Avisar de contenido inadecuado

La guerra de los mundos: H. G. Wells.

{
}

Trabajo de clase

Menuda aventura: el espeluznante encuentro con un marciano

Al salir y ser iluminado por la luz relució como un cuero mojado. Dos grandes ojos oscuros me miraban con tremenda fijeza y podría decirse que tenía cara. Había una boca bajo aquellos ojos: la abertura temblaba, abriéndose y cerrándose convulsivamente mientras babeaba. El cuerpo palpitaba de manera violenta. Un delgado apéndice tentacular se aferró al borde del cilindro; otro se agitó en el aire.

Los que nunca han visto un marciano vivo no pueden imaginar lo horroroso de su aspecto. La extraña boca en forma de uve, con un labio superior en la punta; la ausencia de frente; la carencia de barbilla debajo del labio inferior, parecido a una cuña; el incesante palpitar de esa boca; los tentáculos, que le dan el aspecto de una Gorgona; el laborioso funcionamiento de sus pulmones en nuestra atmósfera; la evidente pesadez de sus movimientos, debido a la mayor fuerza de gravedad de nuestro planeta, y en especial la extraordinaria intensidad con que miran sus ojos inmensos… Todo ello produce un efecto muy parecido al de la náusea.

Hay algo profundamente desagradable en su piel olivácea, y algo terrible en la torpe lentitud de sus tediosos movimientos. Aún en aquel primer encuentro, y a la primera mirada, me sentí dominado por la repugnancia y el terror.

 Súbitamente desapareció el monstruo. Había rebasado el borde del cilindro cayendo a tierra con un golpe sordo, como el que podría producir una gran masa de cuero al dar con fuerza en el suelo. Le oí lanzar un grito ronco, y de inmediato apareció otra de las criaturas en la boca profunda de la boca del cilindro.

Ante eso me sentí liberado de mi inmovilidad, giré sobre mis talones y eché a correr desesperadamente hacia el primer grupo de árboles, que se hallaba a unos cien metros de distancia; pero corrí a tropezones y medio de costado, pues me fue imposible dejar de mirar a los monstruos. […]

H. G. Wells. La guerra de los mundos.

Busca el significado de las palabras subrayadas en el texto.

Analiza morfológicamente el fragmento subrayado. Recuerda que debes indicar la clase de palabras: sustantivos, adjetivos, determinantes, pronombres, verbos, adverbios, preposiciones o conjunciones.

Penetra en la historia. Imagina el encuentro con un marciano. Describe su aspecto al lector y cuéntanos cuál es tu reacción, lo que piensas, lo que hace extraterrestre. Sería divertido que dijera algo. ¿Hablará tu idioma?

 

{
}
{
}

Deja tu comentario La guerra de los mundos: H. G. Wells.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.