus altior est quercu: El álamo es más alto que la encina.

 

Ablativo instrumental

 Cornibus tauri se tutantur: Los toros se defienden con los cuernos.

Agente: Hannibal a Scipione victus est: Anibal fue vencido por Escisión.

Compañía: Cum patre profectus sum: Salí con mi padre.

Modo: Amicitiam magna FIDE colit: Cultiva la amistad con gran lealtad.

Cualidad: Britanni sumt promisso capillo: Los britanos van con el cabello suelto.

Precio: Hic liber constat viginti assibus: Este libro cuesta veinte ases.

Causa: Hostes oppidum metu deseruere: Los enemigos abandonaron la ciudad por miedo.

Ablativo instrumental

 Limitación: Natione Gallus: Galo, de nacimiento.

 Medida: Duobus pedibus minor: Menor en dos pies.

 Ablativo absoluto: Hannibale duce: Bajo el mando de Aníbal.

Ablativo locativo

 Lugar: Athenis: En Atenas

Tiempo : Hoc anno: Este año.

El ablativo es esencialmente el caso de los distintos complementos circunstanciales de la oración que en castellano se expresan mediante preposiciones: Tiene tres sentidos fundamentales de los que se derivan los restantes:

a) El separativo ( ablativo propiamente dicho), indica separación, origen y punto de partida ( pregunta ¿de dónde?).

b) El instrumental indica instrumento, medio y manera ( pregunta ¿con qué? ¿cómo?).

El locativo indica lugar en el espacio y momento en el tiempo ( pregunta ¿dónde? ¿ cuándo?).

APÉNDICE:

 Complementos de lugar:

¿En dónde? Ubi

¿A dónde? Quo

¿De dónde? Unde

¿Por dónde? Qua

Lugar en dónde ( pregunta ubi?).

 

El lugar donde uno está o donde se realiza una acción se pone:

1. En ablativo sin preposición con  nombres propios de ciudad o islas pequeñas no pertenecientes a la primera ni la segunda declinación.

 Athenis: en Atenas.

Tarracone: en Tarragona

2. En locativo con nombres propios de ciudad e islas pequeñas del singular de la primera y segunda declinación y los nombres comunes domus y rus: (domi: en casa, ruri: en el campo).

Romae, en Roma, Sami, en Samos, Corinthi, en Corinto.

 

3. En ablativo con in con nombres comunes y los propios de países e islas mayores (nombres de lugar mayor).

In Asia, en Asia; in Italia, en Italia; in urbe, en la ciudad.

Cuando el lugar se expresa con un nombre de persona se usa apud y acusativo:

Cenabanm apud patrem. Cenaba en casa de mi padre.

Cuando la acción sucede, no en un lugar sino en sus proximidades, se usa ad o apud y acusativo. Romani deviccti sunt apude Canna. Los romanos fueron vencidos en Cannas.

Además de domi y ruri se encuentran otros locativos: humi, en tierra; belli, militiae, en la guerra; vesperi, por la tarde.

Lugar a dónde ( pregunta quo ).

El lugar a donde se va o en cuya dirección se marcha, se pone en acusativo. Los nombres propios de ciudad e islas menores y los comunes domus y rus van sin preposición; los demás llevan in o ad.

In indica entrada efectiva en un lugar; ad dirección o aproximación:

Eo domu. Voy a casa. Eo Romam. Voy a Roma. Eo in Galliam. Voy a la Galia. Venerunt ad eundem rivum. Vinieron a la orilla del mismo río.

Notas:

 

Con un nombre de persona se usa ad:

Eo ad patre; Voy a casa de mi padre

Indicando dirección: Ad Capuam.: Hacia  Capua.

Por su parte, los poetas omiten a veces las preposiciones ante nombres comunes o de países: Italiam venit. Vino a Italia

También es poético el uso del dativo de dirección: It clamor caelo.

El clamor sube hacia el cielo.

Lugar de dónde ( pregunta unde).

El lugar de donde viene expresado en ablativo.

Los nombres propios de ciudad e islas menores y los comunes domus y rus van sin preposición; los demás llevan ex o e, ab o a.

Redeo Athenis. Vuelvo de Atenas.

Venio ex urbe, ex Itali.: Vengo de la ciudad de Italia.

Los nombres de persona llevan la preposición ab o ex: Venio a patre.

Vengo de casa de mi padre.

Los nombres propios de ciudad llevan ab cuando se sale no de la ciudad, sino de los alrededores: Caesar a Georvia discessit: Cesar se alejó de Georvia.

Los poetas omiten a veces la preposición ante nombres comunes o de países: Caelo venere volante. Vinieron volando del cielo.

Lugar por dónde.

Se expresa con per más acusativo si se trata de nombre propios geográficos.

Los nombres comunes que indican "lugares hechos a propósito para pasar por ellos" como via, iter, porta, pons, vadum y también terra y mare se ponen en ablativo sin preposición.

Per Italiam iter fec. Marché a través de Italia.

Ponte Mulvio profectus est, parti( Por el puente Silvio).

Nota: Si a un nombre propio de ciudad le acompaña una aposición, como urbs, oppidum, sin ningún adjetivo, la aposición se pone delante del nombre propio y éste concierta con ella: In urbe Roma, in urbem Romam, ex urbe Roma.

Si la aposición lleva adjetivo, se pospone al nombre propio y éste sigue las reglas propias del caso: Romae, in urbe celebérrima.

Romam, in urbem celeberrima.  Roma ex urbe celebérrima.

Complementos de tiempo.

Un complemento de tiempo puede contestar a una de las preguntas siguientes:

¿Cuándo? Quando. Momento en el que algo ocurre

¿En cuánto tiempo ocurre? ¿Quanto tempore?. Tiempo empleado

¿Durante cuánto tiempo? ¿Quamdiu? duración

¿Desde cuándo? A quo tempore . Momento en que empieza  o a partir del cual dura una acción.

¿Hasta cuando? ¿ Quosque? Momento hasta el cual dura una acción.

Pregunta quando

 

El momento o la fecha precisa en que se realiza una acción se expresa con ablativo sin preposición.

Veniet mense proximo. Vendrá el próximo mes.

Media nocte prevenerunt. Llegaron a media noche.

Con nombres que  por si  mismos no expresan idea de tiempo puede usarse ablativo simple o con in:

In consulatu. En el consulado.

Principio o in principio. En el principio.

In vita mea. En mi vida.

Ineunte adulescenti. En la primera juventud.

Cuando se quiere expresar cuánto tiempo dura algo o si es antes o después  antes o después se utiliza generalmente el ablativo interponiendo o posponiendo ante o post. El numeral puede ser cardinal u ordinal.

Tres años antes: Tribus ante annis o tribus annis ant.,

Tertio ante anno o tertio anno ante.

Tres ante annos o tres annos ante

Tertium ante annum o tertium annum ante

Cada cuándo o cada cuánto tiempo tiene lugar una acción se expresa con el ablativo singular de un ordinal acompañado del pronombre quisque:

 

Altero quoque anno o alternis annis, Año sí, año no.

Singulis annis o quotannis. Cada año.

Singulis diebus o cotidie. Cada día.

Cuántas veces se realiza algo en un tiempo dado, se expresa por un adverbio numeral y ablativo con in: Bis in mens. Dos veces al mes.

Para preguntar en cuanto tiempo se utiliza quanto tempore.

El tiempo necesitado para hacer una acción, se expresa en ablativo sin preposición.

Sex diebus hostes expuli. En seis días expulsó a los enemigos.

 

Observación: Intra y acusativo indica un espacio de tiempo dentro del cual se hace algo.

Cónsul intra paucas horas urbem cepit. El cónsul tomó la ciudad en el espacio de unas pocas horas.

Cuánto tiempo hace que dura una acción se expresa con acusativo y un numeral ordinal. Téngase en cuenta que el ordinal latino corresponde al cardinal castellano inmediatamente inferior.

Tertium iam annum regnat. Ya hace años que reina (Está en el tercer año de su reinado).

Si la acción es pasada, el tiempo que hace que sucedió se expresa con el acusativo del cardinal precedido de abhinc.

Abhinc tres annos mortuus est. Hace tres años que murió

Pregunta quousque? (¿hasta cuándo?).

El complemento que  indica hasta cuándo durará una acción, se pone en acusativo con in o ad:

Ad centsimum anbun vivere: Vivir hasta los cien años.

Nótese:

 

Cibaria in dies quinque comparare. Almacenar provisiones para cinco días.

También puede expresarse del siguiente modo:

Cibaria quinque dierum comparare.

{
}

Comentarios Latín. Los casos latinos: El ablativo.

viva el latin !!!

Espinete Espinete 22/10/2008 a las 00:01

Deja tu comentario Latín. Los casos latinos: El ablativo.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.