Avisar de contenido inadecuado

Los grandes espectáculos romanos

{
}

LA VIDA PÚBLICA EN TIEMPOS DEL IMPERIO ROMANO: los grandes espectáculos.

Los romanos, ávidos de juegos y espectáculos, extendieron en todos los países sometidos a sus dominios el gusto por el Circo y el Anfiteatro. El éxito fue en todas partes inmenso, entre otras razones porque la entrada era habitualmente gratuita, pagada por el Estado o los magistrados.

Sobre todo apasionaban a los romanos los combates de gladiadores que se daban en el anfiteatro, especia de enorme tina con gradas, de forma oval. Los gladiadores eran al principio condenados a muerte, más tarde esclavos o bárbaros prisioneros, y finalmente incluso hombres libres que se hicieron gladiadores voluntariamente; aquel de ellos que se mostraba más bravo o brutal, se convertía en el ídolo del pueblo, e incluso de las damas, dice Juvenal.

Se les ejercitaba largo tiempo en la lucha, alimentándolos poco pero sometiéndolos a una disciplina de hierro. El día del espectáculo desfilaban en la arena, ante el palco del emperador y le dirigían el célebre grito: <<Ave, César, los que van a morir te saludan>>. Después luchaban con música de trompetas y cuernos uno contra otro o por grupos, a pie o a caballo. A menudo se hacía combatir un retiario armado con una red, un tridente y un puñal, contra un murmillón revestido con su armadura completa, o un samnita con un gran escudo cuadrado y una espada corta, contra un tracio, con una larga lanza y un pequeño escudo redondo.

Cuando uno caía, los espectadores decidían sobre su suerte levantando o bajando el pulgar. En el año 106, bajo Trajano, los romanos vieron combatir 10.000 gladiadores. Se daban también, a veces, en la arena inundada batallas navales o naumaquias. Claudio hizo combatir en el lago Fucino dos flotas tripuladas por 19.000 hombres.

{
}
{
}

Comentarios Los grandes espectáculos romanos

Deja tu comentario Los grandes espectáculos romanos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.