Avisar de contenido inadecuado

El hombre de hojalata

{
}

 El hombre de hojalata

 

Fotografía J. Frechina. 

www. jfrechina.com 


El País de las Maravillas

Galantemente he abierto esa respuesta en el papel. He encendido la mecha de lo ingenuo.

Estáis agotados y ya no sabéis qué responderles a todos esos conocidos que os paran por la calle para recordaros algunos de esos pretéritos que habéis vivido juntos. Con qué ímpetu el torvo cuervo ha picoteado las bolitas de pan que sembrasteis a lo largo del trayecto.
La dínamo de las emociones se ha detenido. Respondéis con efusividad a sus abrazos, agilizáis los gestos, movéis las manos, revivís incluso los tics que ellos aseguran que formaban parte de vuestras señas de identidad, hasta os comportáis como ese payaso de feria al que visten con vivos colores.
El chambelán que os ha invitado al círculo, el mismo que ha convocado la citara de Pan, se eclipsa de repente. Quisieras detenerlo para seguir chupeteando el caramelo de vuestra historia.
Ojalá pudieses penetrar otra vez en el agujero del tiempo. Con qué ímpetu atravesaríais la niebla si pudieseis subiros otra vez a la carroza y volver al País de las Maravillas.

{
}
{
}

Deja tu comentario El hombre de hojalata

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.