Avisar de contenido inadecuado

Fugas y desolaciones

{
}

Fugas y desolaciones

 fotógrafo-de-boda-Valencia-http://www.jfrechina.com/-El-reves-del-espejo

Fugas y desolaciones

Entre los demasiados males que ocurren por las cercanías y que acechan al personal iniciático y al despedido está la consideración de sentirse como un cerebro en la situación lastimosa del fugado o inservible. Son días de infortunio en la búsqueda ansiosa de algún empleo que llevarse a la vida y los estadísticos comienzan a marcar los porcentajes de quienes huyen e huirán hacia parajes donde acercarse a los panales  de rica miel empleadora. Las lúcidas y sugerentes posibilidades de trabajo de antaño se han tornado en trayectos inestables de largo recorrido.

El porvenir y el prestigio nacionales están muy implicados en esta fuga de cerebros. Puede que no seamos un país de numerosos superdotados –lo logsiano ni les busca ni les protege- pero es muy triste asistir a evasiones y agonías de la inteligencia y del saber hacer. De muy poco sirve la exaltación del próximo pasado estado de bienestar, del elogio a la solidaridades y paciencias temporales del presente atribulado y del ánimo para salir de viaje al hallazgo de un trabajo en el futuro. Nuestra sociedad se ha equivocado, insensatamente, cuando para acceder a cierto tipo de labor hay que recurrir al ritual de la emigración, no tan lejana, de la maleta de madera o de cartón piedra, de la chaqueta de pana o el vestido de viscosa. Muy desolador es que, para huir de la realidad que paraliza, hay que cambiar de suelo patrio poniendo tierra por medio, chapurrear a marchas forzadas idiomas conocidos a medio gas e intercambiar servicios inusuales acompañado con la sensación de intrusismo.

Una de las profesiones con mayor número de ocupados es, y va ser durante largo tiempo, la de buscadores de empleo. Aumentarán, asimismo, la actividad los expertos en reclutamiento, de los promotores en yacimientos de colocaciones, de los zahoríes describiendo mercados de trabajo ocultos, de los emprendedores en formar minúsculas agrupaciones de faena. Se conocerán, más que ahora, los aspirantes ideales para cualquier cometido, los que se las saben todas para rastrear ocupaciones, quienes ignoran los medios idóneos en la búsqueda de trabajo con eficacia y aquellos que esperan angustiosos respuesta a sus numerosas entrevistas y relaciones personales. Abundarán los desencantos por las falsas seguridades y las expectativas virtuales proporcionadas por Internet y por las navegaciones continuas on line. Se apilarán multitud de currículos en las mesas y estanterías de directivos y los gestores de recursos humanos trabajarán a destajo. En fin que se generalizará la modalidad de fraude como es la que las apariencias engañan ya que buena parte de las ofertas estarán ya referenciadas de antemano.

Tener tiempo es una fortuna y su conquista un privilegio pero disponer de innumerables momentos encadenados al desempleado no deseado es una maldición. Como lo es vivir largo tiempo en tierra de nadie y en barbecho para muchos trabajadores manuales e intelectuales. Aquello de que no hay salida para los refugiados se transforma en la necesidad perentoria de cargar con la mochila llena de aptitudes reales o disponibles e irse lejos, muy lejos. Casi hasta China.

Migue Fuertes González.

 

Actividades

{
}
{
}

Deja tu comentario Fugas y desolaciones

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.