Avisar de contenido inadecuado

Fumo. Almudena Grande

{
}

Soy fumadora. Jamás creí que algún día tendría que encabezar una columna con estas palabras, me siento con la obligación moral de hacerlo. Pago mis impuestos religosamente, ningún juez me ha imputado delito alguno, llevo 30 años conduciendo sin haber provocado, ni siquier padecido, un accidente de tráfico, y además, por fortuna -cruzo los dedos-, je causado a la Seguridad un gasto ínfimo en relación con lo que he aportado desde que empecé a trabajar a los 23 años. Sin embargo, fumo, y por eso soy un problema para España.

Un país, por otra parte, tan complaciente con la corrupción que los resultados electorales ni siquiera la reflejan, donde los teatros se llenan cuando actúan delincuentes presuntos o convictos, en el que hay jueces que consideran atenuantes de violación las minifaldas que llevan las víctimas, jurados populares que absuelven a asesinos de homosexuales y tribunales que consideran proscritos los principios de la justicia universal, mientras los programas de televisión que trafican con la inmoralidad arrasan en los estudios de audiencia en proporción a las declaraciones y calumnias en proporción a las delaciones y calumnias que son capaces de producir. Es aquí donde, de la noche a la mañana, los fumadores nos hemos convertido en un factor de alarma social, capaz de absorver la ira y la frustración dequienes han hallado en nosotros el único límite de tolerancia.

Soy fumadora, pero hasta el 2 de enero, la ley antitabaco no me preocupaba. Ahora, nada me preocupa tanto como la caza de brujas que ha desatado en Ministerio de Sanidad. Sigo sin entender el sentido de normas tan absurdas como la que ha acabado con la armoniosa coexistencia de intereses que imperaba en los aeropuertos, pero no la inclupiré. Tampoco denunciaré a nadie y, desde luego, no dejaré de fumar. No mientras el Estado español siga vendiendo tabaco en los estancos.

El Pais, lunes 10 de enero de 2011.

{
}
{
}

Comentarios Fumo. Almudena Grande

Eso es, que nadie corte nuestra sagrada libertad, no comprendo como el estado español permite la matanza de toros en las plazas para deleite de locochones que gustan de ver sufrir a una animal. pero les vale coartar la libre determinación de la persona en sus hábitos-- pues a mí, aunque me metan preso no dejaría de fumar, es darles motivo para seguir quitando la hermosa libertad de mí persona. saludos ágatha
FELIZ AÑO

¿Por qué no prohiben los impuestos que se lleva el gobierno por el tabaco? Claro eso no interesa, al final vamos a estar peor que hace 40 años con las prohibiciones.
Besos.
Paloma
Totalmente de acuerdo contigo. Prohibir, prohibir, prohibir...Diós, pone los pelos como escarpias, creo que vamos para atrás.
Y la ministra, que esto ya es de película, animando a la gente a denunciar...
Al mismo tiempo, la misma ministra, diciendo que los establecimientos hosteleros notarían una mejoría, pues ahora entraría más gente mayor y niños, que antes no lo hacían por el humo...¡País!
El problema no es tabaco, la inmigracion ni ningun otro fantasma que podamos pensar. El problema de este pais (España) es que los que nos gobiernan, son un grupo de gente que se presento en casa de ZP, pusieron sus nombres en una urna y uno a uno se fueron rifando los puestos de ministro, por que si no ya me explicaran que hace la Chacón de ministra de defensa.
Esta caza de brujas solo es un intento por desviar las miradas de la incompetencia de este gobierno (ojo, que yo vote al PSOE y opino que con cualquier otro partido nos iria igual de mal)

Deja tu comentario Fumo. Almudena Grande

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.