Avisar de contenido inadecuado

Ladrones de sueños, Comentario de Selectividad

{
}

                                       Ladrones de sueños

 

                                       Miguel Ángel Santos

Había una vez un joven cuyo padre era un pobre entrenador de caballos que si bien disfrutaba de su trabajo apenas ganaba suficiente dinero para mantener a su familia. Un día al niño le asignaron en la escuela la tarea de escribir sobre lo que le gustaría ser cuando fuera mayor. Esa noche, muy emocionado, escribió un ensayo de siete páginas describiendo su sueño de ser, algún día, dueño de una caballeriza para así criar a sus caballos. Escribió un ensayo con mucho cuidado y atendió a los detalles. Incluso dibujó un plano de la tierra y la casa que soñaba poseer. Puso todo su corazón en ese proyecto. Al día siguiente le entregó su proyecto a su profesor. Cuando lo recibió de vuelta había sido calificado con una E (error), y su profesor había escrito en la parte superior del ensayo, con letras royas: “Véame después de la clase”. El joven se quedó después de que el timbre de salida hubiera sonado y le preguntó a su profesor: ¿Por qué me ha calificado el trabajo con una E? El profesor le dijo: “Para eso te he llamado. Para explicarte la calificación. Tu ensayo describe un futuro irreal para un joven como tú. No tienes dinero y tu familia es pobre. No tienes recursos para comprar tu propia caballeriza. Tendrías que comprar la tierra, los caballos y todos los recursos necesarios y, además, tendrías que pagar los costos del mantenimiento. No hay forma de que puedas lograr eso”.

Pasaron los años. Un día el profesor, ahora próximo a la jubilación, llevó a un grupo de niños a visitar una famosa cabelleriza que criaba a algunos de los caballos más espectaculares del país. Y se asombró cuando reconoció al dueño. Se dio cuenta de que era el mismo joven al que había calificado el trabajo con una E. Antes de marcharse, el viejo profesor le dijo al dueño de la caballeriza: “Cuando era tu profesor, hace muchos años, yo era un ladrón de sueños. Durante años les robé los sueños a los niños. Afortunadamente tú te las arreglaste para mantener el tuyo”.

No parece justo que quien esta pagado para ayudar a crecer emplee su posición y su fuerza en destruir los sueños, en mermar las esperanzas, en destrozar las ilusiones. ¿Cuántas veces nos hemos equivocado en los vaticinios? Y sobre todo, ¿cuántas veces hemos convertido esas profecías en hechos que las han confirmado? El profesor de nuestra historia acabó reconociendo, aunque tarde, su tremendo error y, humildemente se confiesa un ladrón de sueños. Eso le honra.

Qué hermosa tarea la de generar sueños, impulsarlos, mantenerlos y potenciarlos. A riesgo de que alguna vez no se cumplan, de que se produzcan algunas frustraciones. Habrá que ayudar también a superar esas decepciones, nacidas algunas ve3ces de las adversidades de la vida y otras de las insuficiencias de nuestro empeño. Habrá que enseñar también que los sueños se construyen con esfuerzo, con fe y con una inquebrantable constancia. Porque alcanzar un sueño no es un regalo de los dioses sino el fruto de una fortaleza y de una ilusión contrastadas.

Quiero pensar que los educadores somos creadores de sueños y no ladrones que se aprovechan de su situación privilegiada para arrebatar los que comienzan a formarse en el corazón y en la mente de sus alumnos y alumnas.

 

                         Diario La opinión de Málaga, 15-5-2010

{
}
{
}

Comentarios Ladrones de sueños, Comentario de Selectividad

un bravo cuando me gustas es por algo  tienes dos cosas  que me encantan que les coloco atencion admiracion  rebeldia y inteligencia  aun yo no de la segunda
No es inteligencia, Lucy... No se trata de ser más o menos inteligente. Creo que nunca lo he sido... he sido persistente, eso sí y terca, muy terca, muy terca con la vida y no dejo de buscar mis sueños.
Un beso gigante.

Deja tu comentario Ladrones de sueños, Comentario de Selectividad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.