Avisar de contenido inadecuado

Formas no personales del verbo

{
}

Formas no personales del verbo

 TAGS:undefined
Las formas no personales del verbo son aquellas que carecen de desinencias, es decir, de morfemas personales que nos indiquen quién es el sujeto de la acción. Dichas formas son el infinitivo, el gerundio y el participio.

Son formas mixtas que participan de la naturaleza verbal y simultáneamente poseen características propias de otras clases de palabras: son, en cierto modo, formas híbirdas. El infinitivo participa de la naturaleza del sustantivo, el participio de la del adjetivo y el gerundio de la del adaverbio. 

En tanto que verbos: 

a) Poseen un carácter aspectual y de voz. 

b) pueden recibir complementos específicos del verbo (complemento directo, complemento indirecto, circunstanciales, etc. 

El infinitivo
El infinitivo está formado por el lexema verbal y un derivativo o sufijo que puede ser –ar, -er, -ir, y según el cual se establecen los tres modelos de conjugación del verbo en la lengua española.

Como sustantivo que es:
a) Tiene género masculino y número singular: El fumar es perjudicial para la salud. 
b) Puede ir acompañado de artículo, demostrativos, posesivos, indefinidos y calificativos: Ese su mirar frío, ese sonreír enigmático y quieto.
c) Cuando la sustantivación se hace permanente, también admite plural: los deberes, los cantares, los poderes.
d) Desempeña las funciones de cualquier otro sustantivo en la oración.
Me gusta reír (reír, sujeto). Atrévete a decir ( a decir suplemento) que no me conoces.
Dio rodeos para ocultar lo que pensaba (para ocultar, complemento del nombre). Esa manera de hablar (complemento del nombre) le encandilaba.
Como verbo es:
a) Puede ser pasivo: No se sorprendió de haber sido reconocida.
b) Admite pronombres enclíticos: Me gusta verlos reír.
c) Tiene sujeto, expreso o tácito: ¿ Adónde quiere ir (usted) a parar?
d) Como complemento circunstancial puede llevar cualquier preposición: Se lanzó al agua sin encomendarse a Dios ni al Diablo.
e) Puede aparecer como núcleo verbal en oraciones exclamativas: ¡Y pensar que han estado jugando contigo!
f) Suele usarse con valor impersonal para indicaciones de todo tipo, por ejemplo, para manejar un aparato o para hacer un ejercicio: Pulsar el botón, girar el mando a la derecha y regular el volumen. Subrayar los infinitivos del texto e indica su función.
h) Usado con valor imperativo ha de ir acompañado de la preposición a: ¡A callar!

El gerundio


Las dos modalidades fundamentales del gerundio son:
1. Gerundio en oración independiente: constituye, acompañado de «estar» u otro auxiliar de valor equivalente, la forma verbal llamada, específicamente, «durativa»: «Estaba leyendo un artículo muy interesante».
2. Gerundio en oración subordinada: expresa una acción acompañante de la expresada en la oración principal o coincidente con ella en todo el tiempo o en parte de él: «Empezó su discurso dando las gracias al presidente...».

Usos correctos
a) Simultaneidad. Indica una acción simultánea a la indicada en la oración principal:Estudió escuchando la radio.


b) Gerundio cuya acción es inmediatamente anterior a la del verbo principal:Alzando el revólver, lo dejó caer al suelo.


c) Gerundio en construcciones que funcionan como circunstanciales o proposiciones adverbiales: Causa: Sabiendo que él estaría, se presentó temprano.

Modo: Salió corriendo.
Concesiva: Sabiendo que debía estudiar, se fue a jugar a la pelota.
Condición: Yendo por la avenida, llegaremos más rápido.
Modo: La experiencia se adquiere observando y reflexionando.
Tiempo: Entrando en su casa, encendió la luz.


d) Gerundio en frases verbales: Está leyendo.


e) Gerundio independiente. La oración no tiene verbo principal. Se emplea al pie de fotografías o de cuadros:El presidente llegando de su gira.


f) Estar siendo + participio. Algunos autores de manuales de estilo consideran que esta construcción constituye un anglicismo, sin embargo otros consideran correcto su uso: Su caso está siendo investigado.


g) Gerundio elocutivo. Hace referencia al acto verbal, actúa como ordenador del discurso: Cambiando de tema, ¿cómo te fue ayer?
Resumiendo, ahora tengo que pagar sola el alquiler.


h) Gerundio locativo o de ubicación: Doblando a la derecha está la municipalidad.


i) Gerundio imperativo: Circulando, por favor.


j) Gerundio + como (de aproximación o conjetura):Permaneció en la habitación un largo rato, como esperando que la puerta se abriera.


k) Gerundio predicativo. Modifica al sustantivo, pero no como modificador directo (atributo), sino que lo hace a través del verbo.

Observad la diferencia:
1. *El artículo criticando la posición del Gobierno irritó a los oficialistas.
2. Publicó un artículo criticando la posición del Gobierno.
En el primero, el   gerundio criticando modifica directamente al sustantivo artículo. Especifica su alcance, lo define. Este uso del gerundio es incorrecto. En este caso se debió decir: El artículo(,) que critica la posición del Gobierno(,) irritó a los oficialistas. (La colocación o no de comas dependerá del contexto).
En el segundo,  el gerundio criticando modifica al sustantivo artículo, pero a través del verbo publicó. Significa que «lo publicó así, de esta manera (criticando)». Este uso del gerundio es considerado correcto por la NGLE (Nueva Gramática de la Lengua Española), sin embargo, siempre que sea posible, es preferible la forma con la subordinada adjetiva: Publicó un artículo que critica la posición del Gobierno.


Con verbos de percepción o de comprensión (ver, oír, mirar, percibir, notar, contemplar, recordar, distinguir, hallar, encontrar, etc.) o de representación (pintar, graficar, fotografiar, etc.) el uso del gerundio predicativo se considera correcto. En estos casos el sujeto del gerundio es también objeto directo del verbo principal: Vi a los niños haciendo sus tareas. En el bar se escuchaba al joven tocando la guitarra. He visto un camión volcando desperdicios.

Usos incorrectos
a) Gerundio de posterioridad:*El conductor se estrelló contra un árbol, siendo trasladado al hospital.
Debe decirse:El conductor se estrelló contra un árbol y fue trasladado al hospital.

b) Gerundio usado como adjetivo en función de atributo (modificador directo de un sustantivo).
*Juan descubrió una caja conteniendo joyas.
*Se localizó la zona de cicatriz abarcando toda la cara inferior.
*BILETAN® (grageas): envase con 40 grageas conteniendo 25 mg cada una.
Debe decirse:
Juan descubrió una caja que contenía/con joyas.
Se localizó la zona de cicatriz que abarcaba toda la cara inferior.
BILETAN® (grageas): envase con 40 grageas de 25 mg cada una.

c) Gerundio con valor partitivo
*Hay una veintena de países hispanohablantes, siendo México el más poblado.
Hay una veintena de países hispanohablantes, entre ellos México es el más poblado
d) Gerundio del Boletín Oficial del Estado. Así se llama al gerundio que se utiliza incorrectamente para definir leyes o decretos (es una derivación del gerundio usado como adjetivo en función de atributo):
*La ley regulando las tarifas telefónicas será derogada.
La ley que regula las tarifas telefónicas será derogada.

Casos especiales (NGLE):


1. Gerundio ilativo. Considerado frecuente por la NGLE; los manuales de estilo desaconsejan su uso. (Este tipo de gerundio se desarrolla exhaustivamente en un apartado más adelante). El lector debe inferir la conexión lógica apropiada (generalmente causal o explicativa):
Su distribución geográfica se amplió mucho en el Pleistoceno superior, llegando entonces hasta Oriente Próximo.


2. Gerundios lexicalizados. Muchos gerundios presentan un elevado grado de lexicalización, hasta el punto de que se asimilan a otras categorías de palabras. (Aceptados por la NGLE).
Los gerundios ardiendo, hirviendo y trabajando se han convertido en adjetivos en locuciones como las siguientes: Agua hirviendo, Carbones ardiendo, Hombres trabajando


3. Gerundios semilexicalizados. Si bien pueden asimilarse a otras categorías gramaticales, conservan todavía algunas de sus características verbales. Los manuales de estilo desaconsejan su uso. (Aceptados por la NGLE): dependiendo; incluyendo; excluyendo; exceptuando.
Dependiendo de (según) su humor, se quedaba o se iba.
Leyó toda la obra de García Márquez, incluyendo (incluidas) las memorias y las últimas novelas breves.
Los detenidos, exceptuando a (excepto) las mujeres, iban esposados de dos en dos.

Hay que diferenciar entre el gerundio de posterioridad y el ilativo. Si bien siempre se desaconsejó el uso de ambos, en la actualidad (sobre todo a partir de la publicación de la Nueva Gramática de la Lengua Española) el ilativo tiene "más permiso". Ambos indican acciones posteriores a la del verbo principal, pero estas acciones tienen matices diferentes.



Gerundio copulativo o ilativo (considerado frecuente por la NGLE; los manuales de estilo desaconsejan su uso). El lector debe inferir la conexión lógica apropiada (generalmente causal o explicativa):
Su distribución geográfica se amplió mucho en el Pleistoceno superior, llegando entonces hasta Oriente Próximo.
En este caso "llegando" indica el proceso que se deriva de "amplió" y a la vez lo explica o lo fundamenta.


El gerundio ilativo tiene una relación bastante estrecha con el verbo principal. Su acción es casi simultánea a la que aquel expresa. La acción del gerundio ilativo se presenta como un desprendimiento natural de la acción del verbo conjugado.
En cambio, en el gerundio de posterioridad no se da esta relación; la acción del gerundio de posterioridad es independiente de la del verbo principal (son dos acciones distintas):
Dijimos más arriba:*El conductor se estrelló contra un árbol, siendo trasladado al hospital.
Debe decirse:
El conductor se estrelló contra un árbol y fue trasladado al hospital.

Observemos este caso:
Dos presos se fugaron, siendo detenidos inmediatamente.
La detención no es el resultado "natural" que se deriva de "fugaron". Es una acción independiente posterior, por lo tanto es un uso incorrecto del gerundio.

Acumulación de gerundios: Debe tenerse en cuenta que el uso abusivo de gerundios indica poco dominio del idioma español y le hace perder fluidez al discurso.



El participio
El participio está formado por un lexema verbal y un sufijo: -ado, -ido. Algunos verbos presentan irregularidad en el sufijo: morir-muerto, romper-roto, poner- puesto.
El participio designa la acción en su resultado final, es decir, como acabada, por eso forma con haber los tiempos compuestos del verbo, que expresan anterioridad y aspecto perfectivo.
Como adjetivo que es:
a) Funciona plenamente como adjetivo, incluso en la forma. Presenta, por tanto, morfemas de género y número, grados de significación y sufijos apreciativos. Al fin los críos están dormidos. El niño está dormidito. Estoy muy cansada.
b) Puede sustantivarse con el artículo: El aprobado, los admitidos, la delegada.
Como verbo que es:
a) Puede ir acompañado de complementos verbales, igual que el infinitivo y el gerundio:
Tengo los ojos bien puestos en medio de la cara.
b) El participio constituye proposiciones absolutas de uso en la lengua culta: Concluida su misión en aquella casa, la Peregrina se puso en camino.

{
}
{
}

Deja tu comentario Formas no personales del verbo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.