Avisar de contenido inadecuado

Hamlet

{
}

 TAGS:undefined

 

Resumen por actos:


Acto I: La obra comienza una fría noche en Elsinor, el castillo real de Dinamarca. Un centinela llamado Francisco es relevado por otro hombre llamado Bernardo. Cuando el primero sale, entra otro centinela llamado Marcelo acompañado de Horacio. En sus conversaciones descubrimos que el protagonista de la obra es el príncipe Hamlet de Dinamarca, hijo del fallecido rey. Después de la muerte del rey, su tío Claudio se casa con la esposa del soberano, la reina Gertrudis, madre de Hamlet. También relatan el hecho de que Dinamarca tiene una larga enemistad con Noruega, y una invasión por parte de este último país, liderada por el príncipe Fortimbrás, se espera.
Los centinelas tratan de convencer a Horacio, quien resulta ser el mejor amigo de Hamlet, de que han visto al fantasma del rey Hamlet cuando este se les aparece. Después de oír a Horacio, el príncipe Hamlet decide ir, por la noche, al lugar de las apariciones para ver al fantasma él mismo.
Polonio es el chambelán del reino; su hijo, Laertes, parte de viaje a Francia y su hija, Ofelia, es cortejada por Hamlet. Laertes le advierte a Ofelia que debe terminar su relación con Hamlet ya que él es el príncipe y no es el dueño de sus deseos porque estos pueden afectar al Estado. Polonio le prohíbe que lo vea de nuevo, Ofelia promete obedecer y dejar de ver a Hamlet.
Esa noche el fantasma se le aparece a Hamlet y le informa que es el espíritu de su padre y que su tío Claudio lo asesinó al verter veneno en su oído mientras dormía. El fantasma le pide que lo vengue matando a su homicida. Tras el encuentro, el príncipe duda si el espíritu es el de su padre y si lo que ha dicho es real.

Acto II: El rey y la reina están muy ocupados tratando de abortar la invasión liderada por Fortimbrás, a la vez que se preocupan por el comportamiento de Hamlet, quien a veces se muestra melancólico y otras, como un loco. Claudio decide enviar a dos amigos de Hamlet (Rosencrantz y Guildenstern) a averiguar la causa de la conducta extraña de su sobrino. Hamlet los recibe cortésmente pero se da cuenta de que lo están espiando. Ofelia se alarma por el comportamiento extraño de Hamlet y le cuenta a su padre que el príncipe entró en su habitación y se quedó mirándola sin decir nada. Polonio presume que es un “éxtasis de amor” la causa de la locura de Hamlet e informa a los reyes.
Polonio y el rey Claudio deciden espiar a Hamlet cuando este le habla a Ofelia pensando que están solos. Ofelia le devuelve unas cartas que Hamlet le envió, el príncipe se pone furioso y le insiste para que se marche a vivir a un convento, insinuación cruel y que además puede tener connotación sexual. Al no saber si el fantasma le ha dicho la verdad, planea una estratagema cuando una compañía de actores itinerantes llega a Elsinor. Decide que recreen un asesinato, similar al que el espectro de su padre le ha dicho.


Acto III: La corte va a ver la obra y cuando llega la escena del asesinato del rey, Claudio se inquieta y se retira del lugar abruptamente, lo que demuestra la culpabilidad del rey.
Claudio, temiendo por la posible locura de Hamlet, decide enviarlo a Inglaterra por su propia seguridad. Mientras tanto la reina se reúne con Hamlet para tratar de comprender su extraño comportamiento. Polonio, oculto detrás de una cortina para espiarlo, muere, ya que el príncipe lo confunde con el rey y lo apuñala. Se les aparece el fantasma, pero Gertrudis no puede verlo ni escucharlo y el delirio de Hamlet la convence de que el príncipe está loco. Hamlet se carga con el cuerpo de Polonio y lo oculta.


Acto IV: Ofelia enloquece ante el desplante de Hamlet, desvaría y comienza a cantar. Es el momento del regreso de Laertes que, al enterarse de la muerte de su padre, decide vengarlo. Claudio le explica que la muerte de su padre Polonio es consecuencia del desvarío de Hamlet. Es en ese momento cuando llega la carta de Hamlet y en ella explica que el barco que vuelve a Inglaterra. El rey confabula con Laertes y ambos planean cómo matar a Hamlet: Laertes peleará contra Hamlet con una espada envenenada, lo que facilitará su asesinato. En el caso de que fallase, Claudio le ofrecerá a Hamlet una copa de vino, que también estará envenenada. En ese momento llega Gertrudis para informar de que Ofelia se ha ahogado en el río.


Acto V: Vemos a los sepultureros cavando la tumba para Ofelia, mientras discuten. En ese momento llegan Hamlet y Horacio. Uno de los sepultureros encuentra el cráneo de Yorick, un bufón con el que Hamlet solía divertirse cuando era niño y que recuerda con cariño. A continuación, llega el cortejo fúnebre de Ofelia, que está encabezado por Laertes.
Hamlet se reúne con Horacio y le cuenta que encontró una carta de Claudio en la que se ordenaba que cuando éste llegase a Inglaterra, Rosencrantz y Guildenstern lo matasen, por lo que cambió las órdenes. En ese momento llega Osric y le informa sobre el duelo con Laertes. En el duelo, Laertes hiere a Hamlet con la espada envenenada, también Hamlet hiere a Laertes con su propia espada, mientras la reina Gertrudis muere al beberse el vino envenenado por el rey.
Laertes se arrepiente y le confiesa a Hamlet que el vino estaba destinado a él. Hamlet, encolerizado, logra por fin herir al rey y le hace beber su propio veneno, consumando de este modo la venganza que el fantasma de su padre anhelaba. Hamlet, antes de morir, le pide a su fiel amigo Horacio que descubra la verdad sobre lo sucedido y que declare a Fortimbrás heredero del trono. Fortimbras, una vez muerto Hamlet, se presenta en la sala en medio del espectáculo de destrucción y muerte. La obra acaba con la entrada en la corte de Fortimbrás, que ofrece un funeral militar en honor de Hamlet.


Personajes:
Hamlet: Príncipe de Dinamarca, hijo del fallecido rey Hamlet y Gertrudis, sobrino del actual rey Claudio.
Gertrudis: Reina de Dinamarca, viuda y madre de Hamlet. Muere accidentalmente al beber el veneno de una copa que estaba destinada a Hamlet.
Rey Hamlet: Padre del príncipe Hamlet, muere asesinado a manos de su hermano Claudio. Aparece como un espectro.
Polonio: Chambelán del rey. Es el padre de Laertes y Ofelia. Muere asesinado por Hamlet, cuando, oculto tras una cortina, lo confunde con Claudio.
Laertes: Hijo de Polonio y hermano de Ofelia. Muere en un enfrentamiento cuando Hamlet le quita la espada y lo hiere sin saber que la espada está envenenada.
Ofelia: Hija de Polonio y hermana de Laertes. Tuvo una relación amorosa con Hamlet. Enloquece y se ahoga en un río cuando Hamlet asesina a su padre.
Horacio: un soldado del castillo, amigo de Hamlet.
Rosencrantz y Guildenstern: Amigos de la infancia de Hamlet, que lo espían para poder informar al rey Clauido de su comportamiento y cuya muerte es consecuencia de cambio de órdenes de la carta que realiza Hamlet.
Fortimbrás: Sobrino del rey de Noruega e hijo del rey Fortimbrás, que murió durante una batalla contra el rey Hamlet.
Voltimand y Cornelio: Embajadores de Dinamarca en Noruega.
Osric: Cortesano que informa a Hamlet del duelo con Laertes.
Bernardo, Francisco y Marcelo: Guardias de Elsinor. Francisco se retira de su puesto y se lo da a Bernardo y a Marcelo. Le advierten a Horacio sobre la presencia del fantasma.
Reinaldo: Criado de Polonio.
Personajes incidenciales: Embajadores de Inglaterra, cómicos, un capitán noruego, un sacerdote, sepultureros, damas, caballeros, actores, oficiales, soldados, marineros, mensajeros y criados.

Breve estudio


La obra transcurre en Dinamarca y trata de los acontecimientos posteriores al asesinato del rey Hamlet (padre del príncipe Hamlet), a manos de Claudio (hermano del rey). El fantasma del rey pide a su hijo que vengue su asesino. El tema es la locura, tanto real como fingida. Aparecen otros temas como la venganza y el tema del honor tan común en el Barroco. Además hallamos la ambición por el poder que causa las intrigas palaciegas y se adscribe al momento histórico en el que sucede la obra. El honor se relaciona con la traición o la ofensa familiar mancillada que exigen venganza. La locura está relacionada con la responsabilidad del individuo. Hamlet refrena su venganza, ocultándose tras la máscara de la locura fingida. No sólo este comportamiento es voluble, también lo es de Gertrudis, que se ha casado con cuñado, poco tiempo después de haber muerto su marido. El personaje de Ofelia es más dramático, y su locura más auténtica, lo que la exime, en cierto modo de las consecuencias de sus actos. El honor, también aparece encarnado por Laertes, que pretende restituirlo después de la muerte de padre y de su hermana.
La muerte, otro tema esencial de la estética barroca aparece desde diversos prismas: como destino inexorable, como un abismo infinito que aboca a los seres humanos, como un accidente fruto de la cruel Fortuna, como un deber inexcusable, que Hamlet retarda con la fingida locura, etc.
El amor también presente es un sentimiento volátil, que Hamlet parece supeditar a sus intereses personales y de ahí la crueldad implícita con la que trata a Ofelia. Las insidias políticas muestran la lucha interna entre Noruega y Dinamarca, percibida como legítima. Al final, Fortimbras, príncipe de Noruega, se hará con la soberanía del reino.
La obra, adscrita a la tragedia se mueve en dualidades de fuerzas opuestas: lealtad, deslealtad; fidelidad, traición; amor, odio; razón, instinto; realidad, apariencia. las vacilaciones de Hamlet y sus dudas sobre el ser lo sumen en la angustia vital que le hace desear la muerte. El tema último al que apuntan los demás es el dilema entre dejarse arrastrar por el destino y no intervenir o ejercer la libertad individual y actuar, lo que ocasiona esa duda agónica entre acción e inacción.
Hamlet siente el doloroso amor su madre, con la que ha estado muy unido durante su infancia y juventud. En ese mundo cortesano los engaños, la corrupción y la angustia ante el querer actuar y el no poder hacerlo, se sienten en su mente como un desbordamiento de emociones inconfesables y de ahí que simule la locura., de ahí que haya sido como una conciencia sin acción. Por su parte, el rey, aparece acuciado por los resentimientos y al principio no ve a Hamlet como una amenaza. El esteticismo, la moralización, la sátira se solapan para mostrarnos a un personaje que confiesa a su madre que nunca había estado loco y que ha estado fingiéndolo para vengar a su padre.

{
}
{
}

Deja tu comentario Hamlet

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.