Avisar de contenido inadecuado

Grandes poetas. ¡Bravísima la poesía de Rafael Alberti! Talleres literarios

{
}

 

Un poeta con un gran sentido del humor  Rafael Alberti.

Rafael Alberti nació en el Puerto de Santa María ( Cádiz) en 1902, el 16 de diciembre de 1902. El poeta formaría parte de una familia numerosa ya que era el quinto hijo de de Agustín y María, por otra parte en sus venas corría la sangre de los bodegueros, ya que sus abuelos habían sido proveedores de las cortes europeas. Estudió en un colegio jesuita, hecho que formaría parte de algunos de sus poemas, pero lo que verdaderamente forjaría parte de su personalidad fue su trasladó a Madrid, puesto que ese viaje le provocaría siempre la añoranza por el mar de Cádiz que siempre ha constituido parte esencial de su obra poética. Ese mismo año visitará el Museo del Prado. Esa pasión por la pintura que nunca abandonó le llevó a participar con su pintura en el Salón Nacional de Otoño de Madrid, sin embargo, sería la poesía la que le daría las primeras alegrías, ya que en el año 1924 se le concedería el Premio Nacional de Literatura junto a Gerardo Diego.

El poeta visitaría en Madrid la Residencia de Estudiantes y allí conocería a poetas y otros artistas, que formarían la renombrada Generación del 27, reconocida como una segunda Edad de Plata de las letras, por la calidad de sus obras. Entre ellos figurarían: el malogrado Lorca, Salinas, Guillén, Aleixandre, Gerardo Diego y Dámaso Alonso.

En 1930 se casaría en Madrid con la escritora María Teresa León y al año siguiente comenzaría a estrenar sus primeras obras teatrales; "El hombre deshabitado" y "Fermín Galán", esta última en homenaje a un héroe republicano que había sido fusilado.

Sus inclinaciones políticas lo conducirían a afiliarse al Partido Comunista desde 1931, y  con una marcada ideología política publicará en 1933, Consignas y Un fantasma recorre Europa, donde muestra su malestar en poemas claramente revolucionarios. Un hito cultural sería el nacimiento de la revista Octubre que fundaría junto a su esposa en 1934.

Pero la conclusión de la guerra y la derrota del bando republicano le conducirían a ambos al exilio. Al principio residiría en París en la casa de Pablo Neruda, trabajando como locutor en Radio París- Mondiale. Su famoso poema "Se equivocó la paloma", tantas veces parafraseado es de esa época. Posteriormente se trasladaría a Argentina donde fue recibido con entusiasmo por los intelectuales y artistas de aquel país y ciudad en la que residiría durante más de veinte años.

En esa ciudad continuaría sus obras y actos culturales: viajes, publicaciones, exposiciones y estrenos teatrales irían jalonando su trayectoria. Y fue en  Buenos Aires donde nacería su querida hija, Aitana.

En el año 1942 aparecería su primer libro de memorias que ha tenido continúas reelaboraciones y reediciones, un libro que ha sido clave para conocer acontecimientos y características intelectuales no sólo de su trayectoria sino también de los autores y amigos que se forjaron en la misma coyuntura histórica, aquellos con los que compartió amistad y afinidad. En el año 1963 regresa a Europa, pero no a España sino a Roma, donde el poeta permanece quince años, ciudad que también lo reconocería hasta el punto de nombrarlo "Ciudadano de Honor", la más alta condecoración que concede dicha ciudad.

Pero la añoranza de España persiste y el 27 de abril de 1977 regresa. En la memoria queda aquella frase que pronunció, fruto de su hondo sentir, y de todo el sufrimiento que padeció: "Me fui con el puño cerrado y vuelvo con la mano abierta". Ese mismo año es elegido Diputado por el Partido Comunista de Cádiz, pero decide renunciar a su escaño, para seguir siendo lo que siempre ha sido, "un poeta en la calle".

FotoAsí su decisión será un tributo a la ciudad que le vio nacer y tanto añoró, en el año 1978 Albertí donaría sus obras y recuerdos más valiosos a El Puerto de Santa María. Y los reconocimientos por los intelectuales del momento, que lo consideraban un bastión de la poesía y de la intelectualidad de aquella Generación del  27, que tanto bien hizo a las letras llegaron: en 1981 recibe el Premio Nacional de Teatro, así como el premio Salinas, otorgado por la prestigiosa Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Y aún faltaría otro premio, que reconocería toda ese magisterio, la labor de una vida: en 1983, se le concedería el Cervantes, que acreditaría su valía y labor como abanderado de las letras, no sólo en España sino en todos los países que recorrió durante su exilio.

Ingresa posteriormente en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y en la de Bellas Artes de Santa Cecilia y, a partir de 1992, comienza a vivir con su segunda esposa María Teresa Mateo, largas temporadas en la casa de Puerto de Santa María cedida por el propio Ayuntamiento.

La necesidad de ordenar su prolija trayectoria hace que se constituya en la localidad la Fundación Rafael Alberti, presidida por el propio poeta. Más tarde sería reconocido Hijo Predilecto de la Provincia de Cádiz y Alcalde Perpetuo de la ciudad de Puerto de Santa María. En esa bella ciudad que le vio nacer y a la que tanto quería, acaeció su muerte. Alberti fallecería el 27 de octubre de 1999, pero en nuestra memoria sigue siendo el perpetúo marinero, cuya obra es mecida por las olas y respira todavía en cada nueva lectura que no puede devolvernos al poeta, pero sí su palabra y su obra magnífica.

 

 

El tonto de Rafael

Vamos a leer en voz alta esta autobiografía  burlesca que escribió de sí mismo Alberti. Leedlo en voz alta. Podéis optar por asumir un papel de fastidio o un tono burlesco.  Procurad adaptar vuestros gestos al tono que habéis decidido. Os estáis poniendo en la piel de Alberti, pero pensad que sois vosotros mismos, que esta autobiografía os pertenece.

Una vez leído intentemos escribir una autobiografía de nosotros mismos, podemos pensar en algún gesto, rasgo físico o de carácter que nos individualiza. Pero toma nota, tiene que tener un tono humorístico

Busca en el texto aquellas expresiones que contribuyen a dotar de sentido burlesco a la composición. Es divertido porque nadie se reirá de vosotros, si vosotros mismos sois capaces de poner sobre el tapete vuestros defectillos.

Define las siguientes palabras: limo, ochavo, grillera, bolindre berlina, pamplinas.

Encuentra en el texto las palabras derivadas. ¿Crees que el texto cambiaría su sentido burlesco si éstas desaparecieran?

Haz como Alberti, inventa cinco palabras derivadas como colipavo. Puedes optar por escoged dos procedimientos:

Elige palabras que puedan asociarse como en el caso de colipavo, cola de pavo; o bien, piensa en asociaciones inéditas- palabras que aparentemente no tienen nada que ver-. Estas asociaciones pueden ser de lo más variopintas.  Una vez seleccionadas inclúyelas en tu diccionario particular buscándole una acepción inédita. El resto de la clase elegirá las 10 palabras más interesantes y se añadirán al diccionario. Debes elegir un significado que se adecue a lo que dices.

Por las calles, ¿quién aquél?

¡El tonto de Rafael¡

Tonto llovido del cielo,

del limo, sin un ochavo.

mal pollito colipavo,

sin plumas, digo sin pelo.

¡Pío, pío¡, pica y al vuelo

todos le pican a él.

¿Quién aquél?

¡El tonto de Rafael¡

Tan campante, sin carrera,

no imperial, si tomatero,

grillo tomatero, pero

sin tomate en la grillera.

canario de la fresquera,

no de alcoba o mirabel.

¿Quién aquél?

¡el tonto de Rafael¡

Tontaina, tonto del higo,

rodando por las esquinas

bolas, bolindres, pamplinas

y pimientos que no digo.

Mas nunca falta un amigo

que le mendigue un clavel.

¿Quién aquel?

¡El tonto de Rafael¡

Patos con gafas, en fila,

lo raptarán tontamente

en la berlina inconsciente

de San Jinojito el lila.

 

Los ángeles colegiales  

Estamos en una aburrida clase mirando a las musarañas. No entendemos nada de lo que el profesor explica, todo lo cogemos al revés. Parecemos ángeles si nos callamos, aunque ninguno lo somos. Cerremos los ojos para imaginar mejor la situación. Pensemos en la asignatura que más rabia nos da, en esa clase donde siempre nos evadimos. Una vez creado el ambiente nos será más fácil leer el poema.

  El poeta hace asociaciones inéditas que aparecen subrayadas en el poema.  Los objetos aparecen además personificados, es decir, cobran vida: secreto nocturno de las pizarras, la esfera...se alteraba. Las verdades se ponen en duda: una circunferencia puede no ser redonda, una recta puede ser curva o quebrada. Una vez identificados los elementos del poema, inventa uno similar. Escoge aquellos elementos que te resultan más complicados o que no entiendes, busca por ejemplo la definición en el diccionario y niégala. Pongamos un ejemplo: Ese dichoso CD que nadie entendía, que más nos daba si se dirigía al verbo o al limbo; el tío que lo había creado, maldito buscavidas, nos había colado el muerto, pero bien....

 

Ninguno comprendíamos el secreto nocturno de las piza-

rras

Ni por qué la esfera armilar se exaltaba tan solo cuando la

mirábamos

Sólo sabíamos que una circunferencia puede no ser redon-

da

y que un eclipse de luna equivoca a las flores

y adelanta el reloj de los pájaros.

Ninguno comprendíamos nada:

Ni por qué nuestros dedos eran de tinta china

y la tarde cerraba compases para al alba abrir libros.

Sólo sabíamos que una recta, si quiere, puede ser curva o

quebrada

Y que las estrellas errantes son niños que ignoran la aritmé-

tica

 

Búster Keaton busca por el bosque a su novia, que es una verdadera vaca

 

Búster Keaton era un actor de cine mudo. Bien, ahora que lo sabes leerás el poema, intentando mover mucho la boca, como si las personas que te van a escuchar no te entendieran porque hablas otra lengua y tuvieras que ingeniártelas gesticulando mucho. Intenta además  leer con la entonación adecuada.  Por último, fíjate en los alargamientos  vocálicos: tú debes hacer lo mismo, sube la voz para que se corresponda con lo representado en el poema. Léelo lo más serio que puedas, así el resultado será más profesional. Ponte en su piel, es un actor cómico de cine mudo.

Observa las asociaciones inéditas que hace el poeta: ¿De quién son estas cuatro huellas? ¿De un tiburón, de un elefante recién nacido o de un pato? ¿De una pulga o de una codorniz? Ahora te toca a ti. En grupos de cuatro pensad en asociaciones inéditas que podrían añadirse a la composición.   Eso sí, cuánto más inverosímiles sean mucho mejor. Se trata de que añadamos versos al poema que se han colado como por arte de magia.

Otro de los procedimientos utilizados por el poeta son los alargamientos vocálicos. Puesto que vas a añadid asociaciones inéditas piensa en nuevas onomatopeyas (pi, pi, pi), que puedan introducirse sin alterar su sentido general.  

El autor ha escogido como personaje a una vaca, pero podría haber escogido un personaje real, u bien cualquier otro animal o un objeto inanimado. Escoge ahora tú. Puedes escoger -por ejemplo- un personaje famoso  de otra época, un objeto del que hipotéticamente te sientes enamorado, una mascota, etc.  De tu maestría para combinar las palabras, depende que el poema tenga ritmo y que  puedas competir con el de Alberti, en el buen sentido de la palabra. Para ello te aconsejamos que leas el poema cuantas veces sean necesarias para lograr el efecto deseado.

Te proponemos ahora que juegues con las combinaciones gramaticales.

"En estas cuatro huellas no caben mis zapatos".  La estructura es CCL + adverbio de negación + verbo + sintagma nominal sujeto.  A partir de esta estructura gramatical tan sencilla te proponemos que construyas un nuevo poema. Puedes cambiar el sentido del adverbio de negación, y -por ejemplo- utilizad en alguna de las construcciones un adverbio de duda o de afirmación pero debes respetar la estructura para conseguir mantener el paralelismo, uno de los procedimientos típicos de la poesía.

 En estos días negros no escucho tus secretos,

En estas horas tristes no escucho tu silencio

En esa tristeza limpia no existe una mentira

En esa obsesión oscura respira una verdad

¿Qué significado puede tener el "pum" final? ¿Por qué crees que el poeta decide acabar el poema con una onomatopeya, cuyo significado es aparentemente tan negativo?

1, 2, 3 y 4

En estas cuatro huellas no caben mis zapatos.

Si en estas cuatro huellas no caben mis zapatos,

¿de quién son estas cuatro huellas?

¿De un tiburón,

de un elefante recién nacido o de un pato?

¿ De una pulga o de una codorniz?

( Pi, pi, pi)

¡Georginaaaaaaaa¡

¿Dónde estás?

¿Qué no te oigo, Georgina¡

¿Qué pensarán de mi los bigotes de tu papá?

(Paaaa pááááááááááá.)

¡Georginaaaaaaaaaa¡

¡Estás o no éstas?

Abeto, ¿dónde está?

Alisio ¿dónde está?

Pisanpo, ¿dónde está?

¿Georgina pasó por aquí?

(Pi    pi    pi)

Ha pasado a la una comiendo yerbas.

Cucú,

El cuervo la iba engañando con una flor de reseda.

Cuacuá,

La lechuza con una rata muerta.

¡Señores, perdonadme, pero me urge llorar¡

(Guá, guá, guá)

¡Georgina¡

Ahora que te faltaba un solo cuerno

para doctorarte en la verdaderamente útil carrera de ciclis-

ta

y adquirir una gorra de cartero.

(Cri, cri,cri,cri)

Hasta los grillos se apiadan de mí

y me acompaña en mi dolor la garrapata.

Compadécete del smokin que te busca y te llora entre los

aguaceros

y del sombrero hongo que tiernamente

te presiente de mata en mata.

¡Georginaaaaaaaaaaa¡

(Maaaaaaa)

¿Eres una dulce niña o eres una verdadera vaca?

Mi corazón siempre me dijo que eras una verdadera vaca.

Una dulce niña.

Una verdadera vaca.

Una niña.

Una vaca.

¿Una niña o una vaca?

O ¿una niña y una vaca?

Yo nunca supe nada.

Adiós, Georgina

                                                                        (¡Pum¡)

A "Niebla" mi perro       

 

Poema sorprendente que habla de la relación entre el poeta y su mascota. Alberti quería que su perro lo acompañase a todas partes, de ahí esa personificación constante, "lo cantan tus orejas" De la lectura se desprende el afecto que sentía por él. El poema es además un canto a la alegría. El poeta pretende que desborde la alegría a pesar de la tristeza de la guerra, mostrándose en todo momento fiel a sus ideales. Intuimos -no obstante-  la tremenda  pena que existe en el agujero de su corazón por los acontecimientos vividos. Vemos como  le pide que observe la triste realidad que le rodea.

Te proponemos que le dediques un poema a tu mascota o que te inventes un amigo imaginario y le dediques tu poema.  El poema tiene que reflejar cómo te ves tú ante la realidad que te rodea: tu familia, tus amigos, tus estudios, tus aspiraciones. Y por encima de todo esto,  tu fe en la vida, en que las cosas siempre irán a mejor, o sea, que tiene que notarse que eres optimista.

Esa reiteración de la palabra alegría que cierra el poema, creando un clima determinado, permite al lector imaginarse los ojos de Alberti, que observa en derredor suyo la tristeza de la guerra; sin embargo, tiene fe en sus ideales y por eso la exclamación final es todo un canto a la vida. Pero no nos engañemos. Aparecen expresiones negativas (perros turbios, huérfanos, reservados; rotas neblinas, pasos desorientados, muerte, cajón desnudo, etc. Una vez subrayadas todas esas expresiones intenta sustituirlas por sinónimos para que no supongan un cambio en el sentimiento del poeta. 

Ten en cuenta que, a pesar de que la poesía no tiene el porqué expresar el trasfondo del poeta o sus sentimientos, durante la Guerra Civil, la poesía fue en cierto modo un arma arrojadiza para gritar lo que sentía ante la realidad y que las personas corrientes conociesen la crudeza de los acontecimientos. Por eso se dijo de la poesía que era "un arma cargada de futuro". Una forma, un medio de denunciar los hechos y, a su vez, un modo de desahogo y de pedir la libertad, un futuro mejor para todos.

Niebla", tú no comprendes; lo cantan tus orejas

el tabaco inocente, tonto de tu mirada

los largos resplandores que por el monte dejas

al saltar, rayo tierno de brizna despeinada.

Mira esos perros turbios, huérfanos, reservados,

que de improvisto surgen de las rotas neblinas,

arrastrar en sus tímidos pasos desorientados

todo el terror reciente de su casa en ruinas.

A pesar de esos coches fugaces, sin cortejo,

que transportan la muerte en un cajón desnudo;

de ese niño que observa lo mismo que un festejo

la batalla en el aire, que asesinarle pudo;

a pesar del mejor compañero perdido,

de mi más que tristísima familia que no entiende

lo que yo más quisiera que hubiera comprendido,

y a pesar del amigo que deserta y nos vende;

"Niebla", mi camarada,

aunque tú no lo sabes, nos queda todavía,

en medio de esta heroica pena bombardeada,

la fe que es alegría, alegría, alegría.

 

Balada de

la bicicleta con alas

Nuevamente Alberti nos sorprende con un canto a la vida.  Escoge para ello- en este caso- un objeto, aparentemente banal, una bicicleta que le produce una enorme sensación de bienestar.  Casi siempre son esos objetos - los que nos rodean- los que nos provocan momentos de felicidad.  El poeta se conforma con un objeto que casi todos podemos poseer, por lo que muestra que la felicidad no se encuentra en poseer objetos lujosos, sino  que todo depende de cómo nosotros sintamos la realidad que nos rodea. Te proponemos que intentes volver atrás y pienses en un objeto o regalo que te produjo una sensación similar. Cierra los ojos e imagina su tacto, recuerda el instante en que te lo regalaron, cuáles fueron las reacciones que sentiste. Apela a los sentidos: tacto, oído, olfato, gusto, vista.  Estas en condiciones de escribir tu poema. Recuerda que ese objeto seleccionado es emblemático,

un objeto especial. Ten imaginación: evita  televisión, ordenador, play. De la originalidad de tu composición y la capacidad de transmitir tus emociones depende el éxito del poema. Haz algo más dedica el poema a alguien al que asocies con el objeto.

 

                                                       A Raquel

                                                       Carlos

                                                       y María Peralta Ramos

A los 50 años, hoy, tengo una bicicleta

Muchos tienen un yate

y muchos más un automóvil

y hay muchos que tienen ya un avión

Pero yo.

a mis 50 años justos, tengo sólo una bicicleta.

He escrito y publicado innumerables versos.

Casi todos hablan del mar

y también de los bosques, los ángeles y las llanuras.

He cantado las guerras justificadas,

la paz y las revoluciones

Ahora soy nada más que un desterrado.

y a miles de Kilómetros de mi hermoso país,

con una pipa curva entre los labios,

un cuadernillo de hojas blancas y un lápiz

corro en mi bicicleta por los bosques urbanos,

por los caminos ruidosos y calles asfaltadas

y me detengo siempre junto a un río

a ver cómo se acuesta la tarde y con la noche

se le pierden al agua las primeras estrellas.


Un arabesco para Aitana

 Rafael Alberti con su hija Aitana (pulse sobre la imagen para verla ampliada)

Aitana es la hija de Alberti. Este poema nos descubre la felicidad de un padre ante el misterio de la vida. El poeta siente nostalgia porque ella no se encuentra a su lado.  Recuerda que la guerra civil separo a las familias que se vieron obligadas a vivir desconectadas.  Se vivieron -como en todas las guerras- momentos de desconcierto, falta de noticias que acrecentaron el sentimiento de soledad e incertidumbre, la terrible duda de saber si el padre o el hijo seguían vivos o habían sucumbido, la desolación de no saber donde se encuentran nuestros seres queridos. Ten en cuenta también que, tras la contienda, muchas familias se vieron obligadas a emigrar, porque no podían seguir viviendo en España.

Atiende sobre todo a las distintas acepciones con las que el poeta identifica a su hija: flor bailable del aire, delicada, inasible, alada,

Desolada mariposa,

Quebradizo junco de luz.

Imperceptible hebra de sol,

Cabello tornadizo.

Una vez identificadas las distintas acepciones cambia los adjetivos por otros, que se identifiquen con la tonalidad propuesta.

El poeta muestra cómo se diluye el recuerdo de su hija. Albertí sintió durante toda su vida una gran añoranza por el mar de la bahía de Cádiz, donde vivió su infancia.  Imagina una escena entre padre e hija. Para ello introduce un marco a modo de fondo (en este caso debes optar por un entorno marino). Puedes consultar la bibliografía sobre Alberti, leer poemas de "Marinero en tierra" e imaginad la escena. También puedes optar por observar una fotografía de Alberti y  buscad un paisaje de la bahía de Cádiz que te sirva de marco para la descripción. Intenta que la descripción sea una etopeya, pues debes reflejar tanto los aspectos físicos como los aspectos sicológicos del personaje.

Niña mía, preciosa                                  

flor bailable del aire, delicada

inasible,

alada,

desolada mariposa,

quebradizo

junco de luz, imperceptible

hebra de sol, cabello

tornadizo.

Estoy solo sin ti,

pero un destello

de ti brinca ante mi,

se me enreda en el cuello.

Quiero tocarlo,

soplar para mirarlo,

para verlo

volar, volar, volar

y retenerlo

antes de diluirse,

perderse, convertirse

en espuma de mar.

Nocturno

El juego de las palabras, combinadas en paralelismos y la gradación ascendente es lo que provoca el efecto humorístico del poema. Es como si el poeta tirara de una cuerda, asociación a asociación.  Imagina la escena y escribe una pequeña narración. Para ello debes atender a los elementos emblemáticos: piensa -por ejemplo- en los cuentos fantásticos donde aparecen de forma inesperada personajes que contribuyen a enredar la trama o en las telenovelas actuales.  Tira de la cuerda. ¿Quién es esa dama? ¿Una princesa? ¿Qué pretende? ¿Por qué sale provista de una llave? El poeta escoge como marco Roma, puesto que él mismo vivió durante varios años en esa ciudad durante su exilio, pero puedes ambientarla en cualquier otra ciudad e incluso en un entorno imaginario.  Lo importante es que dotes de credibilidad a tu narración, o sea, ya sé que soy un poco paliza, pero debe ser creíble, verosímil Primero te la tienes que creer tú mismo y luego convencernos a nosotros, los lectores u oyentes de tu historia.  

Te proponemos además que escribas un poema similar. Debes subrayar para ello todos los elementos paralelísticos que encuentres y que se entrelazan. Una vez subrayados cambia el marco, escoge otras asociaciones, otro personaje -puedes incluso ser tú mismo-. El poema debe tener el mismo halo de misterio, puedes incluso dejarlo truncado - o lo que es lo mismo inacabado- , como si fuera un romance de final truncado, ¿recuerdas? Para ello utiliza puntos suspensivos, lanza una pregunta al aire, que sabes que no tiene respuesta, etc.

 

Toma y toma la llave de Roma.

Porque en Roma hay una calle,

en la calle hay una casa,

en la casa hay una alcoba

en la alcoba hay una cama,

en la cama hay una dama,

una dama enamorada,

que toma la llave,

que deja la cama,

que deja la alcoba,

que deja la casa,

que sale a la calle,

que toma una espada,

que corre en la noche,

matando al que pasa,

que vuelve a su calle,

que vuelve a su casa,

que sube a su alcoba,

que se entra en su cama,

que esconde la llave,

que esconde la espada,

quedándose Roma

sin gente que pasa,

sin muerte y sin noche,

sin llave y sin dama.

 Xtremo - multa por concursoimagenescpi2006.

Se prohíbe hacer aguas

El poeta partiendo de un tema muy poco poético -como era habitual, en las vanguardias- construye un soneto. ¿Serías capaz tú de escribir un texto similar, aunque no respetaras totalmente la convención métrica de los sonetos? Busca un diccionario de citas, una  que te sirva de referencia, pero debe ser una cita burlesca si  pretendes respetar la tonalidad humorística de la composición. 

Stavo a ppissià jjerzera lli a lo scuro

                                            G. G. Belli

Verás entre meadas y meadas

mas meadas de todas las larguras;

unas de perros, otras son de curas

y otras quizá de monjas disfrazadas.

Las verás lentas o precipitadas,

tristes o alegre, dulces, blandas, duras,

meadas de las noches más oscuras

o las más luminosas madrugadas.

Piedras felices, que quien no las mea,

si es que no tiene retención de orina,

si es que no ha muerto es que ya está expirando.

Mean las fuentes. Por la luz humea

una ardiente meada cristalina...

Y alzo la pata...Pues me estoy meando.

 

El aburrimiento

(Poema escénico)

 Te proponemos la escenificación de este poema.- Puedes optar por recostarte en la silla, sentarte en la mesa del profesor, ir a la pizarra, colocarte en la puerta de entrada del aula y tantos otros procedimientos que tú consideres oportunos para escenificar la poesía. Además deberás adoptar un tono de voz determinado, acorde con lo que dice.

Luego puedes hacer otro juego. Se trata de que cueles versos propios en el poema, pero que tengan sentido. Puedes quitar otros que aparecen en el texto.  Deberá tener un sentido similar, pero procura  introducir 4 o 5 versos de tu propia cosecha. No te quejes, ¡eh¡ que no es tan complicado.

 A continuación, vuelve a leerlo a la clase, adapto la misma postura. Y pregúntales a tus compañeros ¿dónde están los gazapos? ¿qué versos has colado tú?.

Por último os propongo otra actividad, leed el poema comiéndoos sílabas o vocales. De tal manera que al principio os zampéis únicamente algunas vocales, después esas sílabas que os dan más rabia, por último, algunas palabras. Una vez hecho esto vuelve a leer el poema y añádele  algunos de los versos que hayáis introducido vosotros.  ¡Es fantástico¡ ¡ Ahora el poema parece vuestro¡ ¡Seguid hasta que en el poema no quede ni un verso de Alberti, lo siento  amigo. Seguro que a Alberti le gustaría leer vuestro poema y estaría orgulloso de que lo hubieras escrito a partir del suyo.

Me aburro.

Me aburro.

Me aburro.

¡Como en Roma me aburro¡

Más que nunca me aburro.

¡Estoy muy aburrido.

¡Qué aburrido que estoy¡

Quiero decir de todas las maneras

lo aburrido que estoy.

Todos ven en mi cara mi gran aburrimiento.

Innegable señor.

Es indisimulable.

¿Está usted aburrido?

Me parece que está usted muy aburrido.

Dígame, ¿a dónde va tan aburrido?

¿Qué usted va a las iglesias con ese aburrimiento?

No es posible, señor, que vaya a las iglesias

con ese aburrimiento

¿Qué a los museos -dice- siendo tan aburrido?

¡Quién no siente en mi andar lo aburrido que estoy?

¡Qué aire de aburrimiento¡

Mi gran aburrimiento.

Lo aburrido que estoy

Y sin embargo...¡Oooh¡

He pisado una caca...

Acabo de pisar -¡santo Dios¡ -una caca...

Dicen que trae suerte el pisar una caca...

Que trae mucha suerte el pisar una caca...

¿Suerte, señores, suerte?

¿La suerte...la...la suerte?

Estoy pegado al suelo.

No puedo caminar.

Ahora si que ya nunca volveré a caminar.

Me aburro, ay me aburro.

Más que nunca me aburro.

Me muero de aburrimiento.

No hablo más...

               Me morí.

 

A Mis X, enterrada en el viento del Oeste".

Imagina una escena sofisticada similar a la descrita. Puedes visualizar mentalmente cualquiera de las películas (Cocktail, por ejemplo, de Tom Cruisse). La situación está presentada de forma muy irónica. ¿Serías capaz de escribir una redacción donde describas o cuentes una acción similar a la relatada? Ten en cuenta que, pese a la aparente ironía, el poeta retrata imágenes de guerra. Por lo tanto, lo que te proponemos es que te fijes en esas imágenes y construyas una historia de amor entre mis X y el barman. El trasfondo es claro, las imágenes de bombardeos, aviones,  están en tu pupila y las ves a través de los ojos de tu amada. No te olvides de plasmarlas, y de reflejar la tristeza de la guerra.

El barman, ¡oh qué triste¡

          (cerveza

           limonada,

           whisqui,

            cocktail de ginebra)

Ha pintado de negro las botellas,

y las banderas,

alegrías del bar,

de negro a media asta.

¡Y el cielo sin girar tu radiograma¡

Treinta barcos,

cuarenta hidroaviones

Y un velero cargado de naranjas

gritando por el mar y por las nubes.

                                               Nada

¡Ah, Mis X, Mis X, qué fastidio¡

Bostezo.

           Adiós....

                          Good Bye...

( Ya nadie piensa en ti. Las mariposas

de acero,

con las alas tronchadas,

incendiando los aires,

fijas sobre las dalias

móviles de los vientos.

Sol electrocutado.

Luna carbonizada.

Temor al oso blanco del invierno.

Veda,

prohibida la caza

marítima, celeste,

por orden del Gobierno.

(Ya nadie piensa en ti, Mis X niña)

{
}
{
}

Comentarios Grandes poetas. ¡Bravísima la poesía de Rafael Alberti! Talleres literarios

Excelente trabajo arle... te felicito mucho por ese espíritu belo que hay en tí...
besos.



Desde La Basilica de Zapopan, Jalisco (Zona metropolitana de Guadalajara, Méx.)

Feliz fín de semana
Buen trabajo, Rafael Alberti, de quien tengo muy buenos recuerdos, coincidimos en unas jornadas en Madrid, hace ya algún tiempo. Nos recitó una poesía  "Dolores de la esperanza....."Buen trabajo... Gracias...
Buen trabajo, Rafael Alberti, de quien tengo muy buenos recuerdos, coincidimos en unas jornadas en Madrid, hace ya algún tiempo. Nos recitó una poesía  "Dolores de la esperanza....."Buen trabajo... Gracias...
"Tú no te irás, mi amor, y si te fueras,
aún yéndote, mi amor, jamás te irías."
Rafael Alberti,


uno de los grandes genios de la literatura.

Flores - animados 0003

mil besos y un buen finde.
Cuanto y tan bueno por aprender!!!!

Ayyy la fontana, que recuerdos.

Buen fin de semana y espero que estés mejor.

Besos.
luzdeluna Luz 25/10/2008 a las 22:05
Muchas gracias Leo, buen fin de semana a ti también. Increíble la imagen que me mandas besos
Anónimo 25/10/2008 a las 22:55
Gracias a ti también Rios, yo también tuve ocasión de ver a Alberti, en una ocasión. Además curiosamente, María Asunción Mateo fue mi profesora de literatura
Anónimo 25/10/2008 a las 22:57
Gracias negra flor por recordarme el verso. Excelente Alberti y muy humano.  Un poeta increíble, gracias por la flor
Muchos besos
Anónimo 25/10/2008 a las 22:59
Gracias Luz, yo también estuve en Roma y visité la fontana es preciosa.
Muchos besos
Anónimo 25/10/2008 a las 23:00

Deja tu comentario Grandes poetas. ¡Bravísima la poesía de Rafael Alberti! Talleres literarios

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.