Avisar de contenido inadecuado

El hombre de hojalata

{
}

El hombre de hojalata

Diseño de portada: Juan Frechina  www.jfrechina.com 

El hombre de hojalata     Selección 

Vamos, papá, papaíto, por favor…

Vamos, papá, papaíto, por favor… Quédate conmigo. Afuera hace frío. Fracciona todos esos nanosegundos de melancolía y déjame enseñarte cómo construyo mi nueva cápsula de propulsión espacial. No me mires así. Prometo transformarme en ese juguete de diseño con el que siempre has soñado. Fíjate bien, he arreglado todos mis cortocircuitos. Incluso, si lo prefieres, puedes adormecer mi instinto, borrar la memoria de mi programa y crear un nuevo avatar on-line.

 

¿Qué pueden hacer por vosotros las palabras?

 


¿Qué pueden hacer por vosotros las palabras? ¿Pueden acaso mimetizarse en los objetos, daos las buenas noches? Las palabras no pueden alimentar la carne silenciosa aunque se desborden como un río. Su capacidad para jugar al escondite por los rincones de la casa se esfuma cuando percibís que no pueden deciros en qué oscuro firmamento brilla la estrella oscura que os ha enmudecido.

 

Cuantos juguetes volarán por los aires
En memoria del 11 M.

¿Cuántos juguetes volarán por los aires antes de que podamos cerrar los ojos a la barbarie? ¿Cuántos cuerpos cubrirán la fosa común antes de nos sintamos desdichados? Nosotros, los habituados al miedo. Nosotros, a quienes los muertos miraron por última vez. Nosotros, los tiznados, los mutilados, queremos acompañar a los fantasmas para que se alcen quienes han hipotecado nuestro futuro, quienes se han atrevido a sembrar de odio nuestra alma. ¿Quiénes gritan más fuerte que nosotros?


¡Las palabras de miles de muertos! ¡Los de aquí, los de allí! Los que empuñan las bombas se han dormido. Ni siquiera podemos preguntarles dónde está el capitán. Ni siquiera podemos preguntarles por qué estaban esperando para matarnos si somos inocentes. ¿Quién será el fuerte que profanará las sombras de los muertos y les pedirá perdón? ¿Quién se tranquilizaría? ¿Cuántos humanos estarían dispuestos a abandonar las armas para siempre? ¡Cuántos! ¿Cuántos?

 


Contempláis al parásito hermafrodita

Contempláis al parásito hermafrodita cuando los dedos de sus pies succionan vuestra naturaleza indómita. Al alimentarse, os vacía. No confiéis en sus palabras, sus palabras son demasiado afables para ser verdad:
“Deja que te cree- dice- otro tanto has hecho tú por mí”.
Él pretende escanear vuestro fluido vital, para encontrar las señas de vuestra identidad. Si lo consigue estáis perdidos, porque sabrá en que habitáculo coloraos, sin necesidad de formatearos.

 


Toca el ring


Toca el ring que señala el final de la clase. Rompes el cascarón y ves cómo les llama la naturaleza salvaje, como ese cuerpo- que habías esterilizado durante las lecciones- se encabrita y se dispone a la estampida. Es el momento de conectar los hilos a esa algarabía frenética que desentierra los abalorios de la risa e inunda el delta de la calle. Sus miradas bisbisean, después se giran, para calibrar la magnitud de las heridas que han abandonado en las taquillas.
Antes de fletar el bote salvavidas, deshielas el iceberg de su inocencia. Por extraño que te parezca el método infalible para cortar de cuajo sus imperfecciones no lo hallaras en ese feo puño de hierro que te has dejado sobre la mesa.

 

 

Hasta las paredes

¿Habéis vivido el segundo como si fuera el último?
Hasta las paredes respiran el oxígeno de las historias que habéis vivido. Sentís cuán finísima es la tela que os une a esos grillos interiores que día a día os lanzan a una batalla sin cuartel. Grabados en vuestros cuerpos, los azotes impiden que el entendimiento haga un torniquete con las heridas y detenga su paso. No finjáis que hay algo glorioso en una lucha que acartona los corazones. El hacha que corta las escamas desconoce que todos fuisteis hermanos de la misma tetilla, que para urdir las estrategias necesitáis conocer la tierra que pisáis.
Antes de construir al hombre de hojalata, aseguraros que haréis una fogata, con todas las empresas fingidas.

Publicado en Literaturame

https://literaturame.net/libro/el-hombre-de-hojalata/

Prof. Mari Carmen Moreno Mozo. 

{
}
{
}

Deja tu comentario El hombre de hojalata

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.